Richard Kleindienst

Richard Kleindienst


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Richard Gordon Kleindienst nació en Winslow, Arizona, el 5 de agosto de 1923.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Kleindienst sirvió en el Cuerpo Aéreo del Ejército de los Estados Unidos. Después de dejar el servicio en 1946, asistió a Harvard College y Harvard Law School.

Miembro del Partido Republicano, Kleindienst sirvió en la Cámara de Representantes de Arizona (1953-54). En 1964, fue el candidato republicano fracasado a gobernador de Arizona.

Kleindienst apoyó a Richard Nixon en su exitosa candidatura a la presidencia en 1968. Ocupó el cargo durante tres años y fue ascendido a Fiscal General el 12 de junio de 1972. Cinco días después, Frank Sturgis, Virgilio González, Eugenio Martínez, Bernard L. Barker y James W. McCord fueron arrestados mientras se encontraban en la sede del Partido Demócrata en Watergate.

El día después del robo, G. Gordon Liddy le dijo a Kleindienst que la operación se había originado en la Casa Blanca y que debía arreglar la liberación de los ladrones. Kleindienst se negó a liberar a los hombres, pero no informó de la confesión de Liddy.

El número de teléfono de E. Howard Hunt se encontró en las libretas de direcciones de los ladrones. Los reporteros ahora pudieron vincular el allanamiento con la Casa Blanca. Bob Woodward, un reportero que trabaja para el El Correo de Washington Un amigo que trabajaba para el gobierno le dijo que los asesores principales del presidente Richard Nixon habían pagado a los ladrones para obtener información sobre sus oponentes políticos.

En 1972, Richard Nixon fue nuevamente seleccionado como candidato presidencial republicano. El 7 de noviembre, Nixon ganó fácilmente las elecciones con el 61 por ciento del voto popular. Poco después de los informes electorales de Bob Woodward y Carl Bernstein del El Correo de Washington, comenzó a afirmar que algunos de los principales funcionarios de Nixon estaban involucrados en la organización del robo de Watergate.

Frederick LaRue decidió ahora que sería necesario pagar las grandes sumas de dinero para asegurar su silencio. LaRue recaudó $ 300,000 en dinero secreto. Anthony Ulasewicz, un ex policía de Nueva York, recibió la tarea de organizar los pagos.

Hugh Sloan, testificó que LaRue le dijo que tendría que cometer perjurio para proteger a los conspiradores. LaRue fue arrestado y finalmente declarado culpable de conspirar para obstruir la justicia. Fue sentenciado a tres años de cárcel, pero solo cumplió cuatro meses antes de ser liberado.

En enero de 1973, Frank Sturgis, E. Howard Hunt, Virgilio González, Eugenio Martínez, Bernard L. Barker, Gordon Liddy y James W. McCord fueron condenados por conspiración, robo y escuchas telefónicas.

Richard Nixon siguió insistiendo en que no sabía nada sobre el caso o el pago de "dinero secreto" a los ladrones. Sin embargo, en abril de 1973, Nixon obligó a dos de sus principales asesores, H. R. Haldeman y John Ehrlichman, a dimitir. Kleindienst también dimitió el mismo día. Un tercer asesor, John Dean, se negó a ir y fue despedido. El 20 de abril, Dean emitió una declaración en la que dejaba claro que no estaba dispuesto a ser un "chivo expiatorio en el caso Watergate".

El 7 de febrero de 1973, el Senado votó para crear un Comité Selecto de Actividades de Campaña Presidencial. Sam Ervin fue nombrado presidente de este comité. Inouyre, junto con Howard Baker, Herman Talmadge, Edward Gurney, Joseph Montoya y Lowell Weicker. Las audiencias tuvieron lugar entre el 17 de mayo y el 7 de agosto y entre el 24 de septiembre y el 15 de noviembre.

El 18 de mayo de 1973, el fiscal general Elliot Richardson nombró a Archibald Cox fiscal especial, con una autoridad e independencia sin precedentes para investigar el supuesto encubrimiento de Watergate y la actividad ilegal en la campaña presidencial de 1972.

Al mes siguiente, John Dean testificó que en una reunión con Richard Nixon el 15 de abril, el presidente había comentado que probablemente había sido una tontería al discutir sus intentos de obtener el indulto para E. Howard Hunt con Charles Colson. Dean concluyó de esto que la oficina de Nixon podría tener micrófonos. El viernes 13 de julio, Alexander P. Butterfield compareció ante el comité y se le preguntó si sabía si Nixon estaba grabando reuniones que tenía en la Casa Blanca. Butterfield admitió a regañadientes detalles del sistema de cintas que monitoreaba las conversaciones de Nixon.

Alexander P. Butterfield también dijo que sabía que "probablemente era lo único que el presidente no querría que se revelara". Esta información sí le interesó a Archibald Cox y exigió que Richard Nixon le entregara las cintas de la Casa Blanca. Nixon se negó y Cox apeló a la Corte Suprema.

El 20 de octubre de 1973, Nixon ordenó a su fiscal general, Elliot Richardson, que despidiera a Archibald Cox. Richardson se negó y renunció en protesta. Luego, Nixon ordenó al fiscal general adjunto, William Ruckelshaus, que despidiera a Cox. Ruckelshaus también se negó y fue despedido. Finalmente, Robert Bork, el Procurador General, despidió a Cox.

Se estima que se enviaron 450.000 telegramas a Richard Nixon en protesta contra su decisión de destituir a Cox. Los directores de 17 facultades de derecho ahora pidieron el juicio político de Nixon. Nixon no pudo resistir la presión y el 23 de octubre accedió a cumplir con la citación y comenzó a publicar algunas de las cintas. Al mes siguiente, se descubrió un espacio de más de 18 minutos en la cinta de la conversación entre Nixon y H. Haldemanon el 20 de junio de 1972. La secretaria de Nixon, Rose Mary Woods, negó haber borrado deliberadamente la cinta. Ahora estaba claro que Nixon había estado involucrado en el encubrimiento y los miembros del Senado comenzaron a pedir su juicio político.

Peter Rodino, quien fue presidente del Comité Judicial, presidió el proceso de juicio político contra Nixon. Las audiencias se abrieron en mayo de 1974. El comité tuvo que votar sobre cinco artículos de acusación y se pensó que los miembros se dividirían en líneas partidistas. Sin embargo, en los tres cargos principales: obstrucción de la justicia, abuso de poder y retención de pruebas, la mayoría de los republicanos votaron con los demócratas.

Dos semanas después, tres importantes congresistas republicanos, Barry Goldwater, Hugh Scott, John Rhodes visitaron a Richard Nixon para decirle que iban a votar por su juicio político. Nixon, convencido de que perderá la votación, decidió dimitir como presidente de Estados Unidos.

Kleindienst fue declarado culpable de un delito menor por perjurio durante su testimonio en el Senado durante sus audiencias de confirmación. Fue multado y condenado a prisión condicional.

Richard Kleindienst murió de cáncer de pulmón el 3 de febrero de 2000.

. Base de nombres: Richard Kleindienst

La reunión de las diez de la mañana del 20 de junio se celebró en la oficina de Ehrlichman, en la que había presentado la confesión del almirante Welander seis meses antes, y contó con la presencia de Haldeman, Mitchell, Kleindienst y Dean. El primer tema, como siempre, fueron las filtraciones. ¿Cómo se había difundido la información sobre McCord y Hunt? Kleindienst aseguró a los hombres que no provenía de la justicia, sino del Departamento de Policía Metropolitana.

Dean mantuvo un profundo silencio, y los otros hombres estaban completamente a oscuras sobre los eventos, por lo que no había mucho que discutir. Haldeman y Ehrlichman abrigaban dudas sobre el papel de Mitchell en el allanamiento, pero, según las memorias de Haldeman, aunque la reunión no produjo información nueva, se alegró de ver que Mitchell "se veía mejor de lo que lo había visto en días. pipa con ese brillo humorístico en sus ojos que todos conocíamos tan bien. Sentí que era una buena señal porque Mitchell era ahora el presidente de CRP, y debería haber estado preocupado si hubiera una crisis importante inminente. En cambio, dijo: " No sé nada de esa estupidez en el DNC. Sé que no aprobé esa estupidez. Le creímos y eso nos alivió considerablemente el estado de ánimo ".

Dean abandonó esa reunión en compañía de Kleindienst y regresó ante la justicia con el fiscal general. Kleindienst estaba furioso por el robo y por el acercamiento de Liddy a él en Burning Tree. Dean no dijo nada sobre su papel en esos eventos. Cuando llegaron al edificio de Justicia y Henry Petersen, el asistente del fiscal general a cargo de la división criminal, se unió a los dos hombres, el motivo de Dean para hacer el viaje quedó claro: quería los 302 del FBI, los informes de investigación preparados por los agentes de campo. . Dean invocó el nombre de Nixon para obtenerlos.

"La representación que él (Dean) me hizo a mí y al Sr. Petersen en todo momento fue que estaba haciendo esto para el presidente de los Estados Unidos y que estaba reportando directamente al presidente", testificó Kleindienst más tarde. Kleindienst y Petersen se negaron con bastante razón a renunciar a los 302, que eran datos sin procesar, y dijeron que solo proporcionarían resúmenes de los datos. El fiscal general agregó que si el presidente quería ver los informes, se los llevaría personalmente a Nixon. Dean se fue, con las manos vacías.

Mientras tanto, de vuelta en la Casa Blanca, Haldeman le informaba a Nixon lo que había sucedido en la reunión de las diez en punto, pero nunca se sabrán los detalles exactos de esa conversación, porque esa es la cinta en la que aparece el infame dieciocho y ... espacio de medio minuto. En un capítulo posterior se ofrecerá una nueva noción sobre cómo surgió esa brecha, pero en este punto de la narrativa podemos sugerir algo de lo que se cubrió en la reunión, basado en las memorias de ambos participantes. Según ambos hombres, el principal interés de Nixon estaba en la conexión Hunt-Colson. Se había enterado por Colson de que Hunt había estado involucrado en la operación de Bahía de Cochinos y eso le dio una idea. Como recordaba en RN, Nixon le dijo a Haldeman que la forma de interpretar el robo era decir que había sido una operación cubana, quizás diseñada 'para saber cómo los demócratas iban a ver a Castro en las próximas elecciones; eso conmovería a la comunidad anticastrista en Miami "a comenzar - un fondo de fianza pública para sus compatriotas arrestados y convertirlo en un gran problema mediático". Esto dañaría a los demócratas y al mismo tiempo convertiría el asunto Watergate en algo favorable para la Casa Blanca.

Esta reacción fue clásica de Richard Nixon. Watergate se convertiría simplemente en otra batalla en su guerra de toda la vida con los demócratas. Luchando por la ignorancia de cómo había comenzado la aventura, y en lugar de intentar resolver el crimen, Nixon estaba ocupado calculando cómo podría usarlo para atacar a sus enemigos. Entre las características distintivas de la personalidad de Nixon estaban la inclinación por alejarse de los hechos y los continuos intentos de transformar sus problemas en problemas para sus oponentes ...

La reunión de Haldeman con el presidente el 23 de junio terminó a las 11:39 a.m., e inmediatamente organizó una reunión entre Walters, Helms, él mismo y Ehrlichman para la 1:30 p.m. Momentos antes de esa reunión, Haldeman asomó nuevamente la cabeza a la Oficina Oval y Nixon volvió a enfatizar la forma de lograr que la CIA cooperara. Dígale a los funcionarios de la CIA, instruyó Nixon, "va a hacer que la ... CIA se vea mal, hará que Hunt se vea mal, y es probable que arruine todo el asunto de Bahía de Cochinos, lo cual creemos que sería muy desafortunado para el La CIA y para el país en este momento, y para la política exterior estadounidense ... No quiero que se les ocurra ninguna idea de que lo estamos haciendo porque nuestra preocupación es política ". Haldeman respondió que entendía esa instrucción.

Haldeman quedó impresionado una vez más, escribe, por los brillantes instintos de Nixon. "Dean había sugerido un movimiento político descarado llamando a la CIA; ahora Nixon demostró cuánto más astuto era al arrojar una manta de seguridad nacional sobre la misma sugerencia".

A la 1:30, en la oficina de Ehrlichman, los cuatro hombres se sentaron. Todos los participantes sabían que a Helms no le gustaba Nixon y el sentimiento era mutuo. Pero ahora Nixon había sido manipulado para que creyera que tenía la necesidad de utilizar a Helms y su agencia. El director comenzó la conversación sorprendiendo a Haldeman con la noticia de que ya había hablado con Gray en el FBI y le había dicho que no había participación de la CIA en el allanamiento y que ninguno de los sospechosos había trabajado para la Agencia. Después de la sorpresa de Helms, Haldeman jugó lo que él llamó "la carta de triunfo de Nixon", diciéndoles a los hombres de la CIA que todo el asunto podría estar relacionado con Bahía de Cochinos.

"Agitación en la habitación", informó Haldeman más tarde en su libro, "Helms agarró los brazos de su silla, se inclinó hacia adelante y gritó" Bahía de Cochinos no tuvo nada que ver con esto. No me preocupa Bahía de Cochinos ". "

Haldeman entendió que Nixon había tenido razón al mencionar el viejo desastre, ya que Helms se calmó de inmediato y expresó algunas objeciones adicionales a que Walters le dijera a Gray que retrocediera. El recuerdo de Ehrlichman de la reunión es muy similar al de Haldeman. Lo importante es el hecho de que ninguno de los dos mencionó en sus memorias decirle a los jefes de la CIA que la razón para pedirles que bloquearan al FBI era política; siguiendo las instrucciones bastante precisas de Nixon, esa noción se mantuvo específicamente fuera de la conversación.

A las 2:20 p.m. Haldeman regresó a la Oficina Oval e informó a Nixon que "Helms entendió la imagen" y le había prometido: "Estaremos encantados de ser útiles, ya sabes, y nos encargaremos de todo lo que quieras". Haldeman luego agregó: "Walters hará la llamada a Gray". Los hombres de la CIA acordaron ayudar, Helms testificaría más tarde, solo porque pensaron que el presidente estaba al tanto de una operación de la CIA en México que ni siquiera el director de la CIA conocía. "Esta posibilidad siempre tuvo que existir", dijo Helms. "Nadie lo sabe todo sobre todo".

Dean aparentemente tenía una idea de lo que estaba sucediendo, porque a la 1:35 de esa tarde, antes de que Haldeman tuviera la oportunidad de informar al presidente sobre la reunión de Helms, Pat Gray recibió una llamada de Dean informándole que Walters llamaría por teléfono. una cita, y que Gray debería verlo esa tarde. La secretaria de los camareros llamó a Gray veinte minutos más tarde y programó una cita a las 2:30 p.m. cita. Dean volvió a llamar a Gray a las 2:19 p.m. para ver si estaba encendido, se enteró de que lo estaba y le pidió a Gray que lo llamara cuando hubiera visto a Walters.

Una vez más, el testimonio de John Dean sobre estos eventos está sorprendentemente en desacuerdo con el de otros. En su testimonio ante el comité Senate Watergate, antes de que el comité escuchara a Gray sobre las conversaciones telefónicas Gray-Dean del 23 de junio, Dean primero evitaría revelar cualquier conocimiento de la reunión Helms-Walters. Luego, cuando fue presionado por la senadora Inouye, Dean afirmó que "no tenía idea de que el Sr. Haldeman y el Sr. Ehrlichman se iban a reunir con el Sr. Helms y el General Walters, lo que no conocía hasta que el Sr. . Ehrlichman, pero no en cuanto al contenido de la reunión que habían celebrado ".

Gray y Walters se conocieron a las 2:34 p.m. en la sede del FBI y, según el testimonio de Gray ante el Congreso, Walters "me informó que es probable que descubramos algunos activos o fuentes de la CIA si continuamos nuestra investigación sobre la cadena de dinero mexicana ... También discutió conmigo el acuerdo de agencia bajo el cual el FBI y la CIA han acordado no descubrir y exponer las fuentes del otro ". El director interino Gray nunca había leído ese acuerdo, pero lo consideró lógico y le dijo a Walters que el asunto se manejaría "de una manera que no obstaculice a la CIA".

El presidente Nixon, después de aceptar las renuncias de cuatro de sus colaboradores más cercanos, le dijo anoche al pueblo estadounidense que aceptaba toda la responsabilidad por las acciones de sus subordinados en el escándalo de Watergate.

"No puede haber encubrimiento en la Casa Blanca", declaró Nixon en un discurso televisivo especial a la nación. Se comprometió a tomar medidas para purgar el sistema político estadounidense del tipo de abusos que surgieron en el caso Watergate.

El presidente llevó su caso al país unas 10 horas después de anunciar que había aceptado las renuncias de sus principales asesores de la Casa Blanca, H.R. Haldeman y John D. Ehrlichman, junto con el fiscal general Richard G. Kleindienst.

También anunció que había despedido a su abogado, John W. Dean III, quien, por las ironías del proceso político, era víctima del mismo escándalo que el presidente le había encargado investigar.

La dramática noticia del desmantelamiento del personal de comando de la Casa Blanca que sirvió a Nixon durante sus primeros cuatro años en la presidencia fue el impacto más devastador que el escándalo de Watergate ha tenido hasta ahora en la administración.


Vida temprana y carrera [editar | editar fuente]

Nació el 5 de agosto de 1923 en Winslow, Arizona, hijo de Gladys (Love) y Alfred R. Kleindienst. & # 911 & # 93 Sirvió en el Cuerpo Aéreo del Ejército de los Estados Unidos de 1943 a 1946, y asistió a Harvard College y Harvard Law School, graduándose de esta última en 1950. & # 912 & # 93

De 1953 a 1954, se desempeñó en la Cámara de Representantes de Arizona y lo siguió con unos 15 años de práctica legal privada. & # 913 & # 93 Al mismo tiempo fue presidente del Partido Republicano de Arizona de 1956 a 1960 y de 1961 a 1963, y en 1964, el candidato republicano a gobernador de Arizona, perdió las elecciones generales ante Sam Goddard, 53% -47%.


Ladrones de Watergate arrestados

En la madrugada del 17 de junio de 1972, cinco hombres son arrestados por irrumpir en la sede del Comité Nacional Demócrata en Watergate, un complejo de oficinas, hoteles y apartamentos en Washington, DC En su poder se encontraban herramientas de robo, cámaras y películas, y tres pistolas de gas lacrimógeno del tamaño de un bolígrafo. En la escena del crimen, y en las habitaciones que los hombres alquilaron en el Watergate, se encontró un sofisticado equipo de micrófonos electrónicos. Tres de los hombres eran exiliados cubanos, uno era cubanoamericano y el quinto era James W. McCord, Jr., ex agente de la CIA. Ese día, los sospechosos, que dijeron ser & # x201Canticomunistas, & # x201D, fueron acusados ​​de robo con allanamiento de morada y posesión de instrumentos delictivos.

El 18 de junio, sin embargo, se reveló que James McCord era el coordinador de seguridad asalariado del comité de reelección del presidente Richard Nixon & # x2019. Al día siguiente, E. Howard Hunt, Jr., un ex asistente de la Casa Blanca, fue vinculado a los cinco sospechosos. En julio, G. Gordon Liddy, asesor financiero del Comité para la Reelección del Presidente, también estuvo implicado como cómplice. En agosto, el presidente Nixon anunció que una investigación de la Casa Blanca sobre el robo de Watergate había concluido que los funcionarios de la administración no estaban involucrados. En septiembre, Liddy, Hunt, McCord y los cuatro cubanos fueron acusados ​​por un gran jurado federal de ocho cargos de allanamiento e intrusión ilegal en la sede del Comité Nacional Demócrata.

En septiembre y octubre, los reporteros Carl Bernstein y Bob Woodward de El Washington Post descubrió evidencia de espionaje político ilegal llevado a cabo por la Casa Blanca y el Comité de Reelección del Presidente, incluyendo la existencia de un fondo secreto guardado a tal efecto y la existencia de espías políticos contratados por el comité. A pesar de estos informes y del creciente llamado a una investigación de Watergate en Capitol Hill, Richard Nixon fue reelegido presidente en noviembre de 1972 con una victoria aplastante.

En enero de 1973, cinco de los ladrones de Watergate se declararon culpables y otros dos, Liddy y McCord, fueron condenados. En su sentencia el 23 de marzo, el juez del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos, John J. Sirica, leyó una carta de McCord acusando que la Casa Blanca había realizado un & # x201C encubrimiento & # x201D extenso para ocultar su conexión con el allanamiento. En abril, el fiscal general Richard Kleindienst y dos importantes asesores de la Casa Blanca, H.R. Haldeman y John Ehrlichman, dimitieron, y el abogado de la Casa Blanca, John Dean, fue despedido.

El 17 de mayo de 1973, el Comité Selecto del Senado sobre Actividades de Campañas Presidenciales, encabezado por el Senador Sam Ervin de Carolina del Norte, comenzó los procedimientos televisados ​​sobre el asunto Watergate, que se intensificaba rápidamente. Una semana después, el profesor de derecho de Harvard, Archibald Cox, juró como fiscal especial de Watergate. Durante las audiencias del Senado, el ex asesor legal de la Casa Blanca, John Dean, testificó que el robo de Watergate había sido aprobado por el ex fiscal general John Mitchell con el conocimiento de los asesores de la Casa Blanca Ehrlichman y Haldeman, y que el presidente Nixon había estado al tanto de la cobertura. hasta. Mientras tanto, el fiscal de Watergate Cox y su personal comenzaron a descubrir evidencia generalizada de espionaje político por parte del comité de reelección de Nixon, escuchas telefónicas ilegales de miles de ciudadanos por parte de la administración y contribuciones al Partido Republicano a cambio de favores políticos.

En julio, durante las audiencias del Senado se reveló la existencia de lo que se llamaría las cintas de Watergate & # x2013grabaciones oficiales de las conversaciones de la Casa Blanca entre Nixon y su personal & # x2013. Cox citó estas cintas y, después de tres meses de retraso, el presidente Nixon acordó enviar resúmenes de las grabaciones. Cox rechazó los resúmenes y Nixon lo despidió. Su sucesor como fiscal especial, Leon Jaworski, presentó acusaciones contra varios funcionarios de la administración de alto rango, incluidos Mitchell y Dean, que fueron debidamente condenados.


Un artículo en El Washington Post informa que un cheque por $ 25,000 destinado a la campaña de reelección de 1972 de Nixon & # x2019 fue depositado en la cuenta bancaria de uno de los hombres arrestados por el robo de Watergate. En el transcurso de casi dos años, Bob Woodward y Carl Bernstein continúan presentando historias sobre el escándalo de Watergate, confiando en muchas fuentes.

Bob Woodward (izquierda) y Carl Bernstein en la sala de redacción del Washington Post, 1973.

Ken Feil / The Washington Post / Getty Images


Este día en la historia, 30 de abril: la guerra de Vietnam termina cuando la capital de Vietnam del Sur, Saigón, cayó en manos de las fuerzas comunistas.

Hoy es viernes 30 de abril, el día 120 de 2021. Quedan 245 días en el año.

Lo más destacado de hoy en la historia:

El 30 de abril de 1975, la guerra de Vietnam terminó cuando la capital de Vietnam del Sur, Saigón, cayó en manos de las fuerzas comunistas.

En 1517, los londinenses comenzaron a atacar a los residentes extranjeros en disturbios que se prolongaron hasta el día siguiente. No se reportaron muertes en lo que llegó a conocerse como el "Día del Mal de Mayo", pero alrededor de una docena de alborotadores, tal vez más, terminaron siendo ejecutados.

En 1789, George Washington tomó el juramento de su cargo en Nueva York como el primer presidente de los Estados Unidos.

En 1803, Estados Unidos compró el Territorio de Luisiana a Francia por 60 millones de francos, el equivalente a unos 15 millones de dólares.

En 1945, cuando las tropas soviéticas se acercaban a su búnker de Berlín, Adolf Hitler se quitó la vida junto con la de su esposa de un día, Eva Braun.

En 1968, la policía de la ciudad de Nueva York retiró por la fuerza a los manifestantes estudiantiles que ocupaban cinco edificios de la Universidad de Columbia.

En 1970, el presidente Richard M. Nixon anunció que Estados Unidos enviaría tropas a Camboya, una acción que provocó una protesta generalizada.

En 1973, el presidente Richard Nixon anunció las renuncias de los principales asesores H.R. Haldeman y John Ehrlichman, el fiscal general Richard G. Kleindienst y el abogado de la Casa Blanca John Dean, quien en realidad fue despedido.

En 1983, el cantante y guitarrista de blues Muddy Waters murió en Westmont, Illinois, a los 68 años.

En 1993, Monica Seles, la tenista femenina mejor clasificada, fue apuñalada en la espalda durante un partido en Hamburgo, Alemania, por un hombre que se describía a sí mismo como fanático de la segunda jugadora alemana Steffi Graf. (El hombre, condenado por causar lesiones corporales graves, recibió una sentencia suspendida).

En 2004, los árabes expresaron su indignación por las fotografías gráficas de prisioneros iraquíes desnudos que eran humillados por la policía militar estadounidense. El presidente George W. Bush condenó el maltrato de los prisioneros y dijo que "esa no es la forma en que hacemos las cosas en Estados Unidos".

En 2010, los fuertes vientos y las mareas altas complicaron los esfuerzos para contener el petróleo de una plataforma operada por BP que amenazó con cubrir aves y vida marina en el Golfo de México El presidente Barack Obama detuvo cualquier proyecto nuevo en alta mar pendiente de salvaguardas para evitar más explosiones como el que desató el derrame.

En 2019, el líder de la oposición venezolana Juan Guaidó salió a las calles para pedir un levantamiento militar contra Nicolás Maduro.Las batallas callejeras estallaron en la capital venezolana. La administración Trump rápidamente declaró un apoyo entusiasta al esfuerzo de la oposición venezolana.

Hace diez años: Un funcionario libio dijo que Moammar Gadhafi había escapado de un ataque con misiles de la OTAN en Trípoli que mató a uno de sus hijos y tres nietos pequeños.

Hace cinco años: Los manifestantes antigubernamentales derribaron muros y se abalanzaron sobre la Zona Verde fuertemente fortificada de la capital iraquí, donde irrumpieron en el parlamento en una gran escalada de una crisis política que se había mantenido a fuego lento durante meses. El reverendo Daniel Berrigan, de 94 años, sacerdote católico y activista por la paz que fue encarcelado por quemar archivos de borradores en una protesta contra la guerra de Vietnam, murió en Nueva York.

Hace un año: El número de estadounidenses que solicitaron prestaciones por desempleo superó los 30 millones en las seis semanas transcurridas desde que se produjo el brote del virus. La legislatura de Michigan liderada por los republicanos se negó a extender la declaración de emergencia del estado y votó para autorizar una demanda que desafía la autoridad de la gobernadora demócrata Gretchen Whitmer para lidiar con la pandemia. Whitmer respondió declarando un nuevo estado de emergencia de 28 días. Cientos de activistas conservadores, algunos portando abiertamente rifles de asalto, regresaron al Capitolio del estado de Michigan para denunciar la orden del gobernador de quedarse en casa. El presidente Donald Trump continuó especulando sobre los orígenes del coronavirus, diciendo que China podría haberlo desatado en el mundo debido a algún tipo de "error" o que podría haber sido lanzado intencionalmente. El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo que el metro de la ciudad de Nueva York se cerraría de 1 a.m. a 5 a.m. todos los días para limpiar trenes y estaciones.

Los cumpleaños de hoy: El cantante Willie Nelson tiene 88 años. El actor Burt Young tiene 81 años. El rey Carl XVI Gustaf de Suecia tiene 75 años. El director de cine Allan Arkush tiene 73 años. El actor Perry King tiene 73 años. El cantante y músico Wayne Kramer tiene 73 años. El cantante Merrill Osmond tiene 68 años. Jane Campion tiene 67 años. El director de cine Lars von Trier tiene 65 años. El ex primer ministro canadiense Stephen Harper tiene 62 años. El actor Paul Gross tiene 62 años. El miembro del Salón de la Fama del baloncesto Isiah Thomas, 60 años. El actor Adrian Pasdar, 56 años. 54. El rapero Turbo B (Snap) tiene 54. El músico de rock Clark Vogeler tiene 52. El cantante de R & ampB Chris “Choc” Dalyrimple (Soul For Real) tiene 50. El músico de rock Chris Henderson (3 Doors Down) tiene 50. La cantante de country Carolyn Dawn Johnson tiene 50 años. El actor Lisa Dean Ryan tiene 49 años. El cantante de R&B Akon tiene 48 años. El cantante de R&B Jeff Timmons (98 Degrees) tiene 48 años. El actor Johnny Galecki tiene 46 años. El actor Sam Heughan tiene 41 años. El actor Kunal Nayyar tiene 40 años. 39. La actriz Kirsten Dunst tiene 39 años. La actriz Dianna Agron tiene 35 años. El cantante country Brandon Lancaster tiene 32 años. El productor y productor Travis Scott tiene 30 años.

El periodismo, se dice a menudo, es el primer borrador de la historia. Vuelve todos los días para conocer las novedades ... y las cosas antiguas.


Citar como

"Richard Nixon y Richard G. Kleindienst el 25 de abril de 1973", conversación 038-159, Edición digital de grabaciones presidenciales [“Vicepresidente Agnew”, ed. Nicole Hemmer] (Charlottesville: University of Virginia Press, 2014–). URL: http://prde.upress.virginia.edu/conversations/4003590

Rotunda se creó para la publicación de becas digitales originales junto con ediciones críticas y documentales recientemente digitalizadas en humanidades y ciencias sociales. La colección combina la originalidad, el rigor intelectual y el valor académico de la publicación de prensa universitaria tradicional revisada por pares con una innovación tecnológica pensada para académicos y estudiantes.

El Miller Center es una filial no partidista de la Universidad de Virginia que se especializa en becas presidenciales, políticas públicas e historia política y se esfuerza por aplicar las lecciones de la historia a los desafíos de gobernanza contemporáneos más urgentes de la nación.

Las ediciones rotondas se establecieron gracias a generosas subvenciones de la Fundación Andrew W. Mellon y la Oficina del Presidente de la Universidad de Virginia.

El Programa de Grabaciones Presidenciales del Miller Center está financiado en parte por la Comisión Nacional de Publicaciones y Registros Históricos


Richard Kleindienst - Historia

Asistió a la Universidad de Arizona

Vivido en Phoenix y Prescott

Richard Kleindienst está de pie en la última fila detrás ya la derecha inmediata del presidente Nixon en el centro de esta foto tomada del presidente y su gabinete menos de un año antes de que Kleindienst renunciara a su cargo. En la foto: Primera fila: Donald Rumsfeld, Sec. de Transporte John Volpe, Sec. de Comercio Peter Peterson, Sec. de Defensa Melvin Laird, Richard M. Nixon, Sec. del Estado William Rogers, Sec. del Interior Rogers C.B. Morton, Sec. de HEW Elliot Richardson, Director de OMB Caspar Weinberger. Fila de atrás: Robert Finch, Sec. de HUD George Romney, Sec. de Agricultura Earl Butz, Sec. del Tesoro George Shultz, Vicepresidente Spiro Agnew, Fiscal General Richard Kleindienst, Sec. del Trabajo James Hodgson, embajador en general David Kennedy, embajador ante la ONU George Bush. Colección de la oficina fotográfica de la Casa Blanca, 16 de junio de 1972.

Richard Kleindienst ayudó en la campaña presidencial de 1968 de Richard Nixon. Fue recompensado por sus esfuerzos con el nombramiento como Fiscal General Adjunto de Nixon. Cuando el fiscal general John Mitchell dimitió en 1972 para encabezar el desafortunado Comité para la reelección del presidente, Kleindienst tuvo éxito como fiscal general.

Kleindienst prestó juramento como Fiscal General solo 5 días antes del allanamiento de la sede del demócrata en Watergate, que finalmente obligó a Nixon a dimitir. A principios de 1973, cuando las acusaciones de obstrucción del escándalo de Watergate llegaron a un punto crítico, Kliendienst se unió a los ayudantes de la Casa Blanca, H.R. Haldeman y John Ehrlichman, y el abogado de la Casa Blanca, John Dean, para renunciar a sus cargos.

En 1974, Kleindienst, que seguía siendo un ávido partidario de Nixon, se declaró culpable de un delito menor por no testificar plenamente en la audiencia del Senado tras la confirmación de su nombramiento como Fiscal General. El testimonio que omitió se refería a una demanda antimonopolio de 1971 que el Departamento de Justicia presentó contra International Telephone and Telegraph. Kleindienst no testificó que Nixon le ordenó que retirara la demanda, pero cedió solo cuando amenazó con renunciar.


Hoy en la historia

Hoy es viernes 30 de abril, el día 120 de 2021. Quedan 245 días en el año.

Lo más destacado de hoy en la historia:

El 30 de abril de 1975, la Guerra de Vietnam terminó cuando la capital de Vietnam del Sur, Saigón, cayó en manos de las fuerzas comunistas.

En 1517, los londinenses comenzaron a atacar a los residentes extranjeros en disturbios que se prolongaron hasta el día siguiente. No se reportaron muertes en lo que llegó a conocerse como el “Día del Mal de Mayo”, pero alrededor de una docena de alborotadores, tal vez más, terminaron siendo ejecutados.

En 1789, George Washington tomó el juramento de su cargo en Nueva York como el primer presidente de los Estados Unidos.

En 1803, Estados Unidos compró el territorio de Luisiana a Francia por 60 millones de francos, el equivalente a unos 15 millones de dólares.

En 1945, cuando las tropas soviéticas se acercaban a su búnker de Berlín, Adolf Hitler se quitó la vida junto con la de su esposa de un día, Eva Braun.

En 1968, la policía de la ciudad de Nueva York retiró por la fuerza a los estudiantes manifestantes que ocupaban cinco edificios de la Universidad de Columbia.

In 1970, President Richard M. Nixon announced the U.S. was sending troops into Cambodia, an action that sparked widespread protest.

In 1973, President Richard Nixon announced the resignations of top aides H.R. Haldeman and John Ehrlichman, Attorney General Richard G. Kleindienst and White House counsel John Dean, who was actually fired.

In 1983, blues singer and guitarist Muddy Waters died in Westmont, Ill., at age 68.

In 1993, top-ranked women’s tennis player Monica Seles was stabbed in the back during a match in Hamburg, Germany, by a man who described himself as a fan of second-ranked German player Steffi Graf. (The man, convicted of causing grievous bodily harm, was given a suspended sentence.)

In 2004, Arabs expressed outrage at graphic photographs of naked Iraqi prisoners being humiliated by U.S. military police President George W. Bush condemned the mistreatment of prisoners, saying “that’s not the way we do things in America.”

In 2010, heavy winds and high tides complicated efforts to hold back oil from a blown-out BP-operated rig that threatened to coat bird and marine life in the Gulf of Mexico President Barack Obama halted any new offshore projects pending safeguards to prevent more explosions like the one that unleashed the spill.

In 2019, Venezuelan opposition leader Juan Guaidó took to the streets to call for a military uprising against Nicolas Maduro street battles erupted in the Venezuelan capital. The Trump administration quickly declared enthusiastic support for the Venezuelan opposition effort.

Ten years ago: A Libyan official said Moammar Gadhafi had escaped a NATO missile strike in Tripoli that killed one of his sons and three young grandchildren.

Five years ago: Anti-government protesters tore down walls and poured into the Iraqi capital’s heavily fortified Green Zone, where they stormed parliament in a major escalation of a political crisis that had simmered for months. The Rev. Daniel Berrigan, 94, a Roman Catholic priest and peace activist who was imprisoned for burning draft files in a protest against the Vietnam War, died in New York.


Who Was Behind the Largest Mass Arrest in U.S. History?

Washington’s police chief took the blame. But Nixon was behind the decision.

Mr. Roberts is the author of “Mayday 1971: A White House at War, a Revolt in the Streets, and the Untold History of America’s Biggest Mass Arrest.”

In the spring of 1971, Richard Nixon found himself in a situation not unlike President Trump’s. His approval rating was falling — in Mr. Nixon’s case, to a first-term low — just as an energetic social movement was hitting the streets. Like Mr. Trump, Mr. Nixon was tempted to use military force to counter those dissenters. And like the current president, Mr. Nixon and his aides found a way around the Pentagon’s resistance.

The occasion was the most audacious plan yet by the six-year-old movement against the Vietnam War. A group called the Mayday Tribe organized a traffic blockade of Washington under the slogan “If the government won’t stop the war, we’ll stop the government.”

As the Mayday action unfolded on May 3, twin-engine Chinook helicopters roared down by the Washington Monument, disgorging troops from the 82nd Airborne Division, who trotted off to the Capitol and other hot spots. In all, the administration summoned 10,000 soldiers and Marines, turning “the center of the nation’s capital into an armed camp with thousands of troops lining the bridges and principal streets, helicopters whirring overhead and helmeted police charging crowds of civilians with nightsticks and tear gas,” according to a New York Times report. More than 12,000 people were swept up over three days, the largest mass arrest in U.S. history.

John Dean, the Nixon aide who flipped on his boss in the Watergate scandal, wrote recently in The Times: “Never once did I hear anyone in the Nixon White House or Justice Department suggest using United States military forces, or any federal officers outside the military, to quell civil unrest or disorder. Nor have I found any evidence of such activity after the fact, when digging through the historical record.”

Mr. Dean and I were there on Mayday (he was inside the White House I was on the streets). He has suggested that the troops were called by city officials, not Mr. Nixon, and in any case weren’t used offensively to quell the blockade. I also dug through the historical record, for a new book on those events, and came to quite a different conclusion. What I found in White House tapes, in minutes of planning meetings and in the papers of Mr. Nixon’s aides, including those of his chief of staff, H.R. Haldeman, and his chief domestic adviser, John Ehrlichman, left no doubt that a half century ago, a president under siege resorted to military force and mass arrests for political gain.

The Mayday protest was the finale of an extraordinary season of dissent. After Mr. Nixon expanded the Vietnam War into Laos, hundreds of thousands of protesters arrived in Washington for a variety of events. Among them were Vietnam veterans, “flower children,” self-styled revolutionaries and pacifists. Veterans hurled medals onto the Capitol’s steps. Quakers held pray-ins. A mass march, almost surely the biggest the city had seen, stretched along the National Mall. Then, on the first weekend in May, more than 40,000 people gathered by the Potomac River for the Mayday action.

The antiwar movement had already helped turn public opinion against Mr. Nixon’s conduct of the war. He was determined to deny activists a victory that could cause further political damage. He blasted them in private with rants like “Little bastards are draft dodgers, country-haters or don’t-cares.”(If Mr. Nixon had access to Twitter, his tweets would have been eerily similar to Mr. Trump’s.) He instructed aides to ensure the blockade would fail and, as one put it, didn’t care if it took 100,000 troops, and if they came up short, “someone will be in big trouble.”

Mr. Nixon’s men convened a war council with representatives of the police, the military and the National Guard. Presiding was the deputy attorney general, Richard Kleindienst. Washington didn’t yet have home rule, so the police chief, Jerry V. Wilson, answered to the White House. Mr. Kleindienst and Mr. Ehrlichman batted away objections from Chief Wilson and Army Lt. Gen. Hugh Exton, who questioned Mr. Kleindienst’s demand for 10,000 regular troops, given that thousands of police and guardsmen were already available. They suggested such force might do more to inflame the situation than calm it. Separately, Pentagon officials told Mr. Kleindienst that his plan “to combat dissent,” as they characterized it, might not comport with the rules. They reminded him of the 1878 Posse Comitatus Act, which generally bans active duty troops from law enforcement.

Mr. Kleindienst overrode their concerns with an opinion from the Justice Department’s legal counsel, William Rehnquist, who had been his protégé in their home state, Arizona. Mr. Rehnquist said the act didn’t apply the president had “inherent constitutional authority” to use troops “to protect the functioning of the government.” (Mr. Rehnquist would be named to the Supreme Court by Mr. Nixon later that year and elevated to chief justice under President Ronald Reagan.)

Mr. Kleindienst faced another obstacle. David Packard, the deputy secretary of defense, pointed out the procedures a president should follow, under the Insurrection Act, in calling forth the military: a formal order that demonstrators disperse and, if they don’t, an executive order to send in troops. Mr. Nixon’s predecessor, Lyndon Johnson, had done this during the riots in Washington in 1968 after the assassination of Martin Luther King Jr. The White House, however, wanted to keep its involvement under wraps. According to Mr. Haldeman’s diary, Mr. Nixon let Mr. Packard know he wanted troops sent without any public presidential action. The White House spread the fake news that city officials had requested the military help.

In contrast, Mr. Trump has been open about his desire to send troops to “dominate” streets in cities with Black Lives Matter protests. After Defense Secretary Mark Esper and the chairman of the Joint Chiefs of Staff, Gen. Mark Milley, stood in the way of using active-duty military, the president dispatched forces from agencies including Customs and Border Protection. In June, those agents cleared peaceful demonstrators from Lafayette Square outside the White House for the president’s now-famous photo op in front of a church. In Portland, Ore., they used tear gas and other riot tools to disperse largely peaceful protesters outside the federal courthouse.

During the 1971 Mayday action, as 12,000 people tried to snarl rush-hour traffic with nonviolent civil disobedience, a majority of the regular troops fended off protesters at bridges and federal buildings, or guarded large groups of detained protesters. Most soldiers didn’t confront demonstrators directly, but their presence and hardware bolstered the authoritarian tactics and escalated tensions. A police dragnet swept up 7,000 people that Monday, including many young people just walking on the streets wearing hippie-style clothing, and took in more than 5,000 other demonstrators over the next two days. My research confirmed that Mr. Nixon gave the order to make the mass arrests. He made it clear later to a group of conservative members of Congress: “The point is, I had the responsibility,” he told them. “I approved this plan.”

As criticism mounted that the dragnet was unconstitutional (courts ultimately agreed, awarding detainees millions in damages), Mr. Nixon’s involvement was suspected. The White House denied it. Aides instructed the police chief, Mr. Wilson, to take the heat. “I wish to emphasize the fact that I made all tactical decisions relating to the recent disorders,” he said in a public statement. “I took these steps because I felt they were necessary to protect the safety of law-abiding citizens and to maintain order in the city.” The tapes show Mr. Nixon’s men were delighted.

“Wilson went to the mat today,” Mr. Ehrlichman confirmed to Mr. Nixon. “Good for him!” the president said. Mr. Ehrlichman added, “We programmed him to do this this morning, and he did better than you could possibly have programmed.” He went on: “He has never let us down yet.”

No military leader expressed second thoughts in the weeks after Mayday.

But in June, after General Milley accompanied Mr. Trump to Lafayette Square wearing combat fatigues as protesters were dispersed by federal agents and police, he said he regretted taking part.

“We must hold dear the principle of an apolitical military that is so deeply rooted in the very essence of our republic,” General Milley told graduates of National Defense University. “And this is not easy. It takes time and work and effort, but it may be the most important thing each and every one of us does every single day. And my second piece of advice is very simple: Embrace the Constitution.”

Lawrence Roberts, a former editor at ProPublica and The Washington Post, is the author of “Mayday 1971: A White House at War, a Revolt in the Streets, and the Untold History of America’s Biggest Mass Arrest.”


TIMELINE

November 5 - Richard Milhous Nixon, the 55-year-old former vice president who lost the presidency for the Republicans in 1960, reclaims it by defeating Hubert Humphrey in one of the closest elections in U.S. history. Post Story

January 21 - Nixon is inaugurated as the 37th president of the United States. Post Story

July 23 - Nixon approves a plan for greatly expanding domestic intelligence-gathering by the FBI, CIA and other agencies. He has second thoughts a few days later and rescinds his approval.

June 13 - The New York Times begins publishing the Pentagon Papers - the Defense Department's secret history of the Vietnam War. The Washington Post will begin publishing the papers later that same week.

3 de septiembre - The White House "plumbers" unit - named for their orders to plug leaks in the administration - burglarizes a psychiatrist's office to find files on Daniel Ellsberg, the former defense analyst who leaked the Pentagon Papers.

17 de junio - Five men, one of whom says he used to work for the CIA, are arrested at 2:30 a.m. trying to bug the offices of the Democratic National Committee at the Watergate hotel and office complex. Post Story

June 19 - A GOP security aide is among the Watergate burglars, The Washington Post reports. Former attorney general John Mitchell, head of the Nixon reelection campaign, denies any link to the operation. Post Story

August 1 - A $25,000 cashier's check, apparently earmarked for the Nixon campaign, wound up in the bank account of a Watergate burglar, The Washington Post reports. Post Story

September 29 - John Mitchell, while serving as attorney general, controlled a secret Republican fund used to finance widespread intelligence-gathering operations against the Democrats, The Post reports. Post Story

October 10 - FBI agents establish that the Watergate break-in stems from a massive campaign of political spying and sabotage conducted on behalf of the Nixon reelection effort, The Post reports. Post Story

November 7 - Nixon is reelected in one of the largest landslides in American political history, taking more than 60 percent of the vote and crushing the Democratic nominee, Sen. George McGovern of South Dakota. Post Story

January 30 - Former Nixon aides G. Gordon Liddy and James W. McCord Jr. are convicted of conspiracy, burglary and wiretapping in the Watergate incident. Five other men plead guilty, but mysteries remain. Post Story

April 30 - Nixon's top White House staffers, H.R. Haldeman and John Ehrlichman, and Attorney General Richard Kleindienst resign over the scandal. White House counsel John Dean is fired.Post Story

May 18 - The Senate Watergate Committee begins its nationally televised hearings. Attorney General-designate Elliot Richardson taps former solicitor general Archibald Cox as the Justice Department's special prosecutor for Watergate. Post Story | Post Analysis

June 3 - John Dean has told Watergate investigators that he discussed the Watergate cover-up with President Nixon at least 35 times, The Post reports. Post Story

June 13 - Watergate prosecutors find a memo addressed to John Ehrlichman describing in detail the plans to burglarize the office of Pentagon Papers defendant Daniel Ellsberg's psychiatrist, The Post reports. Post Story

13 de julio - Alexander Butterfield, former presidential appointments secretary, reveals in congressional testimony that since 1971 Nixon had recorded all conversations and telephone calls in his offices. Post Story

July 18 - Nixon reportedly orders the White House taping system disconnected.

July 23 - Nixon refuses to turn over the presidential tape recordings to the Senate Watergate Committee or the special prosecutor.Post Story

20 de octubre - Saturday Night Massacre: Nixon fires Archibald Cox and abolishes the office of the special prosecutor. Attorney General Richardson and Deputy Attorney General William D. Ruckelshaus resign. Pressure for impeachment mounts in Congress. Post Story

17 de noviembre - Nixon declares, "I'm not a crook," maintaining his innocence in the Watergate case. Post Story

7 de diciembre - The White House can't explain an 18 ½-minute gap in one of the subpoenaed tapes. Chief of Staff Alexander Haig says one theory is that "some sinister force" erased the segment. Post Story

April 30 - The White House releases more than 1,200 pages of edited transcripts of the Nixon tapes to the House Judiciary Committee, but the committee insists that the tapes themselves must be turned over. Post Story

24 de julio - The Supreme Court rules unanimously that Nixon must turn over the tape recordings of 64 White House conversations, rejecting the president's claims of executive privilege. Post Story

8 de agosto - Richard Nixon becomes the first U.S. president to resign. Vice President Gerald R. Ford assumes the country's highest office. He will later pardon Nixon of all charges related to the Watergate case. Post Story

June 13 - Stanley L. Greigg, 71, the former Democratic National Committee official who filed the original criminal complaint against the Watergate burglars, dies in Salem, Va. Post Story

June 25 - One week after the 30th anniversary of the Watergate break-in, an alternative theory of what prompted the most famous burglary in American political history returns to U.S. District Court.Post Story

10 de febrero - Ronald Ziegler, 63, who as President Richard M. Nixon's press secretary at first described the Watergate break-in as a "third-rate burglary," a symbol of his often-testy relations with reporters, dies after a heart attack. He once was suspected of being "Deep Throat."

April 8 - In one of the largest such purchases in American history, the University of Texas at Austin buys the Watergate papers of Bob Woodward and Carl Bernstein for $5 million, the university announced. Post Story

July 16 - Chesterfield Smith, 85, a prominent Florida lawyer who, as president of the American Bar Association in 1973, became a critic of President Richard Nixon's efforts to avoid the stains of the Watergate scandal, dies in a hospital in Coral Gables, Fla., after a heart attack. Post Story

August 24 - John J. Rhodes, 86, an Arizona Republican who as minority leader of the House of Representatives played a critical role in the events leading to the 1974 resignation of President Richard M. Nixon, dies of cancer at his home in Mesa, Ariz.Post Story

October 31 - Thomas F. McBride, 74, an associate prosecutor in the Watergate investigation and former inspector general of the Agriculture and Labor departments, dies of a cerebral hemorrhage while walking his dog in a park near his home in Portland, Ore.

November 13 - Congressional negotiators agree to undo part of a Watergate-era law that prevented former president Richard M. Nixon from taking his tapes and papers with him, but say the records would still have to be processed here before being released to establish the presidential library that Nixon and his family always wanted. Post Story

11 de diciembre - National Archives and Records Administration releases 240 more hours of tape of the 37th president. Post Story

April 9 - Helen M. Smith, 84, who worked at the White House as press secretary and trusted aide to first lady Pat Nixon during the turbulent Watergate years, dies of vascular disease at her home in Washington. Post Story

May 27 - Transcripts of telephone conversations released show President Richard M. Nixon jokingly threatened to drop a nuclear bomb on Capitol Hill in March 1974 as Congress was moving to impeach him over the Watergate scandal. Post Story

29 de mayo - Archibald Cox, 92, the Harvard law professor and special prosecutor whose refusal to accept White House limits on his investigation of the Watergate break-in and coverup helped bring about the 1974 resignation of President Richard M. Nixon, dies at his home in Brooksville, Maine. Post Story

29 de mayo - Samuel Dash, 79, the chief counsel of the Senate Watergate Committee whose televised interrogation into the secret audiotaping system at the White House ultimately led to President Richard M. Nixon's resignation, dies of multiple organ failure May 29 at Washington Hospital Center. Post Story

July 29 - Frederick Cheney LaRue, 75, the shadowy Nixon White House aide and "bagman" who delivered more than $300,000 in payoffs to Watergate conspirators, dies of coronary artery disease in a Biloxi, Miss., motel room, where he lived.Post Story

January 22 - Rose Mary Woods, 87, the Nixon White House secretary whose improbable stretch was supposed to account for part of an 18 ½-minute gap in a crucial Watergate tape, dies at a nursing home in Alliance, Ohio, where she lived.Post Story

February 4 - Thousands of pages of notes, memos, transcripts and other materials collectively known as the Woodward and Bernstein Watergate Papers opens to the public at the University of Texas, minus the most fascinating detail connected to the demise of the Nixon administration: the identity of Deep Throat. Post Story

February 5 - James Joseph Bierbower, 81, a well-known Washington lawyer who represented Nixon campaign aide Jeb Stuart Magruder during the Watergate trials and EPA official Rita Lavelle during a Superfund inquiry, dies at Charlotte Hall Nursing Home in St. Mary's County. Post Story

February 18 - Robert R. Merhige Jr., a judge who who wrote the decision that threw out the appeals of Watergate figures G. Gordon Liddy, Bernard Barker and Eugenio Martinez after they were convicted of breaking into the office of Daniel Ellsberg's psychiatrist dies. Post Story

31 de Mayo - The Washington Post confirms that W. Mark Felt, a former number-two official at the FBI, was Deep Throat, after Vanity Fair magazine identified the 91-year-old Felt, now a retiree in California, as the long-anonymous Watergate source. Post Story

July 6 - L. Patrick Gray, the acting director of the FBI who passed its investigative reports on the Watergate scandal to the White House, and who was left to "twist slowly, slowly in the wind" by President Richard M. Nixon, died July 6 at his home in Atlantic Beach, Fla., at age 88 Post Story

May 16 - Martin F. Dardis, who connected the Watergate burglars to President Nixon's Committee to Reelect the President, died of vascular disease May 16 at a nursing home in Palm City, Fla., at age 83 Post Story

July 17 - Robert C. Mardian, the attorney for President Richard Nixon's Committee to Re-Elect the President whose conviction of conspiracy to obstruct justice in the Watergate scandal was overturned on appeal, dies at age 82 at his home in San Clemente, Calif. Post Story

January 27 - E. Howard Hunt, the former CIA agent who organized the Watergate break-in and other "dirty tricks" that ultimately brought down the Nixon presidency, dies of complications from pneumonia at a hospital in Miami at age 88. Post Story

April 25 - DeVan L. Shumway, the spokesman for the Committee to Re-Elect the President who staunchly defended the Nixon administration throughout the Watergate scandal, dies in Baltimore of lung disease at age 77. Post Story


Ver el vídeo: Borba za vrh: Magnus Carlsen - Richard Rapport, Norway Chess 2021.