Foto aérea de Roma, c. 1944

Foto aérea de Roma, c. 1944



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Foto aérea de Roma, c. 1944

Esta fotografía aérea muestra parte del centro de Roma hacia 1944, justo antes de que los aliados liberaran la ciudad. El norte está aproximadamente al final de la foto. El Coliseo se puede ver en la parte inferior izquierda, el monumento Victor Emmanual (también conocido como el Altar de la Patria) en la parte inferior derecha, conectado por la Piazza Venetia. El espacio rectangular en la parte superior es el Circus Maximus. Esta colección de riquezas arqueológicas explica por qué ninguno de los bandos quería luchar dentro de la ciudad.


La Segunda Guerra Mundial, junio de 1944, Roma, Italia, el general estadounidense Mark Clarke es recibido en Roma después de la liberación.

Su cuenta de fácil acceso (EZA) permite a los miembros de su organización descargar contenido para los siguientes usos:

  • Pruebas
  • Muestras
  • Composicion
  • Diseños
  • Cortes ásperos
  • Ediciones preliminares

Anula la licencia compuesta en línea estándar para imágenes fijas y videos en el sitio web de Getty Images. La cuenta EZA no es una licencia. Para finalizar su proyecto con el material que descargó de su cuenta de EZA, necesita obtener una licencia. Sin una licencia, no se pueden hacer más usos, como:

  • presentaciones de grupos focales
  • presentaciones externas
  • materiales finales distribuidos dentro de su organización
  • cualquier material distribuido fuera de su organización
  • cualquier material distribuido al público (como publicidad, marketing)

Debido a que las colecciones se actualizan continuamente, Getty Images no puede garantizar que ningún artículo en particular esté disponible hasta el momento de la licencia. Revise cuidadosamente las restricciones que acompañan al Material con licencia en el sitio web de Getty Images y comuníquese con su representante de Getty Images si tiene alguna pregunta al respecto. Su cuenta de EZA permanecerá en su lugar durante un año. Su representante de Getty Images hablará con usted sobre la renovación.

Al hacer clic en el botón Descargar, acepta la responsabilidad de utilizar contenido no publicado (incluida la obtención de las autorizaciones necesarias para su uso) y acepta cumplir con las restricciones.


Interdicción aérea: el poder aéreo y la batalla terrestre en tres guerras estadounidenses

I. Segunda Guerra Mundial. Orígenes de la interdicción aérea. Noroeste de África, noviembre de 1942-mayo de 1943 - La campaña de Sicilia, julio-agosto de 1943 - Salerno: la invasión de Italia, septiembre de 1943 - Anzio, 2 de enero - 19 de febrero de 1944 - Operación estrangulamiento, 19 de marzo-mayo 10 de mayo de 1944 - Operación Diadema: interdicción y batalla por Roma, del 11 de mayo al 10 de junio de 1944 - Operación Overlord: la invasión del noroeste de Francia, del 25 de marzo al 30 de junio de 1944 - II. La Guerra de Corea. Aviación táctica estadounidense después de la Segunda Guerra Mundial. El perímetro de Pusan, 3 de agosto al 23 de septiembre de 1950 - Campañas de interdicción de Corea de 1951 - III. La guerra en el sudeste asiático. Represalias masivas y las lecciones desatendidas de Corea. Operación Commando Hunt VII: Sur de Laos, 1971-1972 - La ofensiva de Pascua, del 30 de marzo al 16 de septiembre de 1972

Elemento de acceso restringido verdadero Fecha agregada 2019-11-23 05:12:45 Boxid IA1705814 Cámara Sony Alpha-A6300 (Control) Collection_set printdisabled Identificador externo urn: oclc: registro: 1145774109 Foldoutcount 0 Identificador Aerialinterdicti0000mark Identificador-arca arca: / 13960 / t1kh8pf14 Factura 1652 Isbn 0912799730
9780912799735
0912799749
9780912799742
016036390X
9780160363900 LCCN 92013489 Ocr FineReader 11.0 (Extended OCR) Old_pallet IA14980 Openlibrary_edition OL1711506M Openlibrary_work OL4286273W Páginas 450 Ppi 300 Republisher_date 20191125193603 Republisher_operator [email protected] Republisher_time 1053 scandate 20191123064757 escáner station23.cebu.archive.org Scanningcenter cebu Scribe3_search_catalog ISBN Scribe3_search_id 9780912799742 Tts_version 3.2-rc-2-g0d7c1ed

Inicio - Fotografía aérea: Florida

Anuncio: La capacidad de descargar imágenes está funcionando nuevamente. Háganos saber a [email protected] si continúa teniendo dificultades. ¡Gracias por su paciencia durante la interrupción!

La biblioteca de imágenes y mapas de la Universidad de Florida alberga la colección más grande y completa de fotografías aéreas de Florida (

160.000 fotos) fuera de los Archivos Nacionales. Estas fotos documentan los cambios dramáticos en el uso de la tierra de Florida entre 1937 y 1990. Originalmente pensadas para ayudar a los agricultores a evaluar con precisión sus granjas y brindar información sobre la determinación de cultivos y la conservación del suelo, hoy estas imágenes brindan algunos de los usos / cobertura de la tierra más antiguos. información disponible. Se utilizan ampliamente en agricultura, conservación, urbanización, recreación, educación, hidrología, geología, uso de la tierra, ecología, geografía e historia.

El en línea Fotografía aérea: Colección Florida se puede utilizar para acceder y descargar fotografías aéreas de la extensa colección de la biblioteca. Los años disponibles varían según el condado, pero se extienden desde 1937 hasta 1990. Tenga en cuenta que las imágenes están destinadas a la educación, evaluaciones históricas, propósitos de planificación general y preservación de fotografías aéreas, no para uso de medición o como documentos legales.

    - La búsqueda basada en GoogleMaps le permite buscar por dirección, punto o área para acceder a las fotografías aéreas que cubren su punto o área seleccionada. Proporciona el contorno de la fotografía aérea para que la cobertura se vea fácilmente. Descargue fácilmente antenas en formato de archivo JPEG2000.
  • VUELOS POR CONDADO - Listado de todos los condados de Florida, luego desglosado por año, número de vuelo y número de placa aérea. Útil si sabe exactamente qué número de antena está buscando. También proporciona acceso a los índices de fotografías aéreas escaneadas.


Fotografía aérea del estadio Ben Hill Griffin de la Universidad de Florida
Alachua - 1968 - 2KK - 21 (condado - año - número de vuelo - número de mosaico)

Las imágenes de esta colección se pueden descargar como archivos JPEG 2000 (JP2). La información sobre los visores JP2 gratuitos está disponible en el Departamento de Protección Ambiental de Florida (http://data.labins.org/2003/General/reference/graphics_tips.cfm) y el software Irfanview está disponible como freeware (http: // www. irfanview.com/) para ver, convertir y convertir por lotes imágenes JP2.

los Fotografía aérea: Colección Florida ha sido financiado bajo las disposiciones de la Ley de Tecnología y Servicios Bibliotecarios, del Instituto de Servicios de Museos y Bibliotecas, administrado por el Departamento de Estado de Florida, la Biblioteca Estatal y los Archivos de Florida. los Fotografía aérea: Colección Florida fue financiado por tres subvenciones de la Ley de Tecnología y Servicios Bibliotecarios (propuestas: Fase I, Fase II y Fase III).


Cómo los hombres de los monumentos salvaron los tesoros de Italia

¡Trapani! Trapani, ¿no lo ve? El capitán Edward Croft-Murray exclamó cuando el horizonte de la ciudad costera siciliana apareció por primera vez a través del ojo de buey del avión aliado. Sentado a su lado, el mayor Lionel Fielden, que había estado soñando despierto durante gran parte del vuelo desde Túnez, abrió los ojos al paisaje de abajo. & # 8220 Y allí, debajo de nosotros, & # 8221 Fielden escribió más tarde, & # 8220 nadó a través del mar una media luna de casas blancas bañadas por el sol, laderas de color lavanda y techos de color rojo óxido, y un campanario alto cuyas campanas, suaves a través del agua, se deslizaron hacia el oído mental. Ningún país del mundo tiene, para mí, la impresionante belleza de Italia. & # 8221

De esta historia

Video: Donde los nazis escondieron $ 3.5 mil millones en arte robado

Contenido relacionado

Era el otoño de 1943. Un par de meses antes, los desembarcos sicilianos del 10 de julio habían marcado el comienzo de la campaña italiana aliada. Los dos oficiales británicos, que se habían conocido y se habían hecho amigos instantáneos durante el impulso recientemente concluido para expulsar a los alemanes del norte de África, fueron asignados al Gobierno Militar Aliado para los Territorios Ocupados (AMGOT), que asumió el control de Italia mientras el país estaba siendo destruido. liberado por los aliados. Edward & # 8220Teddy & # 8221 Croft-Murray, quien en la vida civil fue curador de grabados y dibujos en el Museo Británico de Londres, pertenecía a la pequeña unidad de Monumentos, Bellas Artes y Archivos (MFAA) dentro de AMGOT. Su tarea & # 8212 dramatizada en la nueva película de George Clooney & # 8217, Los hombres monumento, celebrando las hazañas de la unidad & # 8217s & # 8212 sería salvaguardar los puntos de referencia y las obras de arte de los daños causados ​​por la guerra. Croft-Murray tenía, escribió Fielden en sus memorias, un ojo parpadeante en una cara grande que estaba pegada al cuerpo más desordenado imaginable. el Monumento Antiguo que se llamaba a sí mismo. Alabado sea Dios, dije, por alguien así. & # 8221

El entusiasmo de Fielden no fue compartido por todos los ejércitos aliados. Los oficiales de AMGOT, que eran considerablemente mayores que el G.I. promedio, fueron apodados con bastante crueldad & # 8220Aging Military Gentlemen on Tour & # 8221 por su propio ejército. Los Oficiales de Monumentos en particular se destacaron como una rareza. Eran historiadores del arte, arquitectos, artistas, arqueólogos y archiveros: un grupo de civiles heterosexuales que, a los ojos de muchos soldados, no tenían nada que hacer, moviéndose por un teatro de guerra diciéndoles a los coroneles y generales qué no bombardear. La unidad estaba formada por dos hombres al comienzo de las operaciones en Italia, y su número llegaría a 27 al finalizar la campaña allí. Casi tan pronto como pusieron un pie en el país, fueron apodados & # 8220 the Venus Fixers & # 8221.

La idea de proteger el arte europeo del daño no tenía precedentes en la guerra moderna. Creado por expertos asociados con los museos estadounidenses, el concepto fue adoptado por el presidente Roosevelt, quien estableció la Comisión Estadounidense para la Protección y Salvamento de Monumentos Artísticos e Históricos en Áreas de Guerra. La comisión ayudó al Departamento de Guerra proporcionando mapas de ciudades y pueblos europeos en los que se destacaron importantes monumentos y lugares religiosos, para ser utilizados por los comandantes y las tripulaciones de bombardeo al planificar las operaciones. En Gran Bretaña, el primer ministro Churchill aprobó un comité paralelo en la primavera de 1944. Como todas las secciones del gobierno militar aliado, el MFAA estaría compuesto casi por igual por oficiales estadounidenses y británicos. La comisión seleccionó a algunos hombres alistados para servir en Italia con los ejércitos aliados & # 8212MFAA rangos aumentaría a más de 80 a medida que la guerra avanzara en Europa y llegara a Francia, Austria y Alemania & # 8212 y les encargó informar y llevar primeros auxilios a los dañados. edificios y tesoros artísticos, y adoctrinar a las tropas sobre el patrimonio cultural de Italia.

Tan pronto como los primeros Oficiales de Monumentos llegaron a Sicilia, las implicaciones de tal mandato resultaron tan difíciles como amplio su alcance. La campaña italiana, pronosticada por los comandantes aliados, se convirtió en un trabajo de 22 meses. Toda Italia se convirtió en un campo de batalla. En el camino de los ejércitos aliados, mientras las tropas ascendían lentamente desde Sicilia a los Alpes, se encontraban muchas ciudades hermosas, pequeños pueblos antiguos e innumerables obras maestras. Como declaró el general Mark Clark con frustración, luchar en Italia equivalía a llevar a cabo una guerra & # 8220 en un maldito museo & # 8221.

Los nazis destruyeron varios puentes históricos en Florencia. (Gabinetto Fotografico del Polo Museale Fiorentino / Cortesía de Ilaria Dagnini Brey) La destrucción nazi tomó muchas formas en Florencia, incluido el saqueo de obras de arte. (Archivos Nacionales (239-RC-42-8)) Plantando minas en las calles de Florencia. (Bayer / Bundesarchiv) Los oficiales de monumentos Ernest De Wald y Roger Ellis examinan los escombros de la abadía de Monte Cassino destruida por los bombardeos aliados en 1944 (Archivos Nacionales (239-RC-55-33)). La obra maestra del Renacimiento de Rafael El matrimonio de la Virgen, 1504, se almacenó en el Vaticano hasta que Roma fue liberada. (De Agostini / Getty Images) Sin embargo, Roma salió ilesa: las fuerzas aliadas y el público entran en las galerías del Vaticano reabiertas el 5 de octubre de 1944 (Archivos Nacionales (239-RC-70-1)). En la película que celebra a los oficiales de monumentos, George Clooney interpreta al conservador de arte estadounidense George Stout. Matt Damon interpreta a James Rorimer, más tarde un renombrado estudioso del arte medieval. (& # 169 2013 Columbia Pictures Industries, Inc. y Twentieth Century Fox Film Corporation. Todos los derechos reservados) Los esfuerzos de los oficiales de monumentos y # 8217 fueron cruciales para la restauración de la catedral renacentista de Rimini, el Tempio Malatestiano. (Tips Images / Tips Italia Srl a socio unico / Alamy) En 1944, después de que los bosques aliados liberaran Roma, los italianos quitaron los ladrillos que habían protegido la escultura de Moisés de Miguel Ángel. (Archivos Nacionales (239-RC-71-1)) El castillo de Montegufoni en las afueras de Florencia se utilizó como refugio donde se habían trasladado más de 600 obras de arte de la ciudad. (Archivos Nacionales (239-RC-54-3)) Después de que los alemanes destruyeron el Ponte Santa Trinita de Florencia, los británicos dinamitaron las ruinas para erigir un tramo temporal en el sitio. (Archivos Nacionales (239-RC-42-12)) En Capua, cerca de Nápoles, el mayor Ernest De Wald conversa con un colega italiano cuando comienza la tarea de limpiar los escombros de la catedral. (Archivos Nacionales (239-RC-38a-3)) Pvt. Paul Oglesby, del 30 ° de Infantería, inspecciona los daños causados ​​por bombas en una iglesia en la ciudad de Acerno, en el sur de los Apeninos. (Archivos Nacionales (111-SC-188691)) Demasiado masivo para ser transportado fuera de Florencia, Michelangelo & # 8217s David estaba escondido detrás de una pared de ladrillos recién construida. (Gabinetto Fotografico del Polo Museale Fiorentino)

Los Venus Fixers lucharon por preservar ese museo mientras esquivaban minas alemanas y bombas aliadas, armados con armas poco convencionales: guías Baedeker, curiosidad insaciable y piernas robustas. Aunque su transporte estuvo lejos de ser adecuado durante toda la campaña, al final de la misma recorrieron la península italiana de este a oeste y de norte a sur e iniciarían trabajos de reparación en 700 edificios históricos. Su misión en Italia era la pesadilla y el sueño de un amante del arte, todo en uno.

En Sicilia, los oficiales de monumentos encontraron una destrucción total en las principales ciudades costeras, mientras que el interior de la isla y sus antiguos templos griegos resultaron ilesos. Palermo había sufrido mucho por las intensas incursiones aliadas que habían precedido a los desembarcos & # 8220spectral & # 8221 y & # 8220ghostly & # 8221 son términos que se repiten persistentemente en los Venus Fixers & # 8217 informes tempranos sobre la ciudad & # 8217s iglesias barrocas. Por primera vez en Sicilia, los oficiales de la MFAA tuvieron la descorazonadora experiencia de caminar a lo largo de un pasillo de la iglesia hundidos hasta las rodillas en los escombros, pisar con cuidado entre estatuas de mármol desmembradas y mirar con el corazón apesadumbrado una gran franja del cielo siciliano azul profundo donde una vez había se elevó una cúpula ricamente decorada.

Croft-Murray se unió al capitán Mason Hammond, profesor de latín en Harvard y al teniente Perry Cott, curador asistente en el Museo de Arte de Worcester en Massachusetts. Hammond, al volante de un decrépito sedán Balilla de los años 30 apodado & # 8220Hammond & # 8217s Peril & # 8221, inspeccionó ciudades, pueblos y aldeas. Él y sus compañeros oficiales se dieron cuenta de que la lluvia y el sol abrasador de Sicilia solo podían exacerbar el daño de los bombardeos infligidos a los monumentos. Encontraron socios ideales en los funcionarios locales de bellas artes, los italianos soprintendenti. Conocedores y dedicados, aunque desanimados y sin un centavo después de tres años de guerra, dieron la bienvenida a los Oficiales de Monumentos como salvadores. Los sofisticados y divertidos Hammond y Croft-Murray, con su contagioso amor por el arte, se convirtieron en los aliados instantáneos de los italianos.

Su cooperación se basó en una división del trabajo: los soprintendenti sabían lo que cada monumento requería para ser rescatado, los Venus Fixers podían proporcionar recursos en forma de materiales de construcción, combustible y transporte. Juntos iniciaron un programa de primeros auxilios que se centró en reemplazar ventanas y cubrir temporalmente los techos de iglesias y palacios antes del inicio del invierno. Los trabajadores empleados en la rehabilitación de edificios eran principalmente artesanos locales: canteros, albañiles y carpinteros, generalmente seleccionados por soprintendenti con la aprobación de los Oficiales de Monumentos.

Nada podría haberlos preparado para el impacto de Nápoles. & # 8220 Nunca vi tanta lluvia en mi vida, & # 8221 El Oficial de Monumentos, Capitán Deane Keller, comentó. Cuando los aliados entraron en la ciudad el 1 de octubre de 1943, Nápoles había sido objeto de más de 100 ataques aéreos. Sin electricidad ni agua corriente y muy poca comida, Nápoles estaba oscura, hambrienta y devastada. & # 8220I & # 8217 nunca había sido tan frío. principalmente porque nunca antes había estado en ningún lugar sin calefacción, escribió Keller a la luz de las velas a su esposa. & # 8220Han caminado millas y visto belleza y angustia. & # 8221 Keller, profesor de pintura y dibujo en Yale, quedó impresionado por el contraste entre el esplendor del arte de la ciudad y el sufrimiento de su población. A su hijo pequeño le escribió: & # 8220Los niños pequeños de aquí no tienen bicicletas. Son demasiado pobres. Algunos no tienen zapatos. ¿No es & # 8217t demasiado malo? & # 8221

Nápoles supuso un serio desafío para los Venus Fixers. Habían llegado para rescatar iglesias, museos y obras de arte en una ciudad plagada de enfermedades, donde la prostitución era desenfrenada y una gran parte de la población al borde de la inanición. La credibilidad de Fixers & # 8217 también fue cuestionada implícitamente por miembros de su propio ejército, quienes requisaron agresivamente los pocos edificios históricos que quedaron en pie después del bombardeo, incluso si eso significaba blanquear una habitación con frescos en el Palacio Real para ser utilizada como un club de oficiales & # 8217 , o apilar cajas contra mosaicos pompeyanos cuando el célebre Museo Arqueológico se convirtió en un depósito de suministros médicos.

En diciembre de 1943, después de que repetidos informes de soldados aliados y vandalismo llegaran al cuartel general supremo, el general Eisenhower envió una carta a todos los comandantes aliados. Advirtió a sus hombres que no usaran & # 8220el término & # 8216 necesidad militar & # 8217. donde sería más sincero hablar de conveniencia militar o incluso conveniencia personal. & # 8221 La necesidad militar, insistió Eisenhower, no debería & # 8220 disimular la holgura o la indiferencia & # 8221. El comunicado & # 233 confirmó la convicción de Venus Fixers & # 8217 de que, después de alimentar a los napolitanos demacrados, el esfuerzo por comenzar a restaurar su arte centenario fue un camino seguro hacia la regeneración del tejido social y emocional deshilachado de la ciudad.

En cuanto al escepticismo persistente y burlón de algunos de sus camaradas, lo contrarrestaron con un humor autocrítico. & # 8220 & # 8220 Para ocultar lo que eufemísticamente se conoce como mi & # 8216 falta de antecedentes de regimiento, & # 8217 & # 8221 El oficial de monumentos y arquitecto inglés Basil Marriott escribió años después, & # 8220 Me creció un bigote formidable que a veces ponía a extraños, e incluso a mí mismo, el olor, pero la pezuña hendida generalmente tendía a mostrarse a través de mis botas de desierto, deduje. & # 8221

En Nápoles, atrapados en la parte trasera de las operaciones durante meses, los Oficiales de Monumentos desarrollaron un espíritu de equipo. Mientras los ejércitos opuestos luchaban furiosamente a lo largo del río Volturno y más tarde alrededor de la ciudad de Cassino, la unidad de artes recuperó y almacenó miles de fragmentos de decoración de mármol, madera y estuco de docenas de iglesias destrozadas. Estos fragmentos se convertirían en los bloques de construcción en Italia y en la restauración de posguerra de sus tesoros artísticos. Todas las mañanas, Deane Keller se llenaba los bolsillos de caramelos y galletas donadas por la Cruz Roja para distribuirlas entre los pilluelos de las calles napolitanas, y de cigarrillos para atraer a los trabajadores italianos a trabajar.

El 18 de marzo de 1944, el Monte Vesubio entró en erupción, agregando una catástrofe natural a la ciudad y la terrible experiencia de la guerra. Durante cinco días, un río de lava inundó varias aldeas al pie de la montaña, pero finalmente el viento alejó la nube de ceniza volcánica de la ciudad y Nápoles quedó intacta. & # 8220 Solíamos verlo por la noche & # 8212 Terrible, & # 8221, escribió un intrépido Capitán Keller sobre el espectáculo.

En ese momento, la batalla todavía se libraba alrededor de Cassino. Aunque se retiró bajo la presión aliada, el ejército alemán hizo un excelente uso estratégico de la cordillera de los Apeninos que se extendía longitudinalmente desde la región sur de Calabria hasta Liguria en el noroeste. Obligados a luchar en un terreno montañoso y fuertemente defendido que hacía casi imposible depender de la artillería pesada, los ejércitos aliados tardaron nueve meses en cubrir las 140 millas que separan Nápoles de Roma. Aunque la moral italiana se había desplomado después de la euforia inicial en los desembarcos aliados en Sicilia, no todos en Roma habían perdido la esperanza: & # 8220Americanos, ¡aguanten! ¡Estamos viniendo a rescatarlo! ”, Declaró # 8221 un mensaje de graffiti garabateado en una pared en el barrio de Trastevere. Si Roma estaba postrada, su espíritu vernáculo e irreverente no fue completamente vencido por tres años de dura guerra.

El jeep del General Clark rodó por las calles de la Roma liberada, desde la Basílica de San Pedro hasta la Colina Capitolina, el 4 de junio de 1944. Los Oficiales de Monumentos entraron en una ciudad cuyas hermosas plazas, museos importantes y palacios antiguos estaban prácticamente ilesos. El general alemán Albert Kesselring había abandonado Roma sin dar pelea, perdonando los puentes de la ciudad y evitando la batalla calle por calle que sería el triste destino de Pisa un mes después. Los hombres de la unidad artística fueron acogidos por la élite intelectual y cultural de la ciudad. En Roma, respiraron una atmósfera de alivio una vez que terminó la preocupación constante por la comida y el miedo a las bombas, los arrestos fascistas y las deportaciones nazis, los residentes no pudieron esperar para reabrir sus museos, teatros y salas de conciertos.

Distinguido y multilingüe, Ernest De Wald, profesor de arte y arqueología en Princeton y director del equipo MFAA en Italia, encaja perfectamente con la aristocracia capitalina. Palma Bucarelli, la bella y visionaria directora de la Galería Nacional de Arte Moderno de Roma # 8217, presentó a Teddy Croft-Murray a su círculo de amigos escritores y artistas. & # 8220 Es ruidoso, gesticula y sonríe constantemente & # 8212 Realmente excepcional para un inglés, & # 8221, escribió con agradecimiento en su diario.

En agosto de 1944, Bucarelli, con su colega Emilio Lavagnino, ayudó a Perry Cott a organizar una exposición de 48 obras maestras elegidas entre cientos de pinturas almacenadas en el Vaticano para su seguridad hasta la liberación de la capital. Entre estos estaban Rafael & # 8217s Matrimonio de la Virgen, Piero della Francesca & # 8217s Flagelación y Tiziano & # 8217s Amor sagrado y profano. Ubicado en el Palazzo Venezia, desde cuyo balcón Mussolini había arengado a los italianos durante 20 años, el espectáculo estaba pensado como un agradecimiento a las tropas aliadas que luchan en Italia y una exhibición de los Oficiales de Monumentos y la dedicación # 8217 a salvaguardar el patrimonio artístico de Italia. Los italianos que asistieron se emocionaron al ver tanta belleza que se había escondido durante años. Empezaron a sentir que, quizás, el final de la guerra estaba a la vista.

En cambio, en el verano de 1944, la campaña italiana entró en su fase más dramática. Unos pocos oficiales de monumentos adjuntos a las tropas de combate siguieron a su ejército en su avance hacia el norte. La línea del frente se movió rápidamente a través de Umbría y entró en Toscana. & # 8220Este fue nuestro rápido y polvoriento avance, & # 8221 Deane Keller caracterizó más tarde su ascenso a través del oeste de la Toscana con el Quinto Ejército estadounidense. El capitán Keller calculó que en el verano y el invierno de 1944 visitó al menos 200 ciudades. Conduciendo un jeep sin capota ni amortiguadores, el estadounidense rubio, fornido y de 43 años comía raciones del ejército junto a la carretera y, a menudo, dormía en una tienda de campaña, casi nunca durante más de dos noches en el mismo lugar. Pero esta era la guerra con la que había soñado durante sus largos meses en Nápoles. & # 8220 Tendré que explicar, & # 8221 le escribió a su esposa, & # 8220 lo que quiero decir con emocionante. & # 8221

Hubo una emoción especial en conducir a una ciudad italiana tan pronto como fue liberada. Keller se apresuró a evitar los saqueos y el vandalismo, generalmente el resultado de lo que Mason Hammond describió como un soldado liberador & # 8217 & # 8220 primer arrebato de entusiasmo & # 8221 al entrar en un sitio recién conquistado. Keller reclutó la ayuda de los residentes - # 8212 un niño local o un guerrero partidista, un sacerdote o un policía & # 8212 para llevarlo a los monumentos. & # 8220Mejor para conseguir guías nativos & # 8221 Keller señaló, y agregó que su trabajo inicial implicó & # 8220 intentar encontrar las llaves de los edificios, romper ventanas para entrar. despertar a los sacerdotes, además de enviar a Carabinieri como guardias y escuchar historias de atrocidades alemanas. & # 8221

Al inspeccionar una villa o palacio abandonado, procedió con precaución: & # 8220I Nunca enderezar una foto & # 8212 siempre tengo mi linterna & # 8221, tranquilizó a su esposa, quien, en Hartford, Connecticut, había leído sobre el peligro de las minas y las trampas explosivas.

En Tarquinia, el museo etrusco había sido abandonado durante los combates de primera línea. Sus objetos preciosos podrían haber sido saqueados, pero no fueron & # 8217t & # 8212 porque Keller colocó un guardia y una señal de advertencia en su puerta.

No importa cuán frenético sea su ritmo o cuán inclemente el clima, la belleza de Italia a veces detuvo a Keller en seco: & # 8220 Esto es una cosa acerca de Italia, & # 8221 escribió, & # 8220 tiene un sentimiento místico y una gran tranquilidad. & # 8221 Para cuando Keller llegó a Pisa, sitio de los alemanes & # 8217 última resistencia en el río Arno y escenario durante semanas de furiosos combates, había obtenido el apoyo total del general Edgar Erskine Hume, jefe del Quinto Ejército & # 8217s asuntos civiles, en forma de hombres y material, para iniciar una intervención masiva antes del inicio del invierno.

En la iglesia de Camposanto en Pisa, el techo de plomo, alcanzado por la artillería aliada a fines de julio de 1944, se incendió y se derritió en el interior. Keller organizó equipos de trabajadores italianos que durante semanas rasparon estatuas de plomo endurecido y sarcófagos y recogieron miles de fragmentos de los frescos que habían cubierto las paredes. & # 160 El trabajo realizado por los italianos fue invaluable, aunque en una ocasión Keller necesitó desahogarse : & # 8220 Dios, cómo pueden hablar los italianos. Supongo que me pongo un poco impaciente, pero hablan todos a la vez y es & # 8217 el diablo decidir una cosa & # 8221.

En el sector oriental de la Toscana, el teniente Frederick Hartt, un historiador del arte de Yale, avanzó con el Octavo Ejército británico. Fue testigo de lo desenfrenado de los daños: la ciudad de Arezzo, expuesta a un intenso fuego de artillería, había sido devastada, mientras que Siena, indefensa por los alemanes, resultó ilesa. A bordo de su jeep, & # 8220Lucky 13, & # 8221 Hartt a menudo conducía peligrosamente cerca del fuego cruzado de los dos ejércitos & # 8217 artillerías, buscando señales reveladoras de minas en el camino. Sabía que los soprintendenti italianos habían escondido miles de obras de arte en castillos, villas y monasterios al comienzo de la guerra, cuando las ciudades eran blanco de ataques aéreos y el campo era más seguro. Solo en Florencia, se habían llenado 3.000 cajas con pinturas, esculturas, bibliotecas y archivos enteros y todo lo que se podía mover, incluidas las estatuas de Miguel Ángel para la familia Medici y la tumba de la iglesia de San Lorenzo. Ahora esas obras maestras estaban en medio del teatro de la guerra.

Hartt, alto y excitable, descubrió las esculturas de Miguel Ángel en el garaje de la Villa di Torre a Cona, enjauladas en cajas de madera. El 1 de agosto, Hartt recibió la noticia de que un tesoro de pinturas de las Galerías Uffizi y el Palacio Pitti se había encontrado, por casualidad, en el Castillo de Montegufoni. A pesar de la batalla que se había librado alrededor del castillo durante días, las decenas de aldeanos que habían buscado refugio en su interior y las decenas de soldados que habían vivaqueado dentro de sus muros, Botticelli & # 8217s Primavera, Giotto & # 8217s Madonna d & # 8217Ognissanti y 263 fotografías más no fueron, en general, peores por el desgaste.

Como declaró el conservador George Stout, que se desempeñó como Oficial de Monumentos en Francia y Alemania, & # 8220Hay & # 8217s muchas tonterías sobre la fragilidad de los & # 8216 viejos maestros & # 8217. lote. De lo contrario, no habrían durado tanto tiempo. & # 8221 (Stout, quien se convertiría en directora del Museo Isabella Stewart Gardner de Boston, es interpretada por Clooney en la película. Matt Damon asume el papel del colega de Stout & # 8217, James Rorimer , el historiador del arte formado en Harvard asignado a los Monuments Men en Francia y Alemania y nombrado director del Museo Metropolitano en 1955.)

Hartt se instaló en Montegufoni. Mientras esperaba ansioso la liberación de Florencia, evaluó las obras de arte encontradas en castillos y villas cercanas. & # 8220 A menudo paramos las operaciones solo para quedarnos de pie y admirar & # 8221, recordó el capitán Sheldon Pennoyer, un pintor estadounidense que se había unido a Hartt allí desde Roma. Por la noche, una mujer del pueblo preparaba comidas que eran una feliz fusión de raciones militares y verduras del huerto del castillo. & # 8220 La falla de la vela fue una señal para entregarse, & # 8221 Pennoyer escribió.

El 4 de agosto entraron en Florencia los primeros soldados aliados. Con sus barrios del norte todavía fuertemente defendidos por las tropas alemanas, la ciudad se consideraba insegura. Al oficial de monumentos y archivero británico Roger Ellis se le permitió entrar en Florencia solo por unas pocas horas, lo suficiente para informar que todas las iglesias principales estaban intactas y mirar detrás de la pared de sacos de arena que protegían los frescos de Masaccio en la Capilla Brancacci y encontrarlos ilesos.

Esta fue una noticia prometedora, pero quince días después, Hartt regresó a un paisaje de ruinas. Cinco de los puentes de la ciudad, entre ellos el medieval Ponte alla Carraia y Ponte alle Grazie, y el renacentista Ponte Santa Trinita, habían sido minados y destruidos por las fuerzas alemanas en retirada. Solo el Ponte Vecchio se había salvado, pero el área que lo rodeaba, un tercio del corazón medieval de la ciudad, había sido arrasada por las explosiones. Hartt se propuso salvar lo que quedaba de ella. El capitán Roderick Enthoven, un arquitecto británico con gafas, resistió valientemente a los ingenieros del ejército que querían derribar la dañada Torre degli Amidei. La torre medieval fue apuntalada, restaurada y se encuentra hasta el día de hoy en la calle Por Santa Maria, uno de los pocos vestigios que se conservan de la Florencia medieval.

Hartt vivió durante un año en Florencia, huésped de la aristocrática familia Corsini en su palazzo en el Arno. Pasó sus días conduciendo por la Toscana en su búsqueda por rehabilitar sus edificios históricos marcados por la guerra para protegerse contra los vientos cortantes de los Apeninos, vestía un pesado abrigo de invierno forrado con lana de cordero y # 8217, un regalo de un granjero local. Por la noche, obsequiaba a la princesa Lucrezia Corsini y a sus hijos con sus aventuras.

Durante el otoño y el invierno de 1944, él y sus compañeros Venus Fixers intentaron localizar una gran cantidad de obras de arte que, a diferencia de las imágenes encontradas fortuitamente en Montegufoni, habían desaparecido tras las líneas enemigas. & # 8220Stolen, & # 8221 fue cómo Hartt resumió el transporte orquestado por los alemanes de las propiedades de la Villa de Poggio a Caiano y otros depósitos de arte toscano en el verano de 1944. Las obras de arte habían sido saqueadas bajo las órdenes del coronel alemán Alexander Langsdorff.

Finalmente, se descubrieron más de 500 pinturas y esculturas en Tirol del Sur después de la rendición alemana el 2 de mayo de 1945. Cargadas en 13 vagones de un tren que fue el primero en cruzar el río Po después de que terminó la guerra, las obras de arte florentinas regresaron a casa el 22 de julio de 1945. Mientras los camiones que transportaban los tesoros lentamente retumbaban por las calles de Florence, Keller, que había trabajado durante dos meses para organizar su repatriación, expresó su sentido de & # 8220Blessed Relief! & # 8221

That emotion would be colored by a tinge of melancholy as the Monuments Officers left Italy by late 1945. Eager to return to peacetime, and their families, they rarely spoke about their wartime service. A few stories became family lore. Basil Marriott’s relations recalled that he had helped put the roof back on Palladio’s basilica in Vicenza and return the equestrian sculptures to St. Mark’s Square in Venice. “Is this a soldier’s tale?” one of his nephews would wonder.

Deane Keller resumed his studio-art instruction at Yale as well as his parallel career as a portrait artist—the “Eakins of Yale,” as a colleague described him. Ernest De Wald taught art and archaeology at Princeton and directed the university’s art museum until his retirement in 1960. Teddy Croft-Murray resumed his scholarly pursuits and curatorial duties at the British Museum. At the time of his death, in 1980, he had nearly completed the catalog of the museum’s collection of British drawings.

Frederick Hartt held appointments at various American universities his History of Italian Renaissance Art, first published in 1969, remains a textbook classic. By a strange twist of fate, Hartt was able to help Florence not once but twice in his lifetime. In the aftermath of the disastrous flood of 1966, he rushed to the devastated city, worked side by side with his good friend from their wartime days, Ugo Procacci, and raised funds in the United States to help restore dozens of damaged artworks. Florence made him an honorary citizen and while Deane Keller’s ashes are buried in the Camposanto in Pisa, Hartt rests in the Porte Sante cemetery in Florence.

To this day, a romantic aura surrounds the adventures of the Monuments Officers. Even the humdrum aspect of their work—the retrieval of broken pieces and the patient checking of lists of artworks—had an aspect of derring-do, because what was at stake was nothing less than the survival of Italian civilization. The Monuments Officers were “remarkable people who refused to let the greatest achievements of the past become casualties of a horrific war,” notes Keith Christiansen, curator of European paintings at the Metropolitan Museum of Art in New York. It was “the presence of Allied officers familiar with the cultural heritage of the nation that gave local authorities” as postwar restoration began, says Lynn H. Nicholas, author of the seminal The Rape of Europa: The Fate of Europe’s Treasures in the Third Reich and the Second World War.

The recent discovery of some 1,500 pictures in the Munich apartment of Cornelius Gurlitt, the son of Nazi-era art dealer Hildebrand Gurlitt, is a painful reminder, nearly 70 years from the end of World War II, that these were a very few men tasked with a colossal job. The men of the arts unit couldn’t avoid the destruction of the Abbey of Montecassino—an instance of “military necessity”—or the pulverization of Mantegna’s Ovetari Chapel in Padua.

But monuments that were given up for lost, including the Tempio Malatestiano in Rimini, a jewel of Renaissance architecture by Leon Battista Alberti, were restored beautifully after the war, thanks largely to the Venus Fixers’ painstaking retrieval of the church’s smashed walls and decoration. The same can be said of many of the 17th-century palaces of Turin and Genoa and the Baroque churches of Palermo, all carefully reconstructed from heaps of smoking rubble.

The significance of their work isn’t lost on Italian officials to this day. By visiting even the smallest villages and remote hamlets, the Venus Fixers understood what Antonio Paolucci, director of the Vatican Museums, describes as the “pervasive quality of Italian art”: a beauty that doesn’t reside exclusively in major museums but can be found in a narrow Neapolitan alley or a little Umbrian hill town.

If Italian cities today look as beautiful as they do, that is thanks to the Monuments Officers’ campaign. What jubilant Florentines shouted when their artworks re-entered the city expresses what the whole of Italy owes the Venus Fixers: “Grazie!”

About Ilaria Dagnini Brey

Ilaria Dagnini Brey learned of the "Venus Fixers," the subject of her 2009 book while researching the 1944 bombing of Ovetari Chapel in Padua, her hometown.


WWII Aerial Photos and Maps

This site contains digitized copies of maps, still photos, and aerial photographs copied primarily from originals in the U.S. National Archives, the U.S. Library of Congress, and donations from fellow researchers. casino portugal bonus

The aerial photographs were taken in and around large cities such as Leningrad, Moscow, Stalingrad, and Warsaw and of rural areas around these cities. Target Dossier photos were taken of cities, towns, and villages throughout Eastern Europe and North Africa. apostas desportivas
The maps include scales of 1:1000 000, 1:500 000, 1:300 000, 1:100 000, 1:50 000 and 1:25 000 and cover many major battles and campaigns. Still photos cover areas in Eastern and Western Europe and categories such as ships, tanks, planes, generals, civilians, countries. sites de apostas


There are collections of German and Russian daily reports and situation maps and many other types of maps. 1xbet

I HAVE HIGHER QUALITY VERSIONS OF MOST OF THE IMAGES ON THIS SITE. Email me if you need them. None of the images on this web site are for sale. They are available free of any charge for the purpose of historical research. bet365

************************************************************************************************
I have posted German Eastern Front situation maps for most of 1942. The quality of these maps is much better than the ones that were there in the past. Please check under 'German Situation Maps' for the latest additions. sports betting canada

************************************************************************************************
Most of the images in this web site where obtained from the National Archives at College Park, Maryland and without the help of the personnel in the German Captured Documents areas, microfilm, maps, and aerial photography, the collection on this website would have been impossible to assemble. casinos portugal
The personnel at the Library of Congress in the Maps and Cartography section were very helpful in obtaining copies of Russian topographical maps. 22bet
I have also found many maps at the online Perry-Casta eda Library Map Collection, the online site of the Institut f r Geographie und Geologie der Universit t Greifswald, and received many donated maps from persons interested in my site. casas de apostas brasileiras
melhores casinos online


Get the tools you need to discover insights that matter. Measure aerial images with line, area, radius, height, width, and roof pitch or multiple areas. Export georeferenced maps with annotations, overlay data, and save your project within MapBrowser for collaboration with colleagues or customers.


Introducción

Maps and atlases have been an important part of the collections of the Library of Congress since its beginning in 1800, when a joint congressional committee purchased three maps and an atlas from a London dealer. Since then, the Library's cartographic holdings have grown to more than 5 million map sheets,105,000 atlases, 138,000 microfilm and microfiche items, 5,500 globes, 2,000 terrain models, 1.6 million aerial photographs and remote sensing images, and thousands of digital files.

The Geography and Map Division has custody of the bulk of the Library's cartographic materials. Established in 1897 as the Hall of Maps to serve Congress and federal agencies, the Geography and Map Division today functions as the National Map Library. Its primary responsibility is developing the Library's cartographic collections. An average of some seventy thousand items are acquired yearly through government deposits, transfers of superseded maps from federal libraries, copyright deposits, domestic and international exchanges, purchases, and gifts. These range from rare atlases to geospatial data, but the major focus of the Geography and Map Division acquisition program is acquiring current materials from all countries. While many of the current items are acquired through exchanges and deposits, the division relies heavily on public-spirited citizens to assist in the acquisition of rare maps and unique collections. The cartographic collections date from the fourteenth century and cover virtually every country and subject.

Antoine Lafréry. [Scandinavia.] Geografia tavole moderne di geografia de la maggior parte del mondo. 1575. Library of Congress Geography and Map Division.

Georg Braun and Franz Hogenberg. Civitates Orbis Terrarum. 1612. Library of Congress Geography and Map Division.

Map of the World, from 1513 Ptolemaic atlas. 1513. Library of Congress Geography and Map Division.

Maps acquired by the division since 1968 have been cataloged. As a major service to the map library community, the division establishes, maintains, and disseminates national standards for classifying and cataloging maps and atlases through the MARC (Machine Readable Cataloging) Map system.

In 1901, Philip Lee Phillips, the first chief of the Hall of Maps, reported to the Librarian of Congress that: "This collection, which is the largest extant, will in time be of great value, not only to the cartographer, but also to the historian." Due to the tireless efforts of Phillips and five generations of map librarians, the Geography and Map Division's collection of cartographic materials is of even greater value today. In addition to cartographers, geographers, and historians, the collection is heavily used by genealogists, preservationists, urban planners, ecologists, and scientists.

In an effort to reach a wider audience and to further develop, enhance, and promote the Library's geographic and cartographic collections, the Geography and Map Division established the Philip Lee Phillips Society, an association of friends of the division, in 1995.


The Germans withdraw from Italy in early 1944

Post by Juan G. C. » 13 Mar 2021, 13:21

I have recently found something very interesting in a biography of Manstein. When asked in the spring of 1944 what he would do in Italy "if he were in charge of this theatre, Manstein replied that he would bring back into Germany the bulk of the forces stationed on Italian soil, and this as quickly as possible so that the Americans and the English would not be able to catch them. He would then defend the Alpine crossings with only a few troops. As for the mobile units of Kesselring's army group, they could be reformed in Germany, then prepared for offensive action as strategic reserves" (Benoit Lemay, Erich von Manstein: Hitler's Master Strategist, p. 429).

What if the Germans had done just that, say, after the landings of Anzio? What would the consequences have been? On the one hand, probably It would have been easy to defend the Alps, much less forces would have been needed on the parte of the Germans, and they could have created strategic reserves. On the other hand, the Germans would have Lost all the industry and resources of Italy, which would have fallen on the hands of the Allies. The Allies could have put their Air bases much nearer to Germany, and It would have been much easier for them to land on the Balkans.

Also interesting is what consequences would that movement have had on Allied strategy, which by then was set on Overlord. Perhaps it could have leas to them reconsidering the strategy.

Re: The Germans withdraw from Italy in early 1944

Post by OpanaPointer » 13 Mar 2021, 14:21

Bellum se ipsum alet, mostly Doritos.

Re: The Germans withdraw from Italy in early 1944

Post by Andy H » 13 Mar 2021, 14:43

I have recently found something very interesting in a biography of Manstein. When asked in the spring of 1944 what he would do in Italy "if he were in charge of this theatre, Manstein replied that he would bring back into Germany the bulk of the forces stationed on Italian soil, and this as quickly as possible so that the Americans and the English would not be able to catch them. He would then defend the Alpine crossings with only a few troops. As for the mobile units of Kesselring's army group, they could be reformed in Germany, then prepared for offensive action as strategic reserves" (Benoit Lemay, Erich von Manstein: Hitler's Master Strategist, p. 429).

What if the Germans had done just that, say, after the landings of Anzio? What would the consequences have been? On the one hand, probably It would have been easy to defend the Alps, much less forces would have been needed on the parte of the Germans, and they could have created strategic reserves. On the other hand, the Germans would have Lost all the industry and resources of Italy, which would have fallen on the hands of the Allies. The Allies could have put their Air bases much nearer to Germany, and It would have been much easier for them to land on the Balkans.

Also interesting is what consequences would that movement have had on Allied strategy, which by then was set on Overlord. Perhaps it could have leas to them reconsidering the strategy.

The other side of the coin would be that the German position in the Balkans and SE Central Europe would have collapsed and also the Allied divisions that spent '44 slogging up Italy, would have been available for deployment elsewhere as well.
The Germans in southern France would either need to reinforce the French/Italian border or risk being cut off by an Allied thrust west.
You've already mentioned the obvious movement of Allied air units north, thus accelerating the bombing campaign against the German economy.
Allied naval units can also be re-directed else where.


Liturgy [ edit | editar fuente]

Mass is celebrated (according to this page):

Sundays 8:00, 10:00, 11:30, 19:00.

Visitors cannot access the chapels of St Helena and the Relics during the celebration of Mass, which may take at least an hour each time.

The church was included in the 7th century pilgrims' itinerary of Roman churches, and later became a Jubilee basilica. St Philip Neri included it in his list of seven churches that should be visited by pilgrims, and a plenary indulgence used to be attached to anyone who visited all seven in one day. You can now gain the indulgence by visiting one of the seven, albeit only once a year.

It is the station church on the fourth Sunday of Lent, when the relics are exposed for veneration, and on Good Friday when the Liturgy of the Passion and the Solemn Veneration of the Cross in the afternoon is preceded by a papal procession from the Lateran.

The titular feast of this church the Exaltation of the Cross on 14 September. Another major feast, the Discovery of the Cross, used to be celebrated on 3 May and this was the only day when women were allowed into the Chapel of Helena until the early 20th century. However, this feast was suppressed in the Roman Calendar in 1970 and is no longer kept.


Ver el vídeo: Eros Ramazzotti - La Cosa Mas Bella Più Bella Cosa Official Video