¿Cómo y cuándo se creó Portugal?

¿Cómo y cuándo se creó Portugal?



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Todos sabemos que la Península Ibérica está separada entre dos países importantes, España y Portugal. ¿Cuándo y cómo se formó el país que ahora se conoce como Portugal?

El portugués es muy similar a la lengua gallega en el noroeste de España y no muy lejos del castellano oficial (Castellano), ya que hablo un poco y pude entender algunas palabras en portugués.

Según Wikipedia, Portugal era parte del Imperio Romano y estaba dividido principalmente en dos provincias romanas: Galicia y Lusitania. Que luego fueron invadidos por tribus germánicas y más tarde por los musulmanes. El artículo afirma que durante el siglo IX se creó el Condado de Portugal. ¿Tenía en ese momento el mismo idioma? En la Península Ibérica hay muchos idiomas: castellano, gallego, catalán y portugués solo por mencionar algunos de ellos. Es decir, si la gente se sentía portuguesa, ¿cómo iban a aceptar reyes de origen asturiano?

Mi pregunta es ¿cuándo exactamente Portugal se convirtió en un país independiente con su idioma actual?

Mi enfoque es, ¿fue el Portugal del siglo IX creado por un "rey asturiano" y el idioma dominante allí era el portugués?


Quiero decir, si la gente se sentía portuguesa, ¿cómo iban a aceptar reyes de origen asturiano?

Porque no se sintieron "portugueses" hasta más tarde.

En primer lugar, está adoptando el enfoque moderno del Estado-nación que estaba ausente en el momento de la creación de Portugal. En ese momento, lo que contaba eran las relaciones de lealtad entre los diferentes señores y gobernantes feudales. El hecho de que hablaran el mismo idioma u otro era secundario, ya que el idioma "oficial" seguía siendo el latín y los nuevos idiomas aún no estaban codificados y variaban enormemente de una región a otra.

Los territorios de Portugal fueron incorporados lentamente al Reino de Castilla como parte de la Reconquista, y poblados principalmente por gente de Galicia (por lo que el idioma era más o menos el mismo). Se independizó no porque los portugueses sintieran que eran una nación distinta, sino porque sus gobernantes así lo decidieron: ya sea porque el Conde de Portugal decidió coronarse rey y los demás reyes no pudieron evitarlo, o porque el reino al que pertenecía se dividió entre varios herederos. Como puede ver en el artículo de Wikipedia, hubo muchas variaciones (parte de Castilla / parte de Galicia-Portugal).

Si desea algunas fechas, el artículo proporciona 3 importantes:

  • 1139, el Conde de Portugal (nuevamente) declara su independencia
  • 1143, el Reino de León lo reconoce
  • 1179, el Papa lo reconoce.

Tenga en cuenta que más tarde, Castilla y Portugal se reunirán bajo Felipe II de Castilla. En ese caso, sin embargo, fue un unión personal (había dos reinos diferentes, con leyes diferentes, que compartían el mismo rey). Alrededor de la década de 1640, Portugal fue nuevamente gobernado por un rey "local".


¿Y por el idioma? Bueno, como ya se ha dicho, inicialmente era sobre todo una variante (única) del gallego; a lo largo de la Edad Media siguió evolucionando (aunque no muy lejos del gallego); y en el siglo XVI las primeras apariciones gramaticales tanto para el portugués como para el español que estabilizaron una forma oficial de los idiomas y que ralentizaron cambios adicionales (aquí es cuando se puede decir que los portugueses empezaron a hablar lo que actualmente es portugués). Como ve, prácticamente no tiene relación con los eventos políticos.


Como se menciona en los comentarios, la entrada de Wikipedia sobre este tema no describe adecuadamente la situación y las causas de la fundación de Portugal.

La creación de Portugal fue nada menos que un milagro realizado por un solo hombre, Alfonso Henrique (1109-1185), conocido como Alfonso Henry en inglés. Sus hazañas se conocen mejor a partir de los enormes tomos de la De Antiquitatibus Lusitaniae de Andre de Resende.

Antes de la época en cuestión, casi toda España, incluido lo que hoy es Portugal, pertenecía a musulmanes del noroeste de África. Los árabes, llevando consigo la religión de Mahoma, invadieron África y se unieron allí con los bereberes bajo este credo, creando una fuerza aterradora y decidida que había conquistado España. Esta dominación no se vio sacudida hasta alrededor de 1070 cuando Rodrigo Díaz de Vivar conocido como "El Cid" comenzó a derrotar a los musulmanes utilizando ejércitos cristianos / islámicos combinados. Este fue el punto fundamental en la reconquista de España de los musulmanes, conocida como la Reconquista.

A raíz de los éxitos de El Cid, el rey Alfonso VI de León capitalizó la situación y comenzó a conquistar España. Alfonso descendía de los antiguos invasores visigodos de España que durante mucho tiempo habían resistido a los musulmanes desde los escondites montañosos. Alfonso VI había ganado batallas en el oeste de España hasta Lisboa, pero el territorio, a su muerte, todavía estaba fuertemente disputado. Eligió a un extranjero, un caballero normando, Enrique hijo de Roberto de Borgoña, para intentar luchar por este territorio. Para sellar el trato, se casó con Henry con su hija bastarda, Theresa.

Tras la muerte de Alfonso VI los príncipes cristianos de España cayeron en intrigas y guerras civiles, durante el curso de las cuales Enrique murió. El trono de León finalmente recayó en Alfonso Raymond, de 18 años, hijo de otro caballero normando y Urraca, una de las hijas legítimas de Alfonso VI. Theresa finalmente aceptó a Alfonso Raymond, y según todas las apariencias, parecía que su territorio se agregaría al Reino de León, pero esto no es lo que sucedió.

Inesperadamente, abandonando y desafiando a su madre, Alfonso Henry, a los 14 años, el primo de Alfonso Raymond, y único hijo de Theresa, comenzó a pelear. A Theresa se le asignó un ejército y se fue al sur para castigar a su engreído hijo, pero se encontró con una sorpresa. Alfonso reunió para sí a todos los hombres y caballeros locales de su pequeño reino y se enfrentó a sus fuerzas en la batalla en el campo de Saint Mamede (1128) donde los derrotó totalmente a los 18 años, a pesar de estar muy superado en número. Inmediatamente después de la batalla persiguió el campamento gallego, lo alcanzó, agarró a su madre y la arrojó a un calabozo.

La guerra se mantuvo a fuego lento durante varios años entre los dos primos, ambos también luchando contra los musulmanes. Henry construyó un castillo en Celmes, pero Raymond lo capturó y muchos de los caballeros de Henry con él. Casi al mismo tiempo, Alfonso de Aragón (sí, todos se llamaban Alfonso), el mayor rival de Raimundo, fue asesinado por los moros. En 1135, Raymond fue declarado emperador. Parecía que la breve rebelión había terminado y Henry tendría que rendirse.

Sin embargo, Henry no cedió. Mientras Raymond estaba ocupado con otras guerras, Henry siguió luchando. En esta coyuntura, los moros decidieron hacer una, última y gran resistencia contra los cristianos, y comenzarían por aniquilar al advenedizo príncipe Enrique. Reuniendo una gran fuerza, los sarracenos avanzaron sobre los pequeños límites del ducado de Enrique y la batalla se libró en 1139 en Ourique. Desafiando todas las probabilidades, Enrique aplastó a las fuerzas moriscas comandadas por cinco reyes separados, a todos los cuales derrotó. Después de esta gran victoria, los caballeros del reino declararon a Alfonso Enrique REY DE PORTUGAL por primera vez.

Ahora, Alfonso Raymund vio que su primo advenedizo era realmente una amenaza. Solo unos años antes parecía que Enrique sería solo un recuerdo lejano, ahora toda la cristiandad lo llamaba rey. Raymund decidió hacer una última prueba del reino naciente. Reunió un gran ejército y marchó a Portugal, pero en lugar de masacrarse entre sí, decidieron que sería una competencia entre caballeros. Todos los cientos de caballeros de ambos bandos se alinearon y lucharon uno contra el otro en un solo combate para determinar el ganador. Al final del sangriento torneo, los castellanos decidieron que los portugueses habían luchado dignamente y Raymund concedió. El resultado fue formalizado dos años después por el Tratado de Zamora (1143). Portugal nació.


La provincia romana de Gallaecia se convirtió después del Reino de Galiza que iba de Ferrol a Oporto. Su lengua era el gallego y cubría el reino gallego lo que hoy son la región española de Galicia y el norte de Portugal (desde el norte del río Duero). Cuando los castellanos conquistaron Galiza y se apoderaron de Santiago la Compostela (la capital), los nobles gallegos huyeron al sur de su reino gallego y crearon el nuevo reino de Portus Calle (Portugal), y lucharon por su independencia de la corona castellana (España). . Poco después, el nuevo reino se separó de Galiza, pasó a llamarse Portugal y la lengua gallega que se hablaba pasó a llamarse portugués para darle un sentimiento "nacional". Al norte del río Miño siguió siendo España, mientras que al sur se convirtió en Portugal.

Los castellanos también cambiaron el nombre del castellano a español para darle el mismo sentimiento "nacional", así como cambiaron el nombre de su reino a España (es decir, Hispania o Iberia, ya que siempre habían pretendido dominar toda la península Ibérica).


En cuanto a cómo, la respuesta corta es que Alfonso el Primero cometió traición con éxito, al igual que los Padres fundadores de los EE. UU. Cometieron traición con éxito y los líderes de la Confederación cometieron traición sin éxito.


Por cierto, el gallego actual en España es el mismo idioma que es el portugués, con la diferencia de que se ha mantenido bajo la influencia masiva del castellano (español) durante más de 500 años. El resultado de una lengua que nadie quiere hablar porque no es rentable económicamente es la actual lengua gallega. En realidad, si los gallegos hubieran sabido conservar y usar su propia lengua con orgullo, habrían estado hablando lo que hoy se conoce como portugués.


Historia de portugal

Portugal emergió como país en 1143, después de 15 años de rebelión de Dom Afonso Henriques (Afonso I). Afonso Henriques derrotó a su madre, la condesa Teresa de Portugal, regente del Condado (Condado) de Portugal y leal al Reino de León, en la batalla de Sao Mamede (Batalha de Sao Mamede) cerca de la ciudad de Guimaraes, en junio de 1128. La condesa Teresa fue encarcelada y exiliada por su hijo, y murió en 1130. Por lo tanto, Guimaraes es conocida como la ciudad natal de Portugal.

Sin embargo, la verdadera prueba de una nación independiente no se produjo hasta 1385. Joao Mestre de Avis (Juan de Avis), con la ayuda del legendario alguacil supremo Nuno Alvares Pereira, derrotó a los castellanos en la épica batalla de Aljubarrota, donde los castellanos superaron en número a los castellanos. Portugués 6: 1. Juan I (Dom Joao I) fue coronado rey de Portugal. Juan I junto con sus hijos, Duarte (que se convirtió en el rey en sucesión), Enrique el Navegante y Afonso iniciaron las & # 8220Décadas de Oro & # 8221 de los descubrimientos mundiales (siglos XV y XVI).

Una revolución de 1911 depuso la monarquía con el asesinato del rey Manuel I y su hijo. Durante la mayor parte de las siguientes seis décadas, gobiernos represivos gobernaron el país. Antonio Salazar, un fascista de derecha, dirigió el país con mano de hierro y un austero plan económico que lentamente enterró a Portugal cada vez más profundamente en su estatus de tercer mundo dentro de Europa. Salazar también se aferró a las colonias de Angola, Mozambique y Guinea, que contribuyeron no solo al estado deplorable de esos países, sino también a una guerra colonial que mató a cientos de miles de portugueses.

En 1974, un golpe militar de izquierda instaló amplias reformas democráticas, que tuvieron el efecto contrario. Demasiada libertad, demasiado rápido, colocó al país en un & # 8220 caos democrático & # 8221 total. Jefes sindicales, políticos corruptos y extremistas de izquierda y derecha se turnaron para saquear el país, con desastrosos planes económicos y laborales. A partir de 1976, Portugal otorgó la independencia a todas sus colonias africanas, y una ola de refugiados se asimiló mal en una sociedad que no valora la diversidad étnica hasta el día de hoy.

Los sucesivos gobiernos liderados por comunistas, socialistas y socialdemócratas se turnaron para administrar Portugal. Portugal se unió a la Comunidad Europea en 1986, y con la gran infusión de capital para llevar al país por encima del estado de tercer país, la prosperidad y el crecimiento económico de dos dígitos a finales de los 80 & # 8217 y principios de los 90 & # 8217 se logró junto con una tasa de empleo cercana a cero. Unirse a la CE le dio al país un impulso, con una ráfaga de subvenciones e inversiones que contribuyeron a la construcción de nuevas carreteras y una mejora general de una infraestructura en ruinas. Sin embargo, se estima que solo el 36% de los fondos contribuyeron a este crecimiento y el 64% de las subvenciones se desperdició en mala gestión y corrupción.

Hoy, Portugal está pisándole los talones financieramente. Bajo la supervisión del Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional, Portugal se aferra desesperadamente a grandes recortes presupuestarios en pensiones, salud, educación, mientras aumenta los impuestos y ve crecer sus índices de desempleo. La corrupción ha llevado a algunas personalidades de alto perfil a la cárcel, como el exprimer ministro José Sócrates y el jefe del Grupo Espirito Santo, Salgado. Los sueldos y las bonificaciones de las empresas estatales siguen aumentando, al igual que los de cualquier nivel de gobierno, incluida la Asamblea, lo que incomoda al pueblo de Portugal. La oficina del presidente gasta generosamente con un presupuesto de 16 millones de euros, y la oficina del Ministerio mantiene sus beneficios reales como una flota de BMW y Mercedes con chofer por miles, así como cuentas de gastos varias veces mayores que el salario promedio en Portugal de unos 500 euros.

Mientras el gobierno intenta encontrar su equilibrio, el pueblo de Portugal trabaja. Portugal tiene grandes empresas, nacionales y multinacionales, grandes innovadores e inventores, y universidades que producen grandes mentes. Es el carácter y el trabajo duro de su gente lo que continuará compensando la intensa corrupción en el gobierno, los propios monopolios estatales y las asociaciones público-privadas establecidas para emplear a ex funcionarios del gobierno.

Es el pueblo de Portugal el que lo convierte en un gran país y el que, con el tiempo, llevará ante la justicia a los que continuamente han saqueado sus arcas y la buena voluntad de su pueblo. El primer paso sería revisar la constitución, permitir que la gente vote por sus representantes, no por los partidos, terminar con el subsidio y el empoderamiento de sus partidos y reducir la membresía de la Asamblea completamente inútil de 230 miembros a la mitad o menos.


Periodo musulmán y reconquista de Lisboa

En 711, los moros islámicos invadieron la Península, incluida Lisboa. Cambiaron el nombre de la ciudad al-Usbuma. En 789, Alfonso II de Asturias logró reconquistar la ciudad hasta 808. Finalmente, los cristianos retomaron la ciudad en 1147, liderados por Alfonso I y apoyados por una flota de la segunda cruzada.

Durante el reinado de Alfonso III, Lisboa se convirtió en la base de la expansión marítima de Portugal. Esto contribuyó al desarrollo de las leyes marítimas promulgadas por el rey Fernando I. Afonso III también trasladó la capital de Coimbra a Lisboa.

A finales del siglo XIV, la oligarquía mercantil entronizó la Casa de Aviz (la segunda dinastía de reyes en Portugal) y bajo su reinado, la ciudad comenzó a florecer.


Urbanismo, arquitectura y uso del espacio

En 1930, el 80 por ciento de la población vivía en aldeas rurales, y treinta años después, el 77 por ciento de la población todavía era rural. Desde 1960, la urbanización ha sido impulsada por una extensa migración interna del campo a las ciudades, pero solo el 35,8 de la población se definió como urbana en 1996. Las dos grandes ciudades de Lisboa y Oporto están ambas en la costa.

El sello distintivo de la arquitectura portuguesa son azulejos , baldosas de cerámica vidriada que cubren las fachadas e interiores de iglesias, edificios gubernamentales y viviendas particulares. Los azulejos fueron introducidos por los moros. Se utilizan patrones geométricos y de representación, y estos últimos a menudo representan eventos históricos o escenas religiosas. El estilo de los azulejos fue llevado al Brasil colonial y a la India, y ha sido adoptado por emigrantes retornados que han construido nuevas casas en el paisaje del norte y centro de Portugal como declaraciones sociales de su éxito en el extranjero. Similares a los azulejos son los mosaicos utilizados en las aceras de las principales avenidas peatonales en Lisboa y Oporto, así como en las ciudades de provincias. Estas avenidas, bordeadas de cafés y casas de té, son importantes espacios públicos donde la gente pasea y conversa. El estuco en varios pasteles se utiliza en edificios, incluidos los principales edificios gubernamentales de Lisboa. El otro estilo arquitectónico distintivo se conoce como manuelino, en honor al rey Manuel I. Es una forma de ornamentación que mezcla elementos del cristianismo con cuerdas, conchas y otras imágenes acuáticas, reflejando el pasado marinero de la nación.

Los edificios vernáculos de las zonas rurales utilizan materiales locales. En el norte, las casas campesinas tradicionales, a menudo con dos pisos y un techo de tejas tubulares de arcilla roja, se construyeron con gruesos muros de granito. Los animales se mantuvieron en la planta baja, que también se utilizó para almacenamiento. Muchas de estas casas tenían terrazas. Todos tenían un gran hogar en la cocina con una chimenea colgante que se usaba para ahumar jamones y salchichas, así como para cocinar y calentar. La cocina es el centro del espacio familiar privado, estas casas a menudo también contienen un salón ( sala ) para recibir invitados. En el sur, son comunes las casas encaladas de techo plano con molduras azules alrededor de las ventanas y puertas. Esta forma de arquitectura evoca el pasado morisco. Estas casas, que están construidas para protegerse del calor del verano, tienen enormes chimeneas y hogares. Desde la década de 1970, se han construido nuevas viviendas y grandes complejos de apartamentos para dar cabida a la creciente población urbana.


El fado y la música y el baile folclóricos son las formas de expresión musical más importantes de Portugal. De hecho, el fado está en la Lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO. Traducido a “destino” o “destino”, se caracteriza por melodías y letras tristes, a menudo sobre el mar, y está vinculado al concepto de saudade, una palabra que connota añoranza, anhelo y nostalgia.

Existen dos variedades principales. El estilo de Lisboa es más popular y se aplaude con aplausos, mientras que el de Coimbra es más refinado. Para mostrar agradecimiento, solo es apropiado un discreto carraspeo. La importancia del fado se ve confirmada por el hecho de que a la muerte en 1999 de Amália Rodrigues, la “Reina del Fado”, se declararon tres días de duelo nacional.

Incluso la ciudad más pequeña de Portugal tiene una plaza, a menudo junto a la iglesia, para presentaciones de folklórico regional. Los participantes con vestidos coloridos cantan canciones tradicionales y realizan bailes consagrados acompañados de instrumentos como guitarra, mandolina, gaitas, acordeón, violín y batería.

El corridinho del sur del Algarve insinúa el Viejo Oeste de Estados Unidos en forma y sonido, mientras que en el norte de Minho, el viro estaría en casa en una celebración del Oktoberfest. En la región nororiental conocida como Trás-os-Montes, los bailarines de Miranda, conocidos como Pauliteiros, realizan una antigua danza ritual con armas utilizando palos, de una manera muy civilizada, por supuesto.


Importancia en la historia

A Henry se le atribuye a menudo el inicio de la Era de los Descubrimientos, el período durante el cual las naciones europeas expandieron su alcance a África, Asia y América. El propio Enrique no era marinero ni navegante, a pesar de su nombre. Sin embargo, patrocinó muchos viajes exploratorios por mar. En 1415, sus barcos llegaron a las Islas Canarias, que ya habían sido reclamadas por España. En 1418, los portugueses llegaron a las islas & # xA0Madeira y establecieron una colonia en Porto Santo.

Cuando comenzaron estas expediciones, los europeos no sabían prácticamente nada sobre el área más allá de & # xA0Cape Bojador en la costa occidental de África. La superstición les había impedido ir más lejos. Pero bajo las órdenes de Henry & # x2019, los marineros portugueses se movieron más allá de Bojador. En 1436, habían viajado hasta el Río de Oro.

Además de patrocinar viajes de exploración, a Henry también se le atribuye la promoción del conocimiento de la geografía, la cartografía y la navegación. Comenzó una escuela de navegación en Sagres, en el extremo suroeste de Portugal, donde empleó a cartógrafos, constructores de barcos y fabricantes de instrumentos. Fue desde Lagos, cerca de Sagres, donde comenzaron muchos de sus viajes patrocinados.

Comercio de personas esclavizadas

Henry tiene la dudosa distinción de ser uno de los fundadores del comercio atlántico y de personas esclavizadas. Él patrocinó la exploración de Nuno Tristao & # x2019 de la costa africana, y la expedición de caza de Antao Goncalves & # x2019 allí en 1441. Los dos hombres capturaron a varios africanos y los llevaron de regreso a Portugal. Uno de los hombres capturados, un jefe, negoció su propio regreso a África, prometiendo a cambio proporcionar a los portugueses más africanos. En unos pocos años, Portugal se involucró profundamente en el comercio de personas esclavizadas.


Una visión general del sistema sanitario en Portugal

Autor

Ana Luisa Jardim, Maryland

La atención médica está en la agenda política de todos los países, especialmente debido a la necesidad de encontrar soluciones al continuo aumento de los costos y al mismo tiempo enfrentar el desafío que sienten todos los sistemas de salud de garantizar más y mejor atención médica a su población. Para explicar el sistema de salud actual en Portugal e identificar oportunidades de reestructuración, primero se debe comprender cómo evolucionó el sistema y qué factores han impactado en su desarrollo.

La asistencia sanitaria en Portugal durante la era de la consolidación democrática (1974-1985)

La puesta en marcha del Servicio Nacional de Salud (NHS) en 1979, que garantizaba la asistencia sanitaria “universal, general y gratuita”, está vinculada al proceso de democratización en Portugal. En ese momento, dos características principales caracterizaron al NHS: 1) fue financiado por el presupuesto del Estado y 2) integró una serie de diferentes servicios de salud. Poco tiempo después de la creación del NHS, la cobertura sanitaria de la población portuguesa pasó del 58% en 1974 al 100% en 1980 (Barros y Simões 1999).

Asistencia sanitaria en Portugal de 1985 a 1995

A finales de la década de los 80, surgió un debate sobre la reforma sanitaria en Portugal y en otros países europeos. Con la falta de eficiencia de los servicios de salud pública y la dificultad del público para acceder a estos servicios, los defensores defendieron cada vez más la introducción de mecanismos de competencia y orientados al mercado en el sistema de prestación de servicios de salud. Aquí, el sector privado tendría un papel más activo, mientras que la financiación se volvió más individualizada y el NHS quedó sujeto a la gestión empresarial. Se arrojaron serias dudas sobre los sistemas de salud centralizados, como los del Reino Unido y el sur de Europa.

En 1990, se aprobó la Ley Básica de Salud en Portugal y luego, en 1993, se publicó el estatuto del NHS. Ambos iban a desempeñar un papel fundamental en esta nueva estrategia crítica de atención médica. La medida legislativa de mayor alcance fue la creación de Administraciones Sanitarias Regionales (RHA), que coordinan hospitales y centros de salud en áreas geográficas extensas. También en este momento, Portugal experimentó su primera experiencia de gestión privada de un hospital público.

De 1974 a 1995, hubo una mejora general en los indicadores de salud, y el país convergió progresivamente con las cifras de salud promedio de Europa. Sin embargo, a la par, hubo un aumento significativo en el gasto en salud, un aumento en los recursos humanos desplegados y un aumento en los indicadores para el uso de los servicios de salud (OCDE 2006).

Últimos avances en la evolución del sistema sanitario (1995-2006)

Particularmente después de 2002, se desarrollaron e implementaron una serie de reformas estructurales, algunas de las cuales fueron innovadoras. Se incorporaron algunos de los principios más liberales del período anterior (separando al financiador del proveedor) y se reorganizaron los proveedores con miras a la descentralización y una mayor flexibilidad de gestión. Algunos ejemplos de ello son la corporativización de unos pocos hospitales públicos, y la creación de Centros Integrados de Responsabilidad en los hospitales, que actúan como niveles intermedios de administración, y centros de salud de tercera generación.

El Informe de la OCDE de septiembre de 2004 (Economic Survey Portugal 2004) hizo una evaluación globalmente positiva de la reforma y la legislación que se había aprobado. La estrategia clave para la reforma es la atención médica nacional combinada, donde los proveedores de atención médica pública, privada y social coexisten y están regulados por una “entidad reguladora independiente y autónoma” que supervisa las cuestiones de equidad, accesibilidad, calidad y derechos de los usuarios.

Según el Ministerio de Salud (2004), el 74% de las camas hospitalarias pertenecen a la red pública, mientras que el 23% pertenecen al sector privado. El 79% de las camas del sector privado pertenecen al sector privado sin fines de lucro y el 21% al sector privado con fines de lucro (Ministerio de Salud 2004). Cabe destacar que, en 2001, la parte del PIB de Portugal gastada en asistencia sanitaria ya era del 9,3%, mientras que la media europea era del 9,0% (OCDE, 2006).

Atención hospitalaria

Se aprobó una nueva ley de gestión hospitalaria para todos los hospitales que exigía una mayor responsabilidad en la gestión, una mayor eficiencia, una evaluación eficaz de los profesionales y la introducción de incentivos económicos. Como resultado, se corporatizaron 34 hospitales, con 31, más de 1/3 de todos los hospitales públicos, designados Entidades Públicas Corporativas (PCE). Además, dos de los hospitales universitarios más grandes también se han corporatizado recientemente. Este nuevo marco legal permite una mayor autonomía administrativa y responsabilidad financiera en la gestión hospitalaria, al tiempo que permite un mayor margen de maniobra en la compra de equipos y materiales y en la contratación de empleados.

Actualmente, los empleados del hospital de PCE están cubiertos por contratos de trabajo individuales.

Se espera que otros hospitales públicos no corporativos (los hospitales del Sector Administrativo Público u hospitales PAS) sigan su ejemplo, mejorando su desempeño general siguiendo los puntos de referencia establecidos por los PCE. También se han adoptado modelos de asociación modernos, en los que se han establecido asociaciones público-privadas (APP) del tipo Iniciativa de Financiamiento Privado. Se trata de la construcción, financiación y explotación de nuevos hospitales públicos del NHS por parte de entidades privadas.

Atención primaria

La legislación ya publicada abre el camino a la reforma de la atención primaria de la salud mediante nuevos modelos organizativos. En concreto, los centros de salud se reestructurarán en unidades de salud de la familia que sean funcional y técnicamente autónomas. La legislación también permite la gestión de los centros de salud por entidades privadas, sociales o públicas bajo contrato, con pagos del Estado por resultados que beneficien a la población. También se introdujo un plan de pago vinculado al rendimiento para los médicos generales.

Cuidado continuo

También se creó una red nacional de atención continua, especialmente dirigida a las personas mayores, los enfermos crónicos y las personas en recuperación prolongada. Este proyecto aún se encuentra en sus primeras etapas.

Listas de espera para cirugía

Para combatir las largas listas de espera para la cirugía, el sistema de salud creó un programa de incentivos por paciente, que luego fue reemplazado por el “Sistema Integrado de Manejo de Pacientes Inscritos para Cirugía”, que hace que el Estado sea más responsable ante su ciudadanía. También da a los ciudadanos una mayor libertad al garantizar que los usuarios del sistema de salud se someterán a una cirugía dentro de un período de tiempo clínicamente aceptable. Actualmente, después de seis meses en lista de espera para la cirugía, los pacientes tienen que recurrir a someterse al procedimiento en un hospital privado a cargo del NHS. El período medio de espera para la cirugía en 2002 fue de 5,5 años. En 2004, esto se redujo significativamente a 8,7 meses. (Pereira 2005).

Política de drogas

Portugal ocupa el primer lugar en gasto en medicamentos. La participación del PIB en productos farmacéuticos en 2000 fue del 2,0% (OPSS 2001). Sin embargo, se han tomado ciertas medidas para reducir este tipo de gasto. Por ejemplo, el mercado de medicamentos genéricos se ha expandido, y la cuota de mercado de los genéricos pasó del 0,34% en 2002 al 9,66% en 2004, aunque sigue siendo inferior a las cifras del resto de Europa. (Pereira 2005).

Financiamiento del NHS

Más del 95% de la financiación del NHS proviene del presupuesto estatal, y el resto se compone de ingresos de copagos, subsistemas y seguros de los pacientes. Los presupuestos hospitalarios absorben el 53% de la financiación del NHS y constituyen la mayor parte del gasto público en asistencia sanitaria. Los centros de salud del NHS representan el 11% de los recursos económicos asignados a la salud, mientras que las farmacias representan el 24% (Pereira 2005).

Se ha introducido una filosofía de pago a los hospitales por la “producción” efectiva de actos y servicios prestados a los usuarios, a diferencia del antiguo esquema de doceavos provisionales del presupuesto del Estado basado en historiales presupuestarios previos. Así, se ha puesto un mayor énfasis en la contractualización, involucrando acuerdos firmados por la entidad pagadora / contratante (el Estado portugués a través de su Ministerio de Salud) y unidades de atención sanitaria (hospitales, centros de salud).

Conclusión

Todas las medidas estructurales que han afectado al sistema sanitario en los últimos años, a saber, cambios en la situación jurídica de los hospitales (hospital-corporación), la creación de asociaciones público-privadas, la reforma de la atención primaria de la salud y la promoción de los medicamentos genéricos. provocar cambios efectivos en la asistencia sanitaria portuguesa. Sin embargo, todavía es demasiado pronto para decir qué tan amplio será su impacto.


Bienvenidos a nuestros DISEÑOS DE CAMISETAS

los Corona de oro, usado por la estatua solo en los días de grandes peregrinaciones, fue ofrecido por las mujeres de Portugal, el 13 de octubre de 1942 pesa 1,2 kg y tiene 313 perlas y 2679 piedras preciosas. En 1989 la bala extraída del cuerpo de Juan Pablo II, tras el intento de asesinato en Roma, fue encajonada en la corona.

La estatua de Nuestra Señora del Rosario de Fátima adorada en la Pequeña Capilla de la Aparición

La estatua, todavía sin la corona, llegó a Fátima en mayo de 1920 y fue consagrada el 13 de mayo de 1920 por el sacerdote de Fátima, P. Manuel Marques Ferreira, en la Iglesia Parroquial, habiendo sido trasladado a la Capillita de las Apariciones solo un mes después, porque en ese momento las manifestaciones religiosas estaban prohibidas por el Régimen Republicano.

Todas las noches la estatua era arrebatada por la guardiana María Carreira, conocida como María de la Capillita, y por eso escapó sana y salva al atentado con bomba del 6 de marzo de 1922, que destruyó parcialmente la Capilla.

A partir de mayo de 1982, con la renovación de la Capilla de las Apariciones a tiempo para la primera visita de Juan Pablo II, la estatua se encuentra fuera de la Capillita en un pedestal, en el lugar exacto de la encina original (ya desaparecida, debido a la acción de los fieles) sobre la cual Nuestra Señora ap ¬ apareció a los tres Pastorcitos.

Esta estatua no suele salir de la Capillita el 15 de agosto y el 8 de diciembre, así como la noche del 12 y 13 de las grandes peregrinaciones de aniversario internacional, de mayo a octubre, aunque la estatua ya ha salido del Santuario 12. veces, la mayoría de las veces a petición de varios Papas.


Lujuria, mentiras e imperio: la historia a pescado detrás de comer pescado el viernes

¿Realmente el Papa hizo un pacto secreto para vender más pescado? No, pero la historia real de comer pescado los viernes es mucho más fantástica.

It sounds like the plot of a Dan Brown thriller: A powerful medieval pope makes a secret pact to prop up the fishing industry that ultimately alters global economics. The result: Millions of Catholics around the world end up eating fish on Fridays as part of a religious observance.

This "realpolitik" explanation of why Catholics eat fish on Friday has circulated for so long, many people grew up believing it as fact. Some, myself included, even learned it in Catholic school. It's a humdinger of a tale — the kind conspiracy theorists can really sink their teeth into. But is it true?

"Many people have searched the Vatican archives on this, but they have found nothing," says Brian Fagan, a professor emeritus of archaeology at the University of California, Santa Barbara, whose book, Fish On Friday, explores the impact of this practice on Western culture.

The real economic story behind fish on Fridays turns out to be much better.

Let's start with a quick lesson in theology: According to Christian teaching, Jesus died on a Friday, and his death redeemed a sinful world. People have written of fasting on Friday to commemorate this sacrifice as early as the first century.

Technically, it's the flesh of warmblooded animals that's off limits — an animal "that, in a sense, sacrificed its life for us, if you will," explains Michael Foley, an associate professor at Baylor University and author of Why Do Catholics Eat Fish On Friday?

Fish are coldblooded, so they're considered fair game. "If you were inclined to eat a reptile on Friday," Foley tells The Salt, "you could do that, too."

Alas, Christendom never really developed a hankering for snake. But fish — well, they'd been associated with sacred holidays even in pre-Christian times. And as the number of meatless days piled up on the medieval Christian calendar — not just Fridays but Wednesdays and Saturdays, Advent and Lent, and other holy days — the hunger for fish grew. Indeed, fish fasting days became central to the growth of the global fishing industry. But not because of a pope and his secret pact.

At first, says Fagan, Christians' religious appetite was largely met with herring, a fish that was plentiful but dry and tasteless when smoked or salted. And preservation was a must in medieval times: There was no good way for fresh fish to reach the devout masses. Eventually, cod became all the rage — it tasted better when cured and it lasted longer, too.

The Vikings were ace at preserving cod — they "used dried and salted cod as a form of beef jerky on their ocean passages," Fagan says. And the route the Vikings took at the end of the first millennium — Greenland, Iceland, Newfoundland — matches up with the natural range of the Atlantic cod.

It's possible that others may have followed the cod trail to Canada before Columbus sailed the ocean blue. Clues suggest that English fishermen from Bristol may have made the voyage by around 1480 but kept mum on the location lest the competition rush in. By some accounts, both Columbus and John Cabot had heard of these adventures when they set off on their own epic journeys west.

"Why do people go over the horizon?" Fagan says. "In the case of the North Atlantic after the Norse . they went looking for cod" to satiate the demands of the faithful.

So that's the empire part of our saga. Funny enough, while the pope story is a fish tale, an official leader of a church did make fish fasting the law for purely practical reasons. For that story — and the lust our headline promised — we turn to a monarch known for his carnal cravings: Henry VIII.

By the time Henry ascended the throne in 1509, fish dominated the menu for a good part of the year. As one 15th century English schoolboy lamented in his notebook: "Though wyll not beleve how werey I am off fysshe, and how moch I desir to that flesch were cum in ageyn."

But after Henry became smitten with Anne Boleyn, English fish-eating took a nosedive.

You see, Henry was desperate with desire for Anne — but Anne wanted a wedding ring. The problem was, Henry already had a wife, Catherine of Aragon, and the pope refused to annul that decades' long marriage. So Henry broke off from the Roman Catholic Church, declared himself the head of the Church of England and divorced Catherine so he could marry Anne.

Suddenly, eating fish became political. Fish was seen as a " 'popish flesh' that lost favour as fast as Anglicism took root," as Kate Colquhoun recounts in her book Taste: The Story of Britain Through Its Cooking.

Fishermen were hurting. So much so that when Henry's young son, Edward VI, took over in 1547, fast days were reinstated by law — "for worldly and civil policy, to spare flesh, and use fish, for the benefit of the commonwealth, where many be fishers, and use the trade of living."

In fact, fish fasting remained surprisingly influential in global economics well into the 20th century.

As one economic analysis noted, U.S. fish prices plummeted soon after Pope Paul VI loosened fasting rules in the 1960s. The Friday meat ban, by the way, still applies to the 40 days of the Lenten fast.

A few years before the Vatican relaxed the rules, Lou Groen, an enterprising McDonald's franchise owner in a largely Catholic part of Cincinnati, found himself struggling to sell burgers on Fridays. His solution? The Filet-O-Fish.

While not exactly the miracle of loaves and fishes, Groen's little battered sandwich has fed millions around the world.


Portugal is race blind, but not for the right reasons

A number of English-language news outlets have recently highlighted the "reversal of traditional migration patterns" between Portugal and its former colonies such as Angola and Mozambique.

What they miss is that migration to Portuguese-speaking Africa is hardly a new trend. Over the past few years, these countries have witnessed a significant surge in Portuguese arrivals, with the inflow of remittances from Africa rising sharply. According to the economist and now minister of economy Álvaro Santos Pereira, it increased 254-fold between 1996 and 2009.

Angola is now one of the favourite destinations for Portuguese migrants: about 100,000 Portuguese live there, whereas in Mozambique the estimates point to 20,000. In both cases the trend is the same: officially, there are now more Portuguese living in those countries than Angolans and Mozambicans living in Portugal (about 26,000 and 3,000 respectively). The trend can also be explained by the increase of Portuguese investment in these countries. Angola, for one, is the main importer of Portuguese products outside Europe.

In Portugal, the mainstream media has reported the new migration wave as a kind of new El Dorado. In glossy magazines, successful migrants are pictured wandering around big villas, bossing around teams of servants. But, particularly in the Angola case, there's another part of the picture that you'll only get if you chat with some of the Portuguese who flee there to live in a non-democratic country which now dictates economic rules to its former colonisers. The reversal of power relations between the former colonised and former colonisers may finally force Portugal to confront the issue of race.

This represent a considerable cultural shift. For years, modern Portugal has been struggling to find a way of talking about national identity and race. Even though Portugal has racial profiling, race crime and the daily subordination of black people by whites, most Portuguese would deny that their country has significant "racial problems" – that's what they have in America, France or the UK. Such attitudes are a hangover from the dictatorship years and the "luso-tropicalism" ideology created by the Brazilian Gilberto Freyre in the 1950s, which spread the idea that the Portuguese were better colonisers – and that ongoing British or French soul-searching over race was a result of "bad colonising".

Unlike America, Portugal has never got its head around hyphenated identities. There are luso-africanos, but you'd be pushed to hear anyone use that compound on the street, and it's even controversial in an institutional context. The term "black-Portuguese" is unheard of the word "race" itself so rarely mentioned that it sounds strange and foreign. The terms you do hear people use are "second-generation immigrants", "immigrants' offspring" or, with cosmopolitan pretension, "new Portuguese". It sends out a clear message to non-white Portuguese: however hard you try, you'll always be newbies in this country (conveniently ignoring the fact that a black presence in Portugal dates back to the 15th century).

There are ideological reasons behind this attitude too. Some argue that identifying people by their race is discriminatory. There seems to be a similar logic behind the fact that Portuguese authorities keep no data on ethnicity or race. Take the recently released census data, which confidently predicts the population is now heading for more than 10 million, but remains completely race blind. Unofficial figures are contradictory and unreliable. (There could be 300,000 black Portuguese, I was told a year ago by one researcher. Another said there were 500,000. Another thought the number was much higher.)

You might argue that none of this should matter, of course. And yet, without appropriate data, can you honestly argue that the lack of social mobility in poorer communities has more to do with class than race, as some argue? Ignoring race completely means burying your head in the sand, and accepting Portugal as a country that is uniformly white. We are race blind, but not for the right reasons.

The recently appointed prime minister, the conservative Pedro Passos Coelho, is married to a black woman. In contemporary Portuguese politics, this is still a novelty. Will that make him more sensitive to questions around race? Will it make us talk more openly about race? Until now, nothing on his agenda makes us think so.