Proclamada República de Biafra

Proclamada República de Biafra


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Después de sufrir durante años de represión bajo el gobierno militar de Nigeria, el estado separatista de Biafra proclama su independencia de Nigeria.

En 1960, Nigeria se independizó de Gran Bretaña. Seis años más tarde, los musulmanes hausas en el norte de Nigeria comenzaron a masacrar a los cristianos igbos en la región, lo que provocó que decenas de miles de igbos huyeran hacia el este, donde su gente era el grupo étnico dominante. Los igbo dudaban de que el opresivo gobierno militar de Nigeria les permitiera desarrollarse, o incluso sobrevivir, por lo que el 30 de mayo de 1967, el teniente coronel Odumegwu Ojukwu y otros representantes no igbo de la zona establecieron la República de Biafra, que comprende varios estados de Nigeria.

Después de que los esfuerzos diplomáticos de Nigeria no lograran unificar el país, estalló la guerra entre Nigeria y Biafra en julio de 1967. Las fuerzas de Ojukwu hicieron algunos avances iniciales, pero la fuerza militar superior de Nigeria redujo gradualmente el territorio de Biafra. El estado perdió sus campos petroleros, su principal fuente de ingresos, y sin los fondos para importar alimentos, aproximadamente un millón de sus civiles murieron como resultado de una desnutrición severa. El 11 de enero de 1970, las fuerzas nigerianas capturaron la capital provincial de Owerri, uno de los últimos bastiones de Biafra, y Ojukwu se vio obligado a huir a Costa de Marfil. Cuatro días después, Biafra se rindió a Nigeria.


10 cosas que debes saber sobre Biafra y la guerra de Biafra

Casi 50 años después de la Guerra de Biafra (6 de julio de 1967 - 15 de enero de 1970) que casi destruyó la unidad de Nigeria, sus agitadores se han negado a abandonar la lucha.

Esta lucha de algunos igbo para separarse de Nigeria comenzó cuando el 30 de mayo de 1967, el difunto Chukwuemeka Odumegwu Ojukwu, un oficial militar y político anunció una ruptura de la Región Oriental con el nuevo nombre de República de Biafra.

Esto posteriormente provocó la guerra civil de Nigeria, también conocida como la guerra de Biafra. La guerra fue entre la entonces Región Oriental de Nigeria y el resto del país. La guerra se libró para reunificar el país.

LEA TAMBIÉN: Admisión a la Academia de Defensa de Nigeria

A continuación hay algo que debe saber sobre Biafra y la guerra de Biafra.

1. Significado de Biafra

Poco se sabe sobre el significado literal de la palabra Biafra. La palabra Biafra probablemente deriva del subgrupo Biafar o Biafada del grupo étnico Tenda que reside principalmente en Guinea-Bissau. Por lo tanto, la palabra Biafar parece haber sido una palabra común en el idioma portugués en el siglo XVI. Se cree que Biafra, un estado secesionista en el sureste de Nigeria, tomó su nombre de Bight of Biafra (la bahía atlántica al sur).

2. ¿Qué causó la guerra?

Según historiadores de la guerra locales y extranjeros, las causas inmediatas de la guerra civil de Nigeria en 1966 incluyeron: un golpe militar (llevado a cabo por el mayor Nzeogwu que condujo a la muerte de Tafawa Belewa, etc.), un contragolpe (dirigido por Gowon, que llevó al brutal asesinato de Aguiyi Ironsi, Fajuyi, etc.) y al pogromo anti-Igbo de 1966 en el norte (persecución de los Igbo que viven en el norte de Nigeria).

3. Más de un millón de personas murieron en la guerra.

La guerra que duró 30 meses se cobró la vida de más de un millón de personas. Algunos murieron en la batalla, mientras que otros se perdieron principalmente por el hambre y el hambre. Hubo más de 50.000 bajas de soldados tanto del lado de Biafra como del ejército nigeriano.

4. El dinero de Biafra

El dinero de Biafra

El gobierno de Biafra creó el Banco de Biafra, cumplido bajo el "Decreto No. 3 de 1967". El banco fue administrado por un gobernador y cuatro directores. El primer gobernador, que firmó con billetes de banco, fue Sylvester Ugoh. Tenían su propia moneda diferente a la de Nigeria. La moneda de Biafra había sido la libra nigeriana, hasta que el Banco de Biafra empezó a imprimir sus propios billetes, la libra de Biafra. La nueva moneda se hizo pública el 28 de enero de 1968. Se estima que al final de la guerra había en circulación un total de 115-140 millones de libras de Biafra.

Vea la protesta del 6 de noviembre en el puente de Onitsha contra la detención del director de Radio Biafra, Nnamdi Kanu (el artículo continúa a continuación):

El gobierno nigeriano al final de la guerra ordenó a los biafrans derrotados que destruyeran todas sus monedas.

5. Su himno nacional

Land of the Rising Sun '' fue el himno nacional proclamado del estado secesionista de Biafra, en el sureste de Nigeria. La melodía fue adoptada de Sibelius & # 39 & quotFinlandia & quot y escrita por Nnamdi Azikiwe.

Una bandera roja, negra y verde, horizontalmente, con un sol naciente del Escudo de Armas (de la antigua Provincia Oriental) en oro en el centro fue creada por el Gobierno de Biafra y izada el 30 de mayo de 1967. El diseño y los colores se basan en la bandera panafricana diseñada por la Unión de Marcus Garvey. Los once rayos del sol representaron las once provincias de Biafra.

La bandera de Biafra

Los tres colores panafricanos de la bandera representan:

Rojo: la sangre que une a todas las personas de ascendencia africana negra y derramada por la liberación.

Negro: gente negra cuya existencia como nación, aunque no como estado-nación, está afirmada por la existencia de la bandera.

Verde: la abundante riqueza natural de África.

7. Estados bajo Biafra

Constituía la antigua región oriental de Nigeria y estaba habitada principalmente por Igbo (Ibo). Biafra se ha dividido comúnmente en cuatro "tribus" principales: los Igbos, los Ibibio-Efiks, los Ijaws y los Ogojas. Los estados modernos que componen Biafra de la región este y medio oeste son: Abia, Anambra, Akwa Ibom, Bayelsa, Enugu, Ebonyi, Imo, Delta, Rivers and Cross River, Igbanke en el estado de Edo y la parte sur del estado de Benue. Edo.

8. Cómo obtuvieron sus armas y municiones

Los biafrans, a través de muchos de sus habitantes en el extranjero, montaron una campaña y propaganda muy fuerte para el reconocimiento de Biafra por parte de la comunidad internacional y para la compra de armas y equipo. Biafra fue reconocida por países como Tanzania, Zambia, Gabón, Costa de Marfil, Haití y Côte d & # 39Ivoire.

Sin embargo, Gran Bretaña suministró cantidades de armas pesadas y municiones a la parte nigeriana debido a su deseo de preservar el país que creó.

9. Cómo los militares nigerianos recuperaron los territorios de Biafra

En marzo de 1968, Onitsha cayó en manos de las tropas federales de la 2.a División de Infantería, después de muchos intentos fallidos y sangrientos. En abril, Abakaliki fue capturada, seguida en mayo por la caída de Port Harcourt ante las tropas de la 3.ª División de Comando de Marines. Aba cayó ante las fuerzas federales el 4 de septiembre, seguido el 16 de septiembre por Owerri y Okigwe fue tomado el 1 de octubre.

10. Cómo terminó la guerra

Las fuerzas de Biafra finalmente fueron derrotadas en una serie de enfrentamientos a finales de diciembre de 1969 y principios de enero de 1970. Al darse cuenta de que la situación era desesperada, Ojukwu entregó la administración de Biafra al comandante de división del ejército de Biafra, general Phillip Effiong. Luego huyó con su familia inmediata a Côte d’Ivoire. Effiong consultó con el Comité Estratégico de Biafra sobre la situación y decidieron que ya era suficiente y que la única salida honorable era rendirse. Biafra, al borde del colapso total, se rindió y dejó de existir.


Proclamada República de Biafra - HISTORIA

Una historia de la República de Biafra: derecho, crimen y la guerra civil nigeriana

Prensa de la Universidad de Cambridge, 2020

La República de Biafra duró menos de tres años, pero la guerra por su secesión contorsionaría a Nigeria durante las próximas décadas. Samuel Fury Childs Daly examina la historia de la Guerra Civil de Nigeria y sus secuelas desde un punto de vista poco común: la sala de audiencias. En tiempos de guerra, Biafra estaba repleta de armas de fuego, devastada por el hambre y administrada por un gobierno que cedió bajo el peso del conflicto. En estas peligrosas condiciones, muchas personas sobrevivieron mediante el fraude, la extorsión y la violencia armada. Cuando la lucha terminó en 1970, estas tácticas de supervivencia perduraron, a pesar de que Biafra desapareció del mapa. Basado en una investigación que utilizó un archivo original de registros legales e historias orales, Daly cataloga cómo la gente navegó en condiciones de extrema dificultad en el frente de guerra y muestra cómo las condiciones de la Guerra Civil de Nigeria allanaron el camino para la larga experiencia criminal del país que fue seguir.

"Una mezcla sorprendente del interés humano del" crimen verdadero "y una visión teórica del funcionamiento de la" guerra de la ley "en un estado separatista en guerra [...] La historia legal de Biafra ofrece una parábola del poder y el idealismo de África occidental". Suplemento literario Times

'Con un análisis poderoso y reflexivo, Daly muestra cómo la secesión y la guerra civil rehacen una nación y una cultura nacional. Nigeria después de 1970 no es un caso de causas perdidas y nacionalismos triunfantes, sino de armas robadas y estrategias de supervivencia que se extienden desde la zona de guerra hasta las estafas en nuestras bandejas de entrada ”. Luise White, Universidad de Florida

'Uno de los análisis más críticos, sistemáticos y lúcidos del desmoronamiento del orden social anterior a la Guerra Civil en Nigeria. Daly toma la historia jurídica y la despliega como historia social, y viceversa, en una narrativa vívida e intensa de la forma de la vida cotidiana en el enclave secesionista de Biafra y más allá. Este es un relato extraordinario de las diferentes dimensiones de la vida en tiempos de guerra, así como en la Nigeria inmediatamente posterior a la guerra. Un testimonio elocuente de la barbarie de la guerra, así como de su trivialidad devastadora ». Wale Adebanwi, Universidad de Oxford

'Utilizando los registros judiciales de Biafra sobrevivientes, respaldados por historias orales, Daly muestra vívidamente la desintegración de las normas y el comportamiento tradicionales, presentando un caso convincente de que la anarquía en Nigeria surgió directamente de las condiciones de tiempo de guerra. Una contribución valiosa y única a las reevaluaciones actuales de la Guerra Civil de Nigeria '. S. Elizabeth Bird, Universidad del Sur de Florida

“Mucho más que una historia de la república separatista de Biafra, este libro es una mediación sobre cómo la guerra civil nigeriana surgió, reconstituyó y marcó a las instituciones gubernamentales. Es a la vez una historia social delicada y un intento provocador de explicar la corrupción y la disfunción política de la Nigeria de la posguerra ”. Steven Pierce, Universidad de Manchester


Biafra

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Biafra, estado secesionista de África occidental que declaró unilateralmente su independencia de Nigeria en mayo de 1967. Constituía la antigua Región Oriental de Nigeria y estaba habitada principalmente por Igbo (Ibo). Biafra dejó de existir como estado independiente en enero de 1970.

A mediados de la década de 1960, la inestabilidad económica y política y las fricciones étnicas caracterizaron la vida pública de Nigeria. En el norte, mayoritariamente hausa, el resentimiento contra la minoría igbo más próspera y educada estalló en violencia. En septiembre de 1966, entre 10.000 y 30.000 personas igbo fueron masacradas en la región norte, y quizás 1.000.000 huyeron como refugiados al este dominado por los igbo. Luego, los no Igbos fueron expulsados ​​de la Región Oriental.

Los intentos de los representantes de todas las regiones de llegar a un acuerdo fueron infructuosos. El 30 de mayo de 1967, el jefe de la Región Oriental, el teniente coronel (más tarde general) Odumegwu Ojukwu, con la autorización de una asamblea consultiva, declaró la región como una república soberana e independiente bajo el nombre de Biafra. El general Yakubu Gowon, líder del gobierno federal, se negó a reconocer la secesión de Biafra. En las hostilidades que estallaron en julio siguiente, las tropas de Biafra tuvieron éxito al principio, pero pronto las fuerzas federales numéricamente superiores comenzaron a presionar los límites de Biafra hacia adentro desde el sur, el oeste y el norte. Biafra se redujo a una décima parte de su área original en el curso de la guerra. En 1968 había perdido sus puertos marítimos y se había convertido en un país sin litoral. Los suministros sólo podían transportarse por vía aérea. El hambre y las enfermedades siguieron a las estimaciones de mortalidad durante la guerra, en general, entre 500.000 y 3.000.000.

La Organización de la Unidad Africana, el papado y otros intentaron reconciliar a los combatientes. La mayoría de los países continuaron reconociendo al régimen de Gowon como el gobierno de toda Nigeria, y el Reino Unido y la Unión Soviética le proporcionaron armas. Por otro lado, la simpatía internacional por la difícil situación de los niños hambrientos de Biafra trajo transporte aéreo de alimentos y medicinas de muchos países. Costa de Marfil, Gabón, Tanzania y Zambia reconocieron a Biafra como un estado independiente y Francia envió armas a Biafra.

Las fuerzas de Biafra fueron finalmente derrotadas en una serie de enfrentamientos a finales de diciembre de 1969 y principios de enero de 1970. Ojukwu huyó a Côte d'Ivoire, y los oficiales restantes de Biafra se rindieron al gobierno federal el 15 de enero de 1970. Biafra, a punto de perder colapso, entonces dejó de existir.

Este artículo fue revisado y actualizado más recientemente por Amy McKenna, editora sénior.


LA HISTORIA NO CONTADA DE LA GUERRA BIAFRA

A mediados de 1968, las imágenes de niños de Biafra desnutridos y hambrientos saturaron los medios de comunicación de los países occidentales. La difícil situación de los biafrans hambrientos se convirtió en un cause célèbre en países extranjeros, lo que permite un aumento significativo de la financiación y la prominencia de las organizaciones no gubernamentales (ONG) internacionales. El Reino Unido y la Unión Soviética fueron los principales partidarios del gobierno nigeriano, mientras que Francia, Israel y algunos otros países apoyaron a Biafra.

Poco después de extender su bloqueo para incluir el petróleo, el gobierno nigeriano lanzó una "acción policial" para retomar el territorio secesionista. [95] La guerra comenzó en las primeras horas del 6 de julio de 1967 cuando las tropas federales de Nigeria avanzaron en dos columnas hacia Biafra. La estrategia de Biafra había tenido éxito. El gobierno federal había comenzado la guerra y Oriente se estaba defendiendo. [96] La ofensiva del ejército nigeriano atravesó el norte de Biafra dirigida por el coronel Mohammed Shuwa y las unidades militares locales se formaron como la 1ª División de Infantería. La división estaba dirigida principalmente por oficiales del norte. Después de enfrentar una resistencia inesperadamente feroz y un gran número de bajas, la columna nigeriana de la derecha avanzó sobre la ciudad de Nsukka, que cayó el 14 de julio, mientras que la columna de la izquierda se dirigió a Garkem, que fue capturada el 12 de julio. [ cita necesaria ]

Los biafranos respondieron con una ofensiva propia cuando, el 9 de agosto, las fuerzas de Biafra se trasladaron al oeste hacia la región del Medio Oeste de Nigeria, que está al otro lado del río Níger, pasando por la ciudad de Benin, hasta que fueron detenidos en Ore en ( Ondo State) justo al otro lado de la frontera estatal el 21 de agosto, a solo 130 millas al este de la capital nigeriana de Lagos. El ataque de Biafra fue dirigido por el teniente coronel Banjo, un yoruba, con el rango de brigadier de Biafra. El ataque encontró poca resistencia y el Medio Oeste fue fácilmente conquistado.

Esto se debió al acuerdo previo a la secesión de que todos los soldados debían regresar a sus regiones para detener la avalancha de asesinatos, en los que los soldados igbo habían sido las principales víctimas. [44] [97] Los soldados nigerianos que se suponía que debían defender el estado del Medio Oeste eran en su mayoría Igbo del Medio Oeste y, aunque algunos estaban en contacto con sus homólogos del este, otros resistieron. El general Gowon respondió pidiendo al coronel Murtala Mohammed (quien más tarde se convirtió en jefe de estado en 1975) que formara otra división (la 2.a División de Infantería) para expulsar a los biafranes del Medio Oeste, así como defender el lado oeste y atacar Biafra desde Occidente también. Cuando las fuerzas nigerianas retomaron el Medio Oeste, el administrador militar de Biafra declaró la República de Benin el 19 de septiembre, aunque dejó de existir al día siguiente. (El actual país de Benin, al oeste de Nigeria, todavía se llamaba Dahomey en ese momento). [ cita necesaria ]

Aunque la ciudad de Benin fue recuperada por los nigerianos el 22 de septiembre, los biafreños lograron su objetivo principal atando a tantas tropas federales nigerianas como pudieron. El general Gowon también lanzó una ofensiva en Biafra al sur desde el delta del Níger hasta el área ribereña, utilizando la mayor parte del comando de la guarnición de Lagos bajo el mando del coronel Benjamin Adekunle (llamado Black Scorpion) para formar la 3.a División de Infantería (que luego fue rebautizada como la 3er Comando de Infantería de Marina). A medida que la guerra continuaba, el ejército nigeriano reclutó en un área más amplia, incluidos los Yoruba, Itshekiri, Urhobo, Edo, Ijaw, etc. [ cita necesaria ]

Ofensiva nigeriana Editar

El mando se dividió en dos brigadas con tres batallones cada una. 1ª Brigada avanzó La 1ª Brigada avanzó sobre el eje Ogugu - Ogunga - Carretera Nsukka mientras que la 2ª Brigada avanzó sobre el eje Gakem - Obudu - Carretera Ogoja. El 10 de julio de 1967, había conquistado todos sus territorios asignados. El 12 de julio, la 2.ª brigada había capturado Gakem, Ogudu, Ogoja.

Enugu se convirtió en el centro de la secesión y la rebelión, y el gobierno nigeriano creía que una vez que Enugu fuera capturado, la campaña de secesión terminaría. Los planes para conquistar Enugu comenzaron el 12 de septiembre de 1967 y el 4 de octubre de 1967 el ejército nigeriano había capturado Enugu. [92] Los soldados nigerianos bajo el mando de Murtala Mohammed llevaron a cabo una matanza masiva de 700 civiles cuando capturaron Asaba en el río Níger. Los nigerianos fueron rechazados tres veces cuando intentaron cruzar el río Níger durante el mes de octubre, lo que provocó la pérdida de miles de tropas, decenas de tanques y equipos. El primer intento de la 2.ª División de Infantería el 12 de octubre de cruzar el Níger desde la ciudad de Asaba hasta la ciudad de Onitsha en Biafra le costó al Ejército Federal de Nigeria más de 5.000 soldados muertos, heridos, capturados o desaparecidos. La Operación Tiger Claw (17 & # 821120 de octubre de 1967) fue un conflicto militar entre las fuerzas militares de Nigeria y Biafra. El 17 de octubre de 1967, los nigerianos invadieron Calabar liderados por el "Escorpión Negro", Benjamin Adekunle, mientras que los Biafrans fueron liderados por el Coronel Ogbu Ogi, responsable de controlar el área entre Calabar y Opobo, y Lynn Garrison, un mercenario extranjero. Los Biafrans fueron atacados de inmediato por el agua y el aire. Durante los dos días siguientes, la fuerza aérea nigeriana bombardeó las estaciones de Biafra y los suministros militares. Ese mismo día Lynn Garrison llegó a Calabar, pero fue atacado inmediatamente por las tropas federales. El 20 de octubre, las fuerzas de Garrison se retiraron de la batalla mientras que el coronel Ogi se rindió oficialmente al general Adekunle. El 19 de mayo de 1968 Portharcourt fue capturado. Con la captura de Enugu, Bonny, Calabar y Portharcourt, el mundo exterior no tuvo dudas sobre la supremacía federal en la guerra. [92]

Control de la producción de petróleo Editar

La exploración de petróleo en Nigeria fue iniciada por Shell-BP Petroleum Development Company en 1937. En un intento por controlar el petróleo en la región oriental, el gobierno federal impuso un embargo marítimo sobre el territorio. Este embargo no involucró a los petroleros. La dirección de Biafra escribió a Shell-BP exigiendo regalías por el petróleo que se estaba explorando en su región. Después de mucha deliberación, Shell-BP decidió pagar a Biafra la suma de 250.000 libras. La noticia de este pago llegó al gobierno federal, que inmediatamente extendió el embargo marítimo a los petroleros. El gobierno nigeriano también dejó en claro a Shell-BP que esperaba que la empresa pagara inmediatamente todas las regalías del petróleo pendientes. Con el estancamiento del pago de Biafra, el gobierno solicitó a Shell-BP que detuviera las operaciones en Biafra y se hizo cargo de la empresa. [98]

Hacia fines de julio de 1967, las tropas federales y los infantes de marina nigerianos capturaron la isla Bonny en el delta del Níger, tomando así el control de las instalaciones vitales de Shell-BP. [99] Las operaciones comenzaron de nuevo en mayo de 1968, cuando Nigeria capturó Port Harcourt. Sus instalaciones habían resultado dañadas y necesitaban reparación. [100] Continuó la producción y exportación de petróleo, pero a un nivel más bajo. La finalización en 1969 de una nueva terminal en Forçados elevó la producción de 142.000 barriles / día en 1958 a 540.000 barriles / día en 1969. En 1970, esta cifra se duplicó a 1.080.000 barriles / día. Las regalías permitieron a Nigeria comprar más armas, contratar mercenarios, etc. Biafra no pudo competir en este nivel económico. [101]

Atrocidades contra las minorías étnicas en Biafra Editar

Las minorías en Biafra sufrieron atrocidades a manos de quienes luchan por ambos lados del conflicto. Los pogromos en el norte de 1966 se dirigieron indiscriminadamente contra personas del este de Nigeria. [102]

A pesar de una alianza aparentemente natural entre estas víctimas de los pogromos en el norte, las tensiones aumentaron cuando se sospechaba que las minorías, que siempre habían albergado un interés en tener su propio estado dentro de la federación nigeriana, colaboraban con las tropas federales para socavar Biafra. [103]

Las tropas federales fueron igualmente culpables de este crimen. En la zona de Rivers, las tropas federales mataron a centenares de minorías étnicas que simpatizaban con Biafra. En Calabar, las tropas federales también mataron a unos 2000 Efiks. [104] Fuera de Biafra, ambos lados del conflicto registraron atrocidades contra el residente de Asaba en el actual estado del Delta. [105] [106] l

Con un mayor apoyo británico, las fuerzas federales nigerianas lanzaron su ofensiva final contra los Biafrans una vez más el 23 de diciembre de 1969, con un gran avance de la 3.ª División de Comando de Marines. La división fue comandada por el coronel Olusegun Obasanjo (que luego se convirtió en presidente dos veces), que logró dividir el enclave de Biafra en dos a finales de año. La ofensiva nigeriana final, denominada "Operación Viento de Cola", se lanzó el 7 de enero de 1970 con el ataque de la 3ª División de Comando de Infantería de Marina y el apoyo de la 1ª División de Infantería al norte y la 2ª División de Infantería al sur. Las ciudades biafranesas de Owerrifell el 9 de enero y Uli el 11 de enero. Solo unos días antes, Ojukwu huyó al exilio en avión a Costa de Marfil, dejando a su adjunto Philip Effiong a cargo de los detalles de la rendición al general Yakubu Gowon del Ejército Federal el 13 de enero de 1970. El documento de rendición se firmó el 14 de enero. 1970 en Lagos y así llegó el fin de la guerra civil y la renuncia a la secesión. [92] La lucha terminó unos días después, con las fuerzas nigerianas avanzando hacia los territorios restantes controlados por Biafra, que se encontraron con poca resistencia.

Después de la guerra, Gowon dijo: "El trágico capítulo de la violencia acaba de terminar. Estamos en los albores de la reconciliación nacional. Una vez más tenemos la oportunidad de construir una nueva nación. Mis queridos compatriotas, debemos rendir homenaje a los caídos, a los héroes que han hecho el sacrificio supremo para que podamos construir una nación, grande en justicia, comercio justo e industria ". [167]


El advenimiento del colonialismo en África dio origen a muchos nuevos territorios, anexión y extinción de los existentes. Por ejemplo, el territorio que hoy se conoce como Nigeria fue inventado por los amos coloniales mediante la anexión de diferentes territorios existentes. Esta invención geográfica precipitó la distorsión histórica y la extinción geográfica de ciertos territorios. Biafra, entre otros territorios, perdió su soberanía ante este arreglo colonial.

Según el profesor Chinua Achebe, el territorio de Biafra se dedujo de & # 8220 la ensenada de Biafra, la vasta extensión de agua que cubre la plataforma continental en la que desemboca el Níger antes de desembocar en el golfo de Biafra. & # 8221 En el mapa completo de John Mitchell intrínsecamente creado para resolver disputas fronterizas, también aclaró que los estuarios pertinentes desde donde los ríos desembocan en el océano se llaman & # 8220Ephraim town & # 8221, ubicado a 60 millas del río Num actualmente en el sur-sur de Nigeria en la actualidad. El río lleva el nombre de Nun, el padre de Josué, la tribu de Efraín. En pocas palabras, algunos investigadores sostuvieron la opinión de que Biafra estaba habitada por descendientes de Efraín.

Los amos coloniales de Nigeria formaron con éxito & # 8220Nigeria & # 8221 a partir de diferentes territorios alienígenas, pero no lograron unir a su pueblo. Posteriormente, Nigeria obtuvo su libertad política el 1 de octubre de 1960 y luego provocó una disputa de poder sobre quién dirigir los asuntos políticos del país. Se trata de una competencia política malsana entre las secciones (las regiones norte, este y oeste) en las que Nigeria estaba dividida. En 1966, es notoriamente claro que & # 8220Nigeria & # 8221 era simplemente una expresión geográfica que carecía del espíritu de una nación. La prima sobre los poderes políticos amenazaba con arruinar a toda la nación, ya que desataba sobre el país una avalancha de amargura, miseria y miedo que perturbaba la vida cotidiana de los nigerianos. El Ejército destacó al gobierno civil, se llevó a cabo un contragolpe y horripilantes matanzas de civiles en algunas partes del país a medida que aumentaba la tensión política. Se hicieron varios intentos para limpiar las podredumbres de la división y enterrar todas las hachas que han colocado al país en peligro de una sangrienta desintegración, pero todo fue en vano.

El 6 de julio de 1967, el imaginable infierno en el reino de la política de Nigeria estalló en un boom y estalló en pleno horror cuando el este de Nigeria se separó. El teniente general Odumegu Ojukwu, gobernador militar del este de Nigeria, declaró a la región como & # 8220 la República de Biafra & # 8221 como consecuencia de la situación y la injusticia a la que fueron sometidos los orientales en Nigeria. Sin embargo, estas acusaciones fueron refutadas por el teniente general Yakubu Gowon, los jefes de estado militares nigerianos que describieron el reclamo de & # 8220 buscar justicia y salvación en la independencia & # 8221 como un encubrimiento para satisfacer los intereses egoístas del teniente Ojukwu. La palabra & # 8220Biafra & # 8221 y su territorio que se había extinguido fue resucitado a través de este conflicto.

En conjunto con la cita popular de Tony Benn & # 8220toda guerra representa un fracaso de la diplomacia & # 8221. Después del fracaso del diálogo, ambas partes en conflicto recurrieron a la guerra de violencia. La guerra duró 30 meses. Se perdieron muchas vidas y propiedades invaluables. Inmediatamente después de que terminó la guerra civil, Yakubu Gowon, el general que llevó al gobierno nigeriano a la victoria sobre Biafra, proclamó que no había & # 8220 ningún vencedor, ningún vencido & # 8221 en un esfuerzo por reparar la nación golpeada y también introdujo una política de & # 8220Reconciliación, Reconstrucción y rehabilitación & # 8221 en una promesa de reconciliación.

Veintinueve años después del final de la devastadora guerra, el jefe Ralph Uwazurike, un abogado de formación india reavivó el espíritu de Biafra con la formación del Movimiento para la Actualización del Estado Soberano de Biafra, MASSOB en 1999. Provocado por la creciente aceptación de un En el nuevo estado de Biafra, el gobierno nigeriano del general Olusegun Obasanjo inició una represión contra el grupo. Uwazuruike y sus seguidores fueron detenidos en diferentes ocasiones por cargos de reunión ilegal y alteración del orden público. Los intentos de FG por subyugar a este grupo se cobraron muchas vidas de sus miembros. Además, el Movimiento Sionista de Biafra (BZM) fue fundado en 2010 por un abogado con sede en el Reino Unido, Benjamin Onwuka, quien dijo que el grupo estaba a punto de actualizar un & # 8220Biafran State & # 8221. Secretario General de la ONU, Banki Moon en 2012. Esta solicitud de fecha 6 de agosto de 2012 con referencia BZM / os.REPÚBLICA DE BIAFRA. También dio los motivos de su solicitud como así

& # 8220Es & # 8217 ahora abundantemente claro que la seguridad de las vidas y propiedades del pueblo de Biafra ya no está garantizada en la entidad llamada Nigeria & # 8221

& # 8220 También está muy claro que el derecho de los pueblos de Biafra a practicar pacíficamente su religión y la libertad de asociación bajo la Carta de Libertad Sindical de las Naciones Unidas ya no es seguro y está garantizado en la entidad llamada Nigeria. & # 8221

& # 8220 Por lo tanto, la gente de Biafra ha resuelto que el 5 de noviembre de 2012, declararemos de nuevo nuestra independencia y optaremos por Nigeria para garantizar y proteger a los pueblos de Biafra & # 8217 El derecho a practicar su religión sin ser asesinados ni bombardeados. & # 8221 Con el paso del tiempo, BZM y todo su esfuerzo por actualizar un estado de Biafra se convirtió en una reliquia de la historia.

La agitación por Biafra tomó una nueva dimensión a los pocos meses de la ascensión del presidente Muhammad Buhari a la sede de la presidencia. Es una agitación encabezada por una facción de MASSOB, el & # 8220 Pueblo Indígena de Biafra & # 8221 (IPOB) formado por Nnamdi Kanu con la afirmación de que MASSOB ha perdido su enfoque fundamental. En palabras de Kanu, aclaró que IPOB tenía la misión & # 8220 de resolver el problema de Biafra de una manera civilizada y democrática & # 8221. El FG no estaba satisfecho con las actividades de IPOB. Para silenciar la agenda de la IPOB y desmoralizar a sus miembros, el FG planeó el arresto de Kanu por parte de los oficiales del Departamento de Seguridad del Estado, la policía secreta de Nigeria. Irónicamente, el intento calculado salió mal cuando la fuerza de trabajo de la IPOB se fortaleció. El grupo inició una implacable campaña global y local por un estado de Biafra y organizó numerosas protestas contra la detención de Nnamdi Kanu. Durante esta agitación, muchos miembros de IPOB pagaron el precio máximo. Finalmente, a Nnamdi Kanu se le concedió una fianza en condiciones estrictas después de casi dos años de encarcelamiento.

En esta coyuntura, es pertinente relacionar la visibilidad de Biafra en esta época contemporánea con la lucha de 1967 y presente. La lucha se perdió a pesar de la unidad entre los antiguos orientales. Sin embargo, hubo un conflicto, pero se gestionó bien. A diferencia de los orientales contemporáneos que están desunidos política e ideológicamente fundamentalmente debido a los estados creados a partir de la antigua región oriental. Además, las comunidades internacionales, en particular las superpotencias, no reconocieron a Biafra como un estado soberano. Sin apoyo extranjero, la secesión parece imposible. Nada es injusto donde las superpotencias juegan su juego político, incluso si mueren millones.

Hasta ahora, las comunidades internacionales no han declarado su apoyo a los biafrans contemporáneos. Además, señaló en algunas narraciones históricas que la antigua región occidental había acordado separarse antes de la proclamación de Biafra. Si no, Ojukwu no habría proclamado Biafra. Sería una misión suicida para una parte del país luchar contra los componentes integrales en esta época contemporánea cuando el odio por la & # 8220 idea de Biafra & # 8221 obviamente está en su apogeo en el país. Asimismo, la sofisticación, vitalidad, coraje y experiencia del señor de la guerra de Biafra, el teniente Ojukwu, superó a los líderes contemporáneos de Biafra, pero la guerra se perdió. Los agitadores de la República de Biafra deben aprender de la historia. Biafra solo puede actualizarse con una fuerza formidable porque el gobierno nigeriano siempre resistiría cualquier intento de desintegrar el país. La lucha de Biafra se había cobrado muchas vidas todavía. Cuando Nnamdi Kanu abandonó la lucha de Biafra uniéndose a la raza de Ralp Uwazurike y Benjamin Onwuka, es pertinente la lluvia de ideas de los biafranes renacentistas sobre un mecanismo alternativo para salvaguardar su interés en Nigeria.


Palabras clave

1 Archivo Nacional de Nigeria, Enugu (en adelante NNAE) BCA (Tribunal de Apelación de Biafra) 31/05/6, El Estado contra Ibrahim Bakar, 19 de diciembre de 1967. Los nombres de los acusados ​​de delitos en casos no denunciados se han cambiado para proteger su privacidad.

2 Sobre los desafíos de gobernar en estas condiciones, ver Mampilly, Zachariah Cherian, Rebel Rulers: Insurgent Governance and Civilian Life during War (Ithaca: Cornell University Press, 2011) Google Scholar Debos, Marielle, Living by the Gun in Chad: Combatants, Impunidad y formación del Estado (Londres: Zed Books, 2016) Google Scholar.

3 Este argumento se basa en un importante cuerpo de estudios sobre las normas de derecho coloniales. Véase, por ejemplo, Roberts, Richard y Mann, Kristin, eds., Law in Colonial Africa (Portsmouth: Heinemann, 1991) Google Scholar Chanock, Martin, Law, Custom and Social Order: The Colonial Experience in Malawi and Zambia (Portsmouth: Heinemann, 1998) Google Scholar Moore, Sally Falk, Social Facts and Fabrications: 'Customary' Law on Kilimanjaro, 1880–1980 (Cambridge: Cambridge University Press, 1986) Google Scholar Ibhawoh, Bonny, Imperial Justice: Africans in Empire's Court (Oxford : Oxford University Press, 2013) CrossRefGoogle Scholar Surkis, Judith, Sex, Law, and Sovereignty in French Argelia, 1830-1930 (Ithaca: Cornell University Press, 2019) CrossRefGoogle Scholar.

4 Muchos partidos tienen interés en alterar los sistemas legales africanos contemporáneos de esta manera, desde presidentes que desacreditan a sus propios jueces para socavar la crítica, hasta corporaciones extranjeras que usan la disfunción judicial como excusa para ignorar las leyes locales. Véase Appel, Hannah, The Licit Life of Capitalism: US Oil in Equatorial Guinea (Durham: Duke University Press, 2019): 162 –66 Google Scholar.

5 El relato definitivo de este episodio es Douglas A. Anthony, Veneno y medicina: origen étnico, poder y violencia en una ciudad nigeriana, 1966 a 1986 (Nueva York: Heinemann, 2002).

6 Sol de Biafra, 3 de agosto de 1967: 2. La respuesta correcta a ambas preguntas fue "no".

7 Las dimensiones étnicas de la ideología de Biafra se tratan de manera integral en Nwauwa, Apollos O. y Korieh, Chima J., eds., Against All Odds: The Igbo Experience in Postcolonial Nigeria (Glassboro: Goldline y Jacobs Publishing, 2011) Google Scholar.

8 Olaniyan, Tejumola, ed., State and Culture in Postcolonial Africa: Enchantings (Bloomington: Indiana University Press, 2017), 11 - 12 Google Scholar. Véase también Zeleza, Paul Tiyambe, Manufacturing African Studies and Crises (Dakar: Codesria, 1997), 102 –8Google Scholar.

9 el influyente de Frederick Cooper África desde 1940: el pasado del presente (Cambridge: Cambridge University Press, 2019 [2002]) defendió la continuidad a lo largo del momento de la independencia en su periodización: la independencia formal pasa casi desapercibida para muchos de los países descritos. Muchos historiadores de la independencia han seguido este ejemplo.

10 Los eruditos marxistas comenzaron a hacer este punto casi inmediatamente después de la independencia, argumentando que la clase de "compradores" que tomó el poder en la mayoría de las antiguas colonias eran miembros de una élite burguesa cuyo gobierno se entendía mejor como una continuación del colonialismo. Continúan los debates sobre cómo caracterizar a las élites de Nigeria. Véase Tijani, Hakeem Ibikunle, Britain, Leftist Nationalists, and the Transfer of Power in Nigeria, 1945-1965 (Nueva York: Routledge, 2006) Google Scholar Mayer, Adam, Naija Marxisms: Revolutionary Thought in Nigeria (Londres: Pluto Press, 2016). ) CrossRefGoogle Scholar.

11 Sobre Kelsen, véase Harris, J. W., “When and Why Does the Grundnorm Change? ”Cambridge Law Journal 29, 1 (1971): 103 –33CrossRefGoogle Scholar.

12 Reid, Richard, "State of Anxiety: History and Nation in Modern Africa", Past and Present 229, 1 (2015): 239 –69CrossRefGoogle Scholar Chrétien, Jean-Pierre, The Great Lakes of Africa: Two Thousand Years of History, Straus, Scott, trad. (Londres: Zone, 2003) Académico de Google Schoenbrun, David, Un lugar verde, un buen lugar: cambio agrario, género e identidad social en la región de los Grandes Lagos hasta el siglo XV (Portsmouth: Heineman, 1998) Académico de Google Wariboko, Nimi , Ética y sociedad en Nigeria: identidad, historia, teoría política (Rochester: Rochester University Press, 2019) Google Scholar.

13 Sobre estas preguntas más extensas, ver Afigbo, Adiele, The Igbo and Their Neighbors: Inter-Group Relations in Southeastern Nigeria to 1953 (Ibadan: University of Ibadan Press, 1987) Google Scholar Ifemesia, CC, Southeastern Nigeria in the Nine 19th Century: An Análisis introductorio (Nueva York: Nok Publishers, 1978) Google Scholar Dike, Kenneth, Trade and Politics in the Niger Delta, 1830–1885 (Oxford: Clarendon Press, 1956) Google Scholar Nwokeji, Ugo, The Slave Trade and Culture in the Bight of Biafra: An African Society in the Atlantic World (Nueva York: Cambridge University Press, 2010) CrossRefGoogle Scholar. De manera más general, véase Ade Ajayi, JF, "Colonialism: An Episode in African History", en Falola, Toyin, ed., Tradition and Change in Africa: The Essays of JF Ade Ajayi (Trenton: Africa World Press, 2000) Google Scholar .

14 Las grietas que se manifestaron no fueron un referéndum sobre su capacidad como narradores, sino más bien un reflejo de lo difícil que era esta tarea. Judiosiewicki, Bogumil, "El conocimiento académico de los estudios históricos africanos como" pasado utilizable "y la beca radical," African Studies Review 32, 3 (1989): 1 - 76 CrossRefGoogle Scholar.

15 Cooper, Frederick, Citizenship, Inequality, and Difference: Historical Perspectives (Princeton: Princeton University Press, 2018), 144 Google Scholar Nyamanjoh, Francis B., "Citizenship", en Desai, Gaurav y Masquelier, Adeline, eds., Critical Terms para el Estudio de África (Chicago: University of Chicago Press, 2018), 57 Google Scholar. Véase también Geschiere, Peter, The Perils of Belonging: Autochthony, Citizenship, and Exclusion in Africa and Europe (Chicago: University of Chicago Press, 2009) CrossRefGoogle Scholar Hunter, Emma, ​​ed., Citizenship, Belonging, and Political Community in Africa: Diálogos entre el pasado y el presente (Athens: Ohio University Press, 2016) Google Scholar.

16 Ojo, Abiola, "The Search for a Grundnorm in Nigeria: The Lakanmi Case", Nigerian Journal of Contemporary Law 1, 2 (1970): 117–36 El erudito de Google Azinge, Epiphany, Law-Making under Military Regimes: The Nigerian Experience ( Ciudad de Benin: Oliz Publishers, 1994) Google Scholar.

17 Gregory Mann, De los imperios a las ONG en el Sahel de África occidental: el camino hacia la no gubernamentalidad (Nueva York: Cambridge University Press, 2015), 5.

18 Important discussions of this problem include Herbst , Jeffrey , States and Power in Africa: Comparative Lessons in Authority and Control ( Princeton : Princeton University Press , 2000 )Google Scholar Jackson , Robert H. and Rosberg , Carl G. , “ Why Africa's Weak States Persist: The Empirical and the Juridical in Statehood ,” World Politics 35 , 1 ( 1982 ): 1 – 24 CrossRefGoogle Scholar .

19 National Archives of the United Kingdom, FCO 38/216, Summary of meeting between Lord Shepherd and Sir Louis Mbanefo, 11 June 1968.

20 On Biafra's complicated relationship with the idea of “modernity” see Anthony , Douglas , “ Resourceful and Progressive Blackmen: Modernity and Race in Biafra, 1967–1970 ,” Journal of African History 51 , 1 ( 2010 ): 41 – 61 CrossRefGoogle Scholar . In the contemporary literature that reevaluates how bureaucracy operates as an implement of administration, see Kafka , Ben , The Demon of Writing: Powers and Failures of Paperwork ( Cambridge : MIT Press , 2012 )CrossRefGoogle Scholar Crooks , Peter and Parsons , Timothy , eds., Empires and Bureaucracy in World History: From Late Antiquity to the Twentieth Century ( Cambridge : Cambridge University Press , 2016 )CrossRefGoogle Scholar Hull , Matthew S. , Government of Paper: The Materiality of Bureaucracy in Urban Pakistan ( Berkeley : University of California Press , 2012 )CrossRefGoogle Scholar .

21 Achebe , Chinua , There Was a Country: A Memoir ( New York : Penguin , 2012 ), 144Google Scholar .

22 Significantly, this is the only time “Igbo” appears in the declaration. Ojukwu , Chukwuemeka Odumegwu , The Ahiara Declaration: The Principles of the Biafran Revolution ( Geneva : Markpress , 1969 )Google Scholar .

23 “Chief Chukwuemeka Odumegwu-Ojukwu,” in H. B. Momoh, ed., The Nigerian Civil War, 1967–1970: History and Reminiscences (Ibadan: Sam Bookman, 2000), 758.

24 On European statecraft, law, and the articulation of colonial boundaries, see Pitts , Jennifer , Boundaries of the International: Law and Empire ( Cambridge : Harvard University Press , 2018 )CrossRefGoogle Scholar Press , Steven , Rogue Empires: Contracts and Conmen in Europe's Scramble for Africa ( Cambridge : Harvard University Press , 2017 )CrossRefGoogle Scholar Tamuno , Tekena , The Evolution of the Nigerian State: The Southern Phase, 1898–1914 ( London : Longman , 1972 )Google Scholar Anene , J. C. , The International Boundaries of Nigeria 1885–1960: The Framework of an Emergent African Nation ( New York : Humanities Press , 1970 )Google Scholar .

25 Cooper , Frederick , “ Gatekeeping Practices, Gatekeeper States and Beyond ,” Third World Thematics 3 , 3 ( 2018 ): 455 –68CrossRefGoogle Scholar .

26 The evidence for this logic is admittedly partial. Biafra's legal records are very scattered and incomplete, and it is impossible to count cases in any given town or court with confidence. The fragments that survive suggest a wide and varied use of the courts, however, even though the importance of Biafra's legal institutions is difficult to establish quantitatively.

27 Ojukwu , Emeka , The Ahiara Declaration: The Principles of the Biafran Revolution ( Geneva : Markpress , 1969 )Google Scholar .

28 As Samera Esmeir argues, the rule of law can conceal and reproduce the forms of despotic power that it allegedly constrains Juridical Humanity: A Colonial History (Stanford: Stanford University Press, 2012), 199. See also Mann , Gregory , “ What Was the ‘Indigénat’? The ‘Empire of Law’ in French West Africa ,” Journal of African History 50 , 3 ( 2009 ): 331 –53CrossRefGoogle Scholar .

29 On this idea broadly, see Ginsburg , Tom and Moustafa , Tamir , Rule by Law: The Politics of Courts in Authoritarian Regimes ( Cambridge : Cambridge University Press , 2008 )CrossRefGoogle Scholar Moore , Sally Falk , Law as Process: An Anthropological Approach ( London : Routledge , 1978 )Google Scholar .

30 Enugu State High Court, uncatalogued collection, Innocent [illegible] and Patrick Ali, 13 June 1967.

31 Sampson , Ekong , The Path of Justice Chike Idigbe ( Lagos : Distinct Universal Limited , 1999 ), 75 – 76 Google Scholar .

32 I borrow this language from Fraenkel , Ernst , The Dual State: A Contribution to the Theory of Dictatorship ( Oxford : Oxford University Press , 2017 [1941])CrossRefGoogle Scholar .

33 Biafra Sun, 5 June 1967: 1. Like other aspects of the Biafran legal system, the declaration of the state of emergency had its origins in colonial legal and administrative practice. Emergency measures had been implemented at many junctures in colonial Nigeria, most notably in the southeast in the context of the 1929 Ogu Umunwaanyi, a major anti-colonial rebellion led by market women in Aba. See Bastian , Misty L. , “ Vultures of the Marketplace: Southeastern Nigerian Women and the Discourses of the Ogu Umunwaanyi (Women's War) of 1929 ,” in Allman , Jean et al. , eds., Women in African Colonial Histories ( Bloomington : Indiana University Press , 2002 )Google Scholar .

34 NNAE MINJUST (Ministry of Justice) 115/1/1, “Special Tribunal Nbawsi—Return of Cases,” 11 Dec. 1969.

35 NNAE MINJUST 90/1/31, M.O.I. Idigo to Chukwuemeka Odumegwu Ojukwu, 2 July 1968.

36 Interview with Anthony Mogboh, in his chambers in City Layout, New Haven, Enugu, 2 Oct. 2014.

37 NNAE MINJUST 115/1/1, Attorney-General/Commissioner for Justice to the Chairman, Special Tribunal, Nbawsi, 10 Nov. 1967.

38 Interview with Mike Onwuzunike, Holy Ghost Cathedral, Enugu, 14 Sept. 2014.

39 Wheatley , Natasha , “ Spectral Legal Personality in Interwar International Law: On New Ways of Not Being a State ,” Law and History Review 35 , 3 ( 2017 ): 753 –87CrossRefGoogle Scholar . See also Umphrey , Martha Merrill , “ Law in Drag: Trials and Legal Performativity ,” Columbia Journal of Gender and Law 21 , 2 ( 2011 ): 516 –31Google Scholar .

40 Ojukwu, Ahiara Declaration.

41 Nelson Ottah, Rebels against Rebels (Lagos: Manson and Company, 1981), 124.

42 NNAE MINJUST 116/1/1, The State v. Emmanuel Eke Onwuachimba and Six Others, 1969.

43 Enugu State High Court, uncatalogued collection, Peter Iwoha and Commissioner of Police, 21 July 1967.

44 Judges sometimes commented on this tension in their rulings. See Enugu State High Court, uncatalogued collection, Nicholas Mbagwu and Chief Marcus Odum, Aug. 1967.

45 NNAE BCA 1/1/3, Nsisong Okon v. The State, 19 Mar 1968.

46 NNAE BCA 1/1/11, Iguo Okon Usung Urua v. The State, 19 Jan. 1968.

47 NNAE BCA 1/1/54, L. O. Uchendu v. Nigerian Railway Corporation, 2 Apr. 1968.

48 Uchendu's victory meant little, however, since secession had made the decision moot. The Nigerian Railway Corporation had ceased to exist as far as Biafra was concerned, and in 1968 the part of the railway still operating in the east was calling itself the “Biafra Railway Corporation,” a different entity from the one Uchendu sued.

49 “The Fateful Decision,” reproduced in Akpan , Ntieyong U. , The Struggle for Secession, 1966–1970: A Personal Account of the Nigerian Civil War ( London : Frank Cass , 1972 ), 78Google Scholar .

50 Nigerian National Archives, Calabar 609 CAD 396/1/vol. x 3/3/356, “Recruitment into Biafra Army,” 7 July 1967.

51 NNAE BCA 1/1/74, Ephraim Onwumere and two others v. The State, 12 Mar. 1968.

52 Akande , Rabiat , “ Secularizing Islam: The Colonial Encounter and the Making of a British Islamic Criminal Law in Northern Nigeria, 1903–58 ,” Law and History Review 38 , 2 ( 2020 ): 459 –93CrossRefGoogle Scholar Mamdani , Mahmood , “ Historicizing Power and Responses to Power: Indirect Rule and Its Reform ,” Social Research 66 , 3 ( 1999 ): 859 –86Google ScholarPubMed Spear , Thomas , “ Neo-Traditionalism and the Limit of Invention in British Colonial Africa ,” Journal of African History 44 , 1 ( 2003 ): 3 – 27 CrossRefGoogle Scholar .

53 The closure of the customary courts did not mean the end of custom in Biafra. Informal customary arbitration over property and matters of family continued throughout the war, which the Ministry of Justice tolerated, and matters of custom appeared before magistrate's courts regularly.

54 They believed this despite efforts to standardize and codify customary law, most notably the Restatement of African Law project at the School of Oriental and African Studies in London. Customary law would later have a resurgence, but in the first flush of independence most African jurists felt that their fellow citizens deserved something better. See African Conference on the Rule of Law, Lagos, Nigeria January 3–7, 1961: A Report on the Proceedings of the Conference (Geneva: International Commission of Jurists, 1961).

55 Enugu State High Court, uncatalogued collection, “In re: Obongship of Calabar,” 9 Dec. 1967.

56 See also a case involving Igbo Biafrans who became caught up in a matter of Annang law, ultimately resulting in a mistrial. NNAE BCA 1/2/3, Nwamiri Anyiso and Nwaonumara Anyiso v. The State, 3 June 1968.

57 Enugu State High Court, uncatalogued collection, The State v. Ikenna Odoh, 9 Dec. 1969.

58 National Archives of the United Kingdom, FCO 25/232, “Confidential Report by David Hunt, Lagos,” 23 Mar. 1967.

59 On Biafra's propaganda, see Doron , Roy , “ Marketing Genocide: Biafran Propaganda Strategies During the Nigerian Civil War, 1967–70 ,” Journal of Genocide Research 16 , 2/3 ( 2014 ): 227 –46CrossRefGoogle Scholar Omaka , Arua Oko , “ Conquering the Home Front: Radio Biafra in the Nigeria–Biafra War, 1967–1970 ,” War in History 25 , 4 ( 2018 ): 555 –75CrossRefGoogle Scholar .

60 See, respectively, Chatterjee , Partha , The Nation and Its Fragments: Colonial and Postcolonial Histories ( Princeton : Princeton University Press , 1993 )Google Scholar Burbank , Jane and Cooper , Frederick , Empires in World History: Power and the Politics of Difference ( Princeton : Princeton University Press , 2011 )Google Scholar .

61 National Archives of the United Kingdom, DO 186/1, “Transcription of Ojukwu's 29th May Biafran Anniversary Address.”

62 On these borders, see Nugent , Paul and Asiwaju , A. I. , eds., African Boundaries: Barriers, Conduits and Opportunities ( London : Pinter , 1996 )Google Scholar Widstrand , Carl Gösta , ed., African Boundary Problems ( Uppsala : Scandinavian Institute of African Studies , 1969 )Google Scholar .

63 Comparatively, see De , Rohit , A People's Constitution: The Everyday Life of Law in the Indian Republic ( Princeton : Princeton University Press , 2018 )Google Scholar .

64 Reconciling that apparent thinness with their capacity to be repressive was a task for all who wrote on African states in this period. Bates , Robert , When Things Fell Apart: State Failure in Late Century Africa ( Cambridge : Cambridge University Press , 2008 )CrossRefGoogle Scholar Young , Crawford , The Postcolonial State in Africa: Fifty Years of Independence, 1960–2010 ( Madison : University of Wisconsin Press , 2012 )Google Scholar Mamdani , Mahmood , Citizen and Subject: Contemporary Africa and the Legacy of Late Colonialism ( Princeton : Princeton University Press , 1996 )Google Scholar Clapham , Christopher , Africa and the International System ( Cambridge : Cambridge University Press , 1996 )CrossRefGoogle Scholar . Critically, see Osaghae , Eghosa , “ Fragile States ,” Development in Practice 17 , 4–5 ( 2007 ): 691 –99CrossRefGoogle Scholar Ihonvbere , Julius , “ The ‘Irrelevant’ State, Ethnicity, and the Quest for Nationhood in Africa ,” Ethnic and Racial Studies 17 , 1 ( 1994 ): 42 – 60 CrossRefGoogle Scholar .

65 Jackson , Robert H. and Rosberg , Carl G. , “ Why Africa's Weak States Persist: The Empirical and the Juridical in Statehood ,” World Politics 35 , 1 ( 1982 ): 1 – 24 CrossRefGoogle Scholar .

66 Beek , Jan , Göpfert , Mirco , Owen , Olly , and Steinberg , Johnny , eds., Police in Africa: The Street Level View ( London : Hurst , 2017 ), 2CrossRefGoogle Scholar .

67 Reid , Richard , A History of Modern Uganda ( Cambridge : Cambridge University Press , 2017 ), 5CrossRefGoogle Scholar .

68 Bayart , Jean-François , The State in Africa: The Politics of the Belly ( Cambridge : Polity , 2009 ), 41Google Scholar Chabal , Patrick and Daloz , J. , Africa Works: Disorder as Political Instrument ( Oxford : James Currey , 1999 ), 95Google Scholar . Social scientists offer many different terms for understanding the state in postcolonial Africa. See among them Reno , William , Corruption and State Politics in Sierra Leone ( Cambridge : Cambridge University Press , 1995 )Google Scholar Macamo , Elísio Salvado , The Taming of Fate: Approaching Risk from a Social Action Perspective: Case Studies from Southern Mozambique ( Dakar : Codesria , 2017 )CrossRefGoogle Scholar Young , Crawford and Turner , Thomas , The Rise and Decline of the Zairian State ( Madison : University of Wisconsin Press , 1985 )Google Scholar Comaroff , Jean and Comaroff , John , eds., Law and Disorder in the Postcolony ( Chicago : University of Chicago Press , 2006 )CrossRefGoogle Scholar Mbembe , Achille , Necropolitics ( Durham : Duke University Press , 2019 )Google Scholar Fassin , Didier , ed., At the Heart of the State: The Moral World of Institutions ( London : Pluto Press , 2015 )CrossRefGoogle Scholar Watson , Jini Kim and Wilder , Gary , eds., The Postcolonial Contemporary: Political Imaginaries for the Global Present ( New York : Fordham University Press , 2018 )Google Scholar . See also Hunt , Nancy Rose , A Nervous State: Violence, Remedies, and Reverie in Colonial Congo ( Durham : Duke University Press , 2016 )Google Scholar Nugent , Paul , Africa since Independence: A Comparative History ( Basingstoke : Palgrave , 2004 )CrossRefGoogle Scholar . On structural adjustment in Nigeria, see Olukoshi , Adebayo O. , The Politics of Structural Adjustment in Nigeria ( London : James Currey , 1993 )Google Scholar Adeoye , A. O. , “ Of Economic Masquerades and Vulgar Economy: A Critique of the Structural Adjustment Program in Nigeria ,” Africa and Development/Afrique et Développement 16 , 1 ( 1991 ): 23 – 44 Google Scholar .

69 This fundamental insight of the law and society approach is a given in legal scholarship elsewhere. See Witt , John Fabian , “ Law and War in American History ,” American Historical Review 115 , 3 ( 2010 ): 768 –78CrossRefGoogle Scholar . Among recent reevaluations of the nation-state's history, see MacArthur , Julie , “ Decolonizing Sovereignty: States of Exception along the Kenya-Somali Frontier ,” American Historical Review 124 , 1 ( 2019 ): 108 –43CrossRefGoogle Scholar Larmer , Miles , “ Nation-Making at the Border: Zambian Diplomacy in the Democratic Republic of Congo ,” Comparative Studies in Society and History 61 , 1 ( 2019 ): 145 –75CrossRefGoogle Scholar Walker , Lydia , “ Decolonization in the 1960s: On Legitimate and Illegitimate Nationalist Claims-Making ,” Past and Present 242 , 1 ( 2019 ): 227 –64CrossRefGoogle Scholar .

70 Sklar , Richard , Nigerian Political Parties: Power in an Emergent African Nation ( Princeton : Princeton University Press , 1963 )Google Scholar Campbell , John , Nigeria: Dancing on the Brink ( New York : Roman and Littlefield , 2010 )Google Scholar Maier , Karl , This House Has Fallen: Midnight in Nigeria ( New York : Public Affairs , 2000 )Google Scholar . See also Chinua Achebe's tongue-in-cheek polemic, The Trouble with Nigeria (Enugu: Fourth Dimension, 1983).

71 Chabal , Patrick and Daloz , Jean-Pascal , Culture Troubles: Politics and the Interpretation of Meaning ( London : Hurst , 2006 ), 261Google Scholar . Nigeria has the largest population on the continent by a significant margin.

72 It is important to consider whose interests Nigeria's fragility might serve. Michael Watts makes the point that Nigeria's capacities are asymmetrical—some parts of its administrative apparatus are coherent and discernable, while others are spectral. As he writes, Nigeria's state structure “has been informalized for particular purposes, vested with certain robust state capabilities, and made functional (i.e., instrumentalized through networks, pacts, and coalitions) via specific modalities and ordering of power.” Watts , Michael J. , “ State as Illusion? A Commentary on Moral Economies of Corruption ,” Comparative Studies of South Asia, Africa and the Middle East 39 , 3 ( 2019 ): 551 –58CrossRefGoogle Scholar , 554. See also Pierce , Steven , Moral Economies of Corruption: State Formation and Political Culture in Nigeria ( Durham : Duke University Press , 2016 )CrossRefGoogle Scholar Osaghae , Eghosa E. , Crippled Giant: Nigeria since Independence ( Bloomington : Indiana University Press , 1998 )Google Scholar LeVan , A. Carl , Contemporary Nigerian Politics: Competition in a Time of Transition and Terror ( Cambridge : Cambridge University Press , 2019 )Google Scholar .

73 In this vein, see Obadare , Ebenezer , Humor, Silence, and Civil Society in Nigeria ( Rochester : University of Rochester Press , 2016 )Google Scholar Bourne , Richard , Nigeria: A New History of a Turbulent Century ( London : Zed Books , 2015 )Google Scholar Obadare , Ebenezer and Adebanwi , Wale , eds., Encountering the Nigerian State ( New York : Palgrave Macmillan , 2010 )Google Scholar .

74 Armitage , David , Civil Wars: A History in Ideas ( New York : Alfred A. Knopf , 2017 ), 15Google Scholar .

75 Lagos State Research and Archives Board, CSG 1.4, Lagos State Military Governor Mobolaji Johnson to Nnamdi Azikiwe, 15 Oct. 1969.

76 The historian Tekena Tamuno offered a similar interpretation in the 1970s, in “Introduction: Men and Measures in the Nigerian Crisis, 1966–1970,” in Tekena Tamuno, ed., Nigeria since Independence, Volume VI, The Civil War Years (Ibadan: Heinemann, 1989).

77 Cooper , Frederick , Citizenship between Empire and Nation: Remaking France and French Africa, 1945–1960 ( Princeton : Princeton University Press , 2016 )Google Scholar Olúfẹ´mi Táíwò, Africa Must Be Modern: A Manifesto (Bloomington: Indiana University Press, 2014) Waberi , Abdourahman A. , In the United States of Africa ( Lincoln : University of Nebraska Press , 2009 )Google Scholar White , Luise , Unpopular Sovereignty: Rhodesian Independence and African Decolonization ( Chicago : University of Chicago Press , 2015 )CrossRefGoogle Scholar .

78 Getachew , Adom , Worldmaking after Empire: The Rise and Fall of Self-Determination ( Princeton : Princeton University Press , 2019 ), 11Google Scholar .

79 See Reno , Will , “ African Rebels and the Citizenship Question ,” in Dorman , Sara , Hammett , Daniel , and Nugent , Paul , eds., Making Nations, Creating Strangers: States and Citizenship in Africa ( Leiden : Brill , 2007 )Google Scholar .

80 Comparatively, see Sharafi , Mitra , Law and Identity in Colonial South Asia: Parsi Legal Culture, 1772–1947 ( New York : Cambridge University Press , 2014 )CrossRefGoogle Scholar Judson , Pieter M. , The Habsburg Empire: A New History ( Cambridge : Harvard University Press , 2016 )CrossRefGoogle Scholar .

81 Davidson , Basil , The Black Man's Burden: Africa and the Curse of the Nation-State ( New York : Times Books , 1992 )Google Scholar . See also Fawole , W. Alade , The Illusion of the Post-Colonial State: Governance and Security Challenges in Africa ( Lanham : Lexington , 2018 )Google Scholar Neocosmos , Michael , Thinking Freedom in Africa: Toward a Theory of Emancipatory Politics ( Johannesburg : Wits University Press , 2016 )CrossRefGoogle Scholar Wamba-dia-Wamba , Ernest , History of Neo- colonialism or Neo-colonialist History? Self-Determination and History in Africa ( Trenton : Africa Research and Publications Project , [ 1984 ])Google Scholar .

82 Wilder , Gary , Freedom Time: Negritude, Decolonization, and the Future of the World ( Durham : Duke University Press , 2015 ), 4CrossRefGoogle Scholar .

83 Those alternatives seemed especially likely to people in international institutions, on both the left and the right. See Mazower , Mark , No Enchanted Palace: The End of Empire and the Ideological Origins of the United Nations ( Princeton : Princeton University Press , 2009 )CrossRefGoogle Scholar Slobodian , Quinn , Globalists: The End of Empire and the Birth of Neoliberalism ( Cambridge : Harvard University Press , 2018 )CrossRefGoogle Scholar .

84 See Kelly , John D. and Kaplan , Martha , “ Legal Fictions after Empire ,” in Howland , Douglas and White , Luise , eds., The State of Sovereignty: Territories, Laws, Populations ( Bloomington : Indiana University Press , 2009 ), 169 –95Google Scholar .


By another name

In Nigerian history books, that period between 1966 and 1970 is called The Nigerian Civil War or The Nigerian-Biafran war. But for those of us whose families lived through it, it is an erasure of truth not to name it The Biafran Genocide.

Estimates of the death toll vary – with some putting it at more than one million and others at more than two million. Some died as a result of the fighting but most from hunger and disease after the Nigerian government imposed a land and sea blockade that resulted in famine.

In The Republic, Amarachi Iheke gives a detailed analysis of the case for and against classifying it as a genocide, arguing that whether or not you believe it to have been a genocide, the conflict exposes “blind spots in our application of international human rights norms” and that “moving forward, as part of a national reconciliation project, it is necessary we embark on critical truth-seeking around Biafra’s genocide claim”.

But the foundations of the Nigerian government’s denial were planted on January 15, 1970, when Biafra agreed to a ceasefire and the war ended. Nigeria’s Military Head of State General Yakubi Gowon declared the conflict had “no victor, no vanquished”.

But there was clearly a victor – the Nigerian government, which had regained control of the oil-rich region – and a vanquished – the people of the now-defunct Republic of Biafra, on whose land the war had been fought, whose homes had been destroyed, whose relatives had died of starvation and disease, and their descendants who would have to navigate the world with the weight of their trans-generational trauma.

A Biafran child sits by a pile of yams, 1968 [File: Getty Images]

Nigerian Civil War Effects

The effects of the Nigeria civil war can still be felt everywhere in the country at varying degrees. The Hausas and Igbos still walk on eggs around each other, the Nigerian civil war has made tribalism or ethnic rivalry chewed deeper still.

The resentment felt by the Igbos whenever there is a slight evidence of domination by the Hausas and vice versa. There is so much mistrust and tension between the tribes in Nigeria.

Even the present day boko haram which is said to mean “western education is an abomination” or “no to western education” can be said to have stylishly be birthed from the Nigerian civil war.

The Igbos were one liberated ethnic group and pursued a level of education, they believed in deciding their fate and not to be dictated to while the Hausas had no issue submitting to authorities and did not really pursue education then…is someone relating?

Looking at the political sector, we can see it is largely dominated by the Hausas, Northerners.

Economic Effects of The Civil War

It cannot be denied the Nigerian civil war affected the economy of the country. Imagine what a country Nigeria would have been without the existence of a Nigerian civil war!

The Nigerian civil war took its toll on the economy of Nigeria in the following ways:

  • Brain drain: Nigerians or biafrans fled for their lives to other countries as refugees and started a new life there, contributing to the development of the country in which they are now part of.
  • The igbos had a positive effect on the economy, you know them na they are business men and women, but they were ostracized from the economic activities of the country sided they were biafrans and faced Biafra.
  • los Nigerian government had to rebuild the war affected areas, some which the government was responsible for due to the Nigerian civil war. This was a waste of resource it was building on a spot twice, first before the war and second after.
  • There were employment opportunities due to the reconstruction of affected areas this was an expensive cost on the aspect of wages/salaries.
  • Education was put on hold, who could go to school in such atmosphere? Educational institutions were shut down.
  • Unemployment as many industrial plants, companies were said to be shut down also.
  • There was an alarming high rate of crime, lawlessness, etc.
  • The orphans, homeless, destitute of the country became the government responsibilities.

Everything productive, that would also have boosted Nigeria economy to a level farther than where she is today, was brought to a standstill in Nigeria because of the Nigerian civil war.

Civil War In Nigeria Facts

Here are some facts about the Nigerian civil war, you should know:

  • A peace conference was organised and attended at Aburi where agreements were reached but they did not hold giving a boost to the morale of the Nigerian civil war.
  • Although the republic of Biafra was declared, they were on the defensive.
  • The Nigeria civil war began in the early hours of the 6 th of July, 1967 when Nigeria responded as was expected by Biafra.
  • Colonel Victor Banjo, who led the biafran forces on the 9 th of August, 1967, was executed as ordered by the President of Biafra and General of the Biafran army, late Emeka Odumegwu Ojukwu on 22 nd of September, 1967.
  • France and Israel made weapons available to both sides during the Nigerian civil war.
  • Nigeria had an unending support from their colonial master, Britain, who would not want to see their work go up in flames. This support contributed greatly to Nigeria’s victory.
  • A mass slaughter of over 500 civilians took place at Asaba after the Nigerian army captured it.
  • Colonel Ogbu Ogi surrendered to General Benjamin Adekunle, black scorpion.
  • 12 th of July, 1967, Garkam fell.
  • 14 th of July, 1967, Nsukka fell.
  • 19 th of May, 1968, Port Harcourt fell.
  • 9 th of January, 1970, Owerri fell.
  • On the same 9 th of January, 1970 late General Emeka Odumegwu Ojukwu handed over power to his vice, Major General Philip Effiong.
  • The late biafran warlord fled for his life to Ivory Coast, where he was granted political asylum.
  • 11 th of January, 1970, Uli fell.
  • On the 13 th of January, 1970 Biafra surrendered to Nigeria bringing an end to the Nigerian civil war but not an irrevocable damage.

More Nigerian Civil War Pictures

Here are more Nigerian civil war pictures – War is never had a positive impact on lives and properties.

Colonel Gowon became head-of-state at 32 following the murder of the former head-of-state, General Ironsi, who had appointed him Chief of Army
Staff. Nigerian soldier on Aba Road Biafran soldiers Ojukwu, displaying new Biafran stamps and currency


A History of the Republic of Biafra

The Republic of Biafra lasted for less than three years, but the war over its secession would contort Nigeria for decades to come. A History of the Republic of Biafra: Law, Crime, and the Nigerian Civil War (Cambridge University Press, 2020) examines the history of the Nigerian Civil War and its aftermath from an uncommon vantage point – the courtroom. Wartime Biafra was glutted with firearms, wracked by famine, and administered by a government that buckled under the weight of the conflict. In these dangerous conditions, many people survived by engaging in fraud, extortion, and armed violence. When the fighting ended in 1970, these survival tactics endured, even though Biafra itself disappeared from the map. Based on research using an original archive of legal records and oral histories, Daly catalogues how people navigated conditions of extreme hardship on the war front, and shows how the conditions of the Nigerian Civil War paved the way for the country's long experience of crime that was to follow.

Samuel Fury Childs Daly is an Assistant Professor of African and African American Studies, History, and International Comparative Studies at Duke University in Durham, North Carolina.


Ver el vídeo: Mama Biafra, Biafra Music Industry BMI